katia, irma y josé

Tres huracanes amenazan el Atlántico tras el mayor terremoto de la historia de México

El huracán Katia se ha convertido en huracán antes de tocar tierra en México, mientras Irma circula hacia Estados Unidos y José se acerca desde el océano

Foto: Tres huracanes en el Atlántico (CNH)
Tres huracanes en el Atlántico (CNH)

La temporada de huracanes en el Caribe, que se extiende desde inicios de junio hasta finales de noviembre, está marcada este 2017 por la aparición de Irma, una tormenta tropical que ha dejado un reguero de destrucción a su paso por algunas islas del Caribe y que se dirige, desde el Atlántico, hacia la costa de Florida, en Estados Unidos, eso sí, rebajado ya a categoría 3.

Los datos más recientes del Centro Nacional de Huracanes (CNH) hacen suponer a los expertos que Irma, que el viernes por la noche tomó tierra en la costa norte de Cuba, se fortalecerá una vez que abandone la isla y se espera que siga siendo un "poderoso huracán a medida que se acerque a Florida". Llegaría a a los Cayos de Florida el domingo por la mañana y se movería a lo largo o cerca de la costa suroeste de Florida el domingo por la tarde, por lo que afectaría menos de lo inicialmente previsto a populosos condados de la costa este como Miami-Dade, Broward y Palm Beach.

Entre tanto, otras dos importantes tormentas tropicales han ido cogiendo fuerza desde el Atlántico hasta convertirse en huracanes, todo esto en el mismo momento en el que un fuerte temblor sacudía México. Con magnitud 8,2 en la escala de Richter, se trata del mayor terremoto registrado en el país, donde en el último siglo solo se han registrado otros cuatro seísmos superiores a una magnitud de 8.

Precisamente sobre México es donde se encuentra Katia, a unos 245 kilómetros al sur de Tampico, según los últimos datos del CNH de Estados Unidos. Este, de categoría 1, entró por el golfo de México el viernes por la noche como huracán de categoría 1 la noche del viernes y se disipó en el este de México como depresión tropical, aunque ha dejado al menos dos muertos a causa de un corrimiento de tierra en Xalapa, capital del estado de Veracruz.

Con vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora, los restos de Katia seguirán avanzando hacia el oeste-noroeste a 7 kilómetros por hora durante el sábado y se esperan acumulaciones de lluvia de entre 7 y 15 centímetros sobre el centro y norte de Veracruz, el este de Hidalgo y el norte de Puebla.

José también se debilita

Entretanto, José, huracán que ya ha alcanzado la categoría 4, sigue su avance por el Caribe a 20 kilómetros por hora por la misma senda que trazó el Irma, aunque prevé que su progresivo debilitamiento continúe durante los próximos días, de acuerdo con el CNH. En su boletín de las 15.00 GMT, los meteorólogos estadounidenses detallaron que José se encuentra a unos 190 kilómetros al este de las islas septentrionales de Sotavento, con vientos máximos sostenidos de unos 230 km/h hacia el noroeste.

Su avance ha permitido que se anulen las alertas en San Tomás, Saint John, las Islas Vírgenes Estadounidenses y Británicas, por lo que por el momento sólo se mantienen bajo amenaza próxima territorios como San Martín, San Bartolomé, Barbuda, Antigua, Saba y San Eustaquio. Se espera que José siga avanzando hacia el noroeste en los próximos dos días, con lo que el ojo del huracán pasaría este sábado justo al norte de las islas de Sotavento, con sus vientos de huracán de categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson.

Todos estos fenómenos han ocurrido poco después de que Harvey se convirtiera en el mayor huracán en tocar tierra en Estados Unidos desde Wilma, en 2005. Harvey ha dejado tras de sí más de 70 muertos.

Los expertos sostienen que esta confluencia de huracanes en el Atlántico es algo poco frecuente. Según el responsable de Meteorología de la cadena estadounidense NBC, John Morales, que tres huracanes se encuentren activos al mismo tiempo en el océano "no es frecuente" pero apunta, por otro lado, a que puede tratarse únicamente de casualidad. No obstante, tal y como explica a la cadena BBC, esta situación puede estar relacionada con el cambio climático.

"La temperatura del mar es clave: cuanto más cálidas son las guas más evaporación se produce en forma de humedad" y la humedad, precisamente, es la alimentación de los huracanes. "Y gran parte del calentamiento global es asumido por el mar", añade.

Los huracanes se clasifican en virtud de la intensidad de sus vientos. Según la escala Saffir Simpson, los huracanes de menor categoría (1) pueden alcanzar vientos desde los 119 kilómetros por hora, llegando a provocar derrumbamiento de árboles, mientras que los de mayor categoría (5), como lo fue Irma estos días, los vientos pueden alcanzar los 250 kilómetros por hora, destruyendo a su paso viviendas.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios