primer paso hacia la ruptura con la UE

Las deportaciones de ciudadanos europeos se disparan desde el referéndum del Brexit

Pese a que el Gobierno de May ha insistido en que respetará los derechos de los ciudadanos comunitarios, casi 5.000 europeos han sido deportados en los últimos 12 meses

Foto: Manifestantes durante una marcha contra el Brexit en el centro de Londres. (Reuters)
Manifestantes durante una marcha contra el Brexit en el centro de Londres. (Reuters)

El número de ciudadanos europeos deportados por el Gobierno británico se ha disparado desde el referéndum del Brexit, a pesar de que varios ministros han prometido en los últimos meses que el Ejecutivo de Theresa May garantizará los derechos de los comunitarios, según informa 'The Independent'. Un análisis de datos oficiales realizado por el rotativo británico revela que las expulsiones forzosas de ciudadanos de la UE crecieron un 26% en el primer trimestre de 2017 comparadas con el mismo periodo del año anterior.

Casi 5.000 ciudadanos comunitarios han sido deportados en los últimos 12 meses, la cifra más alta desde que existen registros y que supone un incremento del 14% en solo un año. Uno de las justificaciones para expulsar a europeos que residen legalmente en Reino Unido son las nuevas regulaciones del Ministerio del Interior, introducidas por Theresa May en mayo de 2016, que señalan que los ciudadanos de la UE que duerman a la intemperie en territorio británico están “abusando” de sus derechos y deben ser deportados.

La exclusiva sobre el aumento en las deportaciones de comunitarios llega cuando el Parlamento británico se dispone a votar hoy el llamado Proyecto (de Retirada de la) UE“El número de ciudadanos de la UE expulsados del Reino Unido se ha multiplicado por cinco desde 2010. Llegó a los 4.754 en 2016 -desde los 973 del año en que los conservadores llegaron al poder-. El rápido aumento sigue a un descenso de más del 74% en los seis años anteriores, desde los 3.779 en 2004”, señala 'The Independent'.

Portavoces de organizaciones humanitarias citados por el diario aseguran que parte de estas deportaciones son ilegales, mientras la oposición laborista tacha las cifras de “vergonzosas” y advierte que pueden complicar las negociaciones del Brexit, en las que todavía no se han alcanzado progresos significativos en los asuntos clave.

'The Independent' publica esta información poco después de que una filtración haya revelado un plan del Ministerio del Interior para reducir significativamente la inmigración europea y después de que este domingo el ex primer ministro Tony Blair propusiese renegociar con Bruselas las normas sobre inmigración a cambio de permanecer en la UE. Endureciendo las condiciones de entrada al Reino Unido, sostiene el 'expremier' laborista, se aplacarían las inquietudes que llevaron a los británicos a apoyar la salida de la Unión.

Primer paso hacia la ruptura con la UE

La información sobre el aumento en las deportaciones de comunitarios llega cuando el Parlamento británico ha dado luz verde a la tramitación del proyecto de ley de retirada de la UE, que pondrá fin a la preeminencia de las normas comunitarias en el Reino Unido cuando el país rompa de forma definitiva sus lazos con Bruselas. May, que gobierna en minoría desde las elecciones del 8 de junio, contó con el respaldo de los diez diputados del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) y de siete parlamentarios de la oposición laborista, que desafiaron la disciplina de voto para respaldar al Gobierno.

El texto, conocido como la Ley de la Gran Derogación, continuará ahora su curso parlamentario tras haber superado su primer escollo con una cómoda mayoría de 36 diputados -326 votos a favor por 290 en contra-. Prevé que el Ejecutivo podrá utilizar un antiguo mecanismo legislativo conocido como "poderes de Enrique VIII" para aprobar legislación secundaria que, en la práctica, puede afectar a las normas primarias sin necesidad de someterse al escrutinio de los diputados.

Tras la votación, que concluyó pasada la medianoche, May celebró la "histórica decisión" del Parlamento de "respaldar la voluntad del pueblo británico" al impulsar una ley que "aporta certidumbre y claridad" ante el Brexit. "Aunque todavía hay más que hacer, esta decisión significa que podemos continuar las negociaciones (con Bruselas) con cimientos sólidos", sostuvo la primera ministra.

Antes de la votación, el ministro para la salida de la UE, David Davis, había afirmado que quienes votasen contra el proyecto sumirán al Reino Unido en una salida “caótica” de la UE. “Facilitar certeza y estabilidad en nuestra retirada es una prioridad. Las empresas y los individuos necesitan garantías de que no habrá cambios inesperados en nuestras leyes después del día de la retirada. Sin ella, nos acercaríamos a un precipicio de incertidumbre que no interesa a nadie”, dijo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios