la ELECTRICIDAD GRATUITA es la clave

Bitcoin ante el colapso económico: ¿por qué la criptomoneda está en auge en Venezuela?

A medida que la hiperinflación arrasa con el valor del bolívar, cada vez más venezolanos recurren al bitcoin como un método estable de generación de ingresos en medio del colapso económico

Foto: Manifestantes a favor del Gobierno de Nicolás Maduro durante una marcha contra Trump, en Caracas, el 14 de agosto de 2017. (Reuters)
Manifestantes a favor del Gobierno de Nicolás Maduro durante una marcha contra Trump, en Caracas, el 14 de agosto de 2017. (Reuters)

Todavía es una práctica minoritaria pero el bitcoin ha vivido un ascenso meteórico en Venezuela en los últimos dos años. A medida que la hiperinflación arrasa con el valor del bolívar, cada vez más venezolanos recurren a la criptomoneda como un método estable de generación de ingresos en medio del colapso económico.

Como consecuencia de las restricciones para operar con divisas y de una hiperinflación descontrolada -la Asamblea Nacional, en manos de la oposición, calcula que puede alcanzar el 741% a final de este año-, Venezuela está experimentando un constante crecimiento de la 'minería bitcoin', que consiste en poner tu ordenador al servicio de un sistema de creación de criptodivisas para obtener una parte proporcional. En el contexto venezolano, el uso principal del bitcoin es la generación de rentas a corto plazo, no la conservación de valor a largo plazo. Tan pronto como es generada, los 'mineros' cambian la criptomoneda por bolívares para adquirir productos de primera necesidad.

"Lo que hacen quienes generan o tienen bitcoins es cambiarlos por bolívares en una página llamada localbitcoins, con los que compras lo que necesites. Como el bitcoin va subiendo y tiene un equivalente en dólar, la cantidad de bolívares que te dan siempre es mayor. La gente está generando bitcoins porque aquí la electricidad es regalada, por eso vale la pena hacer 'minería' en Venezuela", cuenta a El Confidencial un 'minero' de bitcoins venezolano.

Dos factores hacen que una operación de 'minería' sea o no rentable: el valor de mercado del bitcoin -que este año alcanzó su récord- y el precio de la electricidad. Y, en Venezuela, la electricidad está tan subsidiada que es prácticamente gratuita. “La minería de bitcoins consiste en resolver complejos algoritmos matemáticos para los que no hay atajos posibles. Requieren una enorme capacidad computacional para ser el primero en obtener la solución y llevarse el premio: la nueva moneda. Por tanto, los costes de actividad son, por un lado, los ordenadores y en mucha mayor medida la electricidad que necesitan para funcionar”, explica Isaac de la Peña, CTO de Ágora EAFI e inversor tecnológico vía Inveready First.

Venezolanos compran alimentos en un supermercado en Caracas, Venezuela. (Reuters)
Venezolanos compran alimentos en un supermercado en Caracas, Venezuela. (Reuters)

Es decir, tras la inversión inicial en el equipo se puede operar sin mayores costes. Las subvenciones estatales a la energía permiten a un venezolano que gestione varias 'minas' de bitcoins "sacar en limpio unos 500 dólares mensuales", según cálculos de 'The Atlantic'. Una cifra que parece desorbitada en la Venezuela de hoy en día.

El férreo control que ejercen el Banco Central y el Gobierno de Nicolás Maduro provoca que invertir en otros activos sea prácticamente imposible. Hay valores refugio para el ahorro más seguros -el oro, la renta fija soberana o incluso las joyas y el arte- pero se encuentran fuera del alcance para la inmensa mayoría de venezolanos. Esta es una de las causas de que Venezuela lidera las transacciones con bitcoins en América del Sur. Según coin.dance, el total de euros en transacciones con la criptomoneda rozaba el millón y medio a principios de agosto.

"Con bitcoin no hay inflación, no hay sorpresas: cada moneda nueva se añade a ritmo previsible hasta, en un futuro, alcanzar el máximo posible de monedas que se pueden generar. Y como la economía se basa en expectativas, esto equivale a una moneda tremendamente segura, al menos en teoría, porque estamos aún muy lejos de ese ideal. Las grandes apreciaciones que hemos visto este año en las criptomonedas son fruto de la euforia especulativa, y sin duda pasaremos por varios ciclos de burbuja y pinchazo antes de que se pueda hablar de un activo consolidado y seguro", opina Isaac de la Peña.

Según 'The Atlantic', el Gobierno está intentando reprimir el uso de la criptomoneda. Dado que en Venezuela no existe una legislación sobre criptodivisas, la policía ha arrestado a 'mineros' bajo cargos espurios como "robo de electricidad" o "contrabando". La primera víctima, Joel Padrón, dueño de una empresa de mensajería y que entró en la 'minería' de bitcoins en busca de ingresos extra, fue condenado a 14 semanas de prisión por "robo de energía". Dicha represión ha empujado a algunos a operar en otras criptodivisas, como el ethereum, mucho más complicada de rastrear.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios