Noticias de Asia: No es solo Houston: las inundaciones dejan más de 2.000 muertos en Asia y África
dos explosiones en una planta química

No es solo Houston: las inundaciones dejan más de 2.000 muertos en Asia y África

El monzón ha causado 1.200 muertos en Asia Meridional. Más de 1.000 personas han fallecido en Sierra Leona por deslizamientos de tierra. En total hay 41 millones de afectados

Foto: Una mujer atraviesa una aldea de Bihar, India, anegada tras las inundaciones de la semana pasada. (Reuters)
Una mujer atraviesa una aldea de Bihar, India, anegada tras las inundaciones de la semana pasada. (Reuters)

Houston, donde dos explosiones sacudieron este jueves una planta química cercana a la ciudad del estado de Texas, ha ocupado esta semana el lugar más destacado en los sucesos sobre desastres naturales. Sin embargo, las inundaciones en EEUU tras el paso del huracán Harvey han causado pocas víctimas mortales en comparación con las catástrofes que se produjeron durante el mes de agosto en África y Asia. Los países afectados han sufrido consecuencias más graves que las ocurridas en Texas -superando los 2.000 muertos- por falta de infraestructura y tareas de prevención, así como una avanzada deforestación que facilita la erosión del suelo. Se trata de zonas rurales, pobres y extremadamente frágiles ante la fuerza de las lluvias torrenciales y los deslizamientos de tierra que conllevan. Estos son los países con mayor índice de víctimas mortales:

China

Unos 2.000 efectivos de la policía, el cuerpo de bomberos y personal sanitario participaron en labores de rescate esta semana en la provincia de Guizhou, donde los deslizamientos de tierra por lluvias torrenciales han causado la muerte de 23 personas. Todavía hay por lo menos 12 desaparecidos en la localidad de Zhangjiawan, al suroeste de China. Más recientemente, un nuevo deslizamiento de tierra en la provincia de Qinghai provocó la muerte de siete personas que quedaron enterradas bajo el barro y no pudieron ser rescatadas a tiempo.

Por otro lado, la llegada del tifón Pakhar el pasado fin de semana se cobró cuatro víctimas mortales. Se trata del decimocuarto tifón en esta temporada en China, y sucedió cuatro días después del paso de otro tifón, Hato, que causó 17 muertos. En esta época del año, las lluvias torrenciales en China suelen derivar en inundaciones, desprendimientos y otras catástrofes similares. A día de hoy continúan las labores de rescate, en las que se han empleado más de 80 vehículos de emergencia, 20 detectores y varios drones.

Un parque recreativo en Hong Kong, inundado tras el paso del tifón Hato. (Reuters)
Un parque recreativo en Hong Kong, inundado tras el paso del tifón Hato. (Reuters)

India

El segundo país más poblado del mundo ha sufrido graves consecuencias durante las fuertes lluvias del monzón. 850 personas han muerto por las inundaciones en el norte de India en lo que va de mes, causando casi 20 millones de damnificados y graves daños materiales. En los últimos quince días, más de 8.300 aldeas en el estado septentrional de Bihar se han visto afectadas por el agua desbordada, y casi un millón de personas han tenido que ser evacuadas. 25.000 personas continúan en campamentos de emergencia, aunque la oleada de inundaciones ya ha empezado a remitir.

El primer ministro indio, Narendra Modi, sobrevoló el miércoles 30 algunas de las zonas peor afectadas por las inundaciones, tras lo cual anunció que el Gobierno donaría ayudas inmediatas a los más necesitados por valor de 500 millones de rupias (unos 65,5 millones de euros). Según un informe reciente, hay más de 300 localidades anegadas por la lluvia en los estados de Assam, Bihar y Uttar Pradesh. Tanto los corrimientos de tierra como las inundaciones son fenómenos habituales en la época del monzón en el sur de Asia, si bien en esta ocasión ha arrasado más de 24.000 hectáreas de terreno agrícola en la India.

Un grupo de personas fueron rescatadas en el estado de Bihar. (Reuters)
Un grupo de personas fueron rescatadas en el estado de Bihar. (Reuters)

Bangladesh

Bangladesh es otro de los países que sufre inundaciones con regularidad entre junio y septiembre. Sin embargo, las agencias de ayuda humanitaria han constatado que las últimas semanas han sido más duras de lo habitual debido al aislamiento de aldeas rurales, donde sus habitantes permanecieron sin suministros ni agua durante varios días. El monzón se ha cobrado 134 víctimas y ha dejado a más de 5,7 millones de personas afectadas por el desbordamiento de los ríos cercanos a aldeas rurales.

Más de 10.500 hectáreas de cultivos han quedado destruidas tras las inundaciones, y otras 600.000 han quedado parcialmente dañadas. Esto constituye un hecho especialmente grave, ya que la economía del país depende en gran parte del sector agrícola y, sobre todo, del cultivo de arroz. "No pude encontrar ni un solo camino de terreno seco", se lamentó Matthre Marek, uno de los responsables de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) en Bangladesh. "Los campesinos se han quedado sin nada, ni siquiera tienen agua limpia potable para beber".

Una de las aldeas en Bogra anegadas tras las fuertes lluvias. (Reuters)
Una de las aldeas en Bogra anegadas tras las fuertes lluvias. (Reuters)

Nepal

En Nepal, 150 personas fallecieron a raíz de las lluvias torrenciales que azotaron el país durante el verano. Aunque la oleada de inundaciones se ha suavizado considerablemente, 90.000 hogares han quedado destruidos por completo. Los equipos de rescate se encuentran con comunidades enteras que han perdido sus posesiones, documentos de identidad y cualquier objeto de valor. También se han echado a perder millones de toneladas de arroz. La ONU ha calificado el desastre como la peor inundación que ha vivido Nepal en los últimos diez años en términos de víctimas mortales y daños materiales.

La cifra total de muertos por el monzón en India, Bangladesh y Nepal ascendió a 1.200 la semana pasada, a los que se suman otras 15 personas que fallecieron este viernes en Karachi, Pakistán, por ahogamiento, electrocución y derrumbe de muros tras una oleada de lluvias que paralizaron gran parte de la actividad industrial en la ciudad. El responsable de programas y operaciones de la FICR, Jagan Chapagain, aseguró que la situación va "de mal en peor" en todos los países afectados, por lo que se ha lanzado una petición de fondos internacionales para Nepal y Bangladesh de 7 millones de dólares. "Hay comunidades enteras aisladas. La única manera de aportarles ayuda es por barco y varias de ellas se están quedando sin alimentos", precisó Chapagain en una rueda de prensa en Ginebra.

Las calles de este barrio de chabolas en Katmandú están estancadas por el agua y el barro. (Reuters)
Las calles de este barrio de chabolas en Katmandú están estancadas por el agua y el barro. (Reuters)


Sierra Leona

A mediados de agosto, un deslizamiento de tierra -fenómeno habitual en la región por las fuertes precipitaciones y la creciente deforestación- hizo que una colina se derrumbara sobre cientos de casas construidas a las afueras de Freetown, la capital del país africano. La avalancha enterró viviendas enteras y produjo más de 1.000 víctimas mortales. "Nunca se sabrá el número exacto", acusaron varios representantes de Regent, una de las zonas afectadas. El Gobierno ha sido acusado de no haber aprendido de catástrofes anteriores a la hora de prevenir desastres y distribuir suministros entre la población. Miles de evacuados siguen en campamentos de emergencia localizados en zonas con riesgo de derrumbe y han tenido dificultades para conseguir agua y comida.

La prioridad ante esta tragedia -una vez iniciadas las labores de rescate- fue prevenir cualquier brote epidémico y la propagación de la malaria en zonas de agua estancada, ya que Sierra Leona es uno de los países con la mortalidad infantil más alta del mundo y su población sufre a diario la exposición a desechos tóxicos en el aire, el agua y los alimentos. A las afueras de Freetown, se han cavado centenares de hileras de tumbas, donde se celebraron funerales colectivos ofrecidos por las víctimas del desastre, uno de los peores a nivel nacional desde la crisis del ébola.

Vista general del deslizamiento de tierra sobre el pueblo de Regent, Sierra Leona. (Reuters)
Vista general del deslizamiento de tierra sobre el pueblo de Regent, Sierra Leona. (Reuters)

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios