FOMENTAR "LA EMIGRACIÓN" DE LOS PALESTINOS

El plan de la derecha radical israelí para anexionar Cisjordania

La alianza Unidad Nacional ha diseñado un plan que descarta la creación de un estado palestino y promueve fomentar la salida de la población árabe con compensaciones

Foto: Naftalí Bennett, líder del partido Hogar Judío, en Ashkelon durante la campaña electoral de 2015. (Reuters)
Naftalí Bennett, líder del partido Hogar Judío, en Ashkelon durante la campaña electoral de 2015. (Reuters)

Para sus promotores, es el “Plan definitivo”, la “única” forma de acabar con el conflicto entre israelíes y palestinos. La denominada Unidad Nacional, una alianza política de radicales de derecha y ultranacionalistas, ha diseñado un plan para anexionar Cisjordania que descarta la creación de un estado palestino y promueve fomentar la salida de la población árabe con compensaciones para incentivar la “migración” a países vecinos.

La hoja de ruta, diseñada por Bezalel Smotrich -polemista, testaferro de la ascendiente derecha radical religiosa y diputado en el fragmentado Parlamento israelí por el partido Hogar Judío-, presenta “una especie de ultimátum, 'rendirse o trasladarse', a los palestinos”, en palabras del diario 'Haaretz'. Fue aprobada este martes por el comité central de Unidad Nacional durante una conferencia en la que estuvo presente el ministro de Agricultura, Uri Ariel, también miembro de Hogar Judío, que lidera el ministro de Educación, Naftalí Bennet.

El plan ofrece dos alternativas a “los árabes de la tierra de Israel”: quienes renuncien por completo “a sus aspiraciones nacionalistas podrán quedarse (en Cisjordania) y vivir como individuos en el estado Judío”, aunque no tendrán derecho de voto en la Knéset; en segundo lugar, quien no acepte o no pueda abandonar sus aspiraciones nacionalistas “recibirá nuestra ayuda para emigrar a los estados árabes vecinos”.

Los palestinos que se nieguen a aceptar estas opciones y “recurran a la violencia” serán “firmemente neutralizados por las fuerzas de seguridad con una fuerza mayor que la empleada hoy en día”, según la hoja de ruta diseñada por Smotrich, el hombre que tachó el desmantelamiento de la colonia de Amona de “violación brutal”.

¿Tiene algún futuro este plan, considerado por sus promotores como “la única solución tras cien años de conflicto”? “La respuesta es no, no creo que el Gobierno o el primer ministro (Benjamin Netanyahu) puedan apoyar o asumir nuestro plan. Netanyahu ha dicho públicamente que aún apoya la solución de dos estados”, reconoce a El Confidencial Eithan Fuld, asistente de Bezalel Smotrich. “Pero es tiempo de un nuevo comienzo, de pensar en algo diferente. Desde 1948 hemos ofrecido todo tipo de pactos políticos y cada propuesta ha fracasado. Solo responden con terrorismo”, sostiene.

La aplicación del plan, explica Fuld, pasaría por crear una nueva área en Cisjordania y otorgar a los palestinos que “decidan quedarse” todos los derechos democráticos que existen en el Estado de Israel, “excepto la posibilidad de votar en la Knéset”. “Con esto nos aseguramos de que no habrá intentos de acabar con el Estado de Israel, porque obtendrían la plena ciudadanía”, afirma.

Los aproximadamente 100 miembros de Unidad Nacional votaron de forma unánime durante su conferencia por la adopción del “Plan Definitivo” de Smotrich. Poco antes de la votación, el primer ministro Netanyahu, quien se ha opuesto públicamente a las propuestas de “traslado” para expulsar a los palestinos, saludó a los participantes a través de un vídeo. “Me complace escuchar que estáis dedicando los debates de esta conferencia al futuro de la tierra de Israel”, dijo. En el enrevesado sistema político israelí, sostenido desde hace décadas por coaliciones, Hogar Judío se convirtió en pieza necesaria tras las últimas elecciones después de que el Partido Laborista rechazase formar parte de la coalición de gobierno.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios