EL GRAN DESAFÍO DE SU MANDATO

Macron desvela su reforma laboral: cinco decretos contra el "paro masivo"

El Gobierno francés ha revelado los detalles de su polémica reforma laboral, destinada a "seguir reduciendo el paro masivo", el principal objetivo de Macron junto a la reducción del déficit

Foto: El presidente Emmanuel Macron durante la reunión anual de embajadores franceses, en París. (Reuters)
El presidente Emmanuel Macron durante la reunión anual de embajadores franceses, en París. (Reuters)

Una polémica reforma que tardará “entre 18 y 24 meses” en dar resultados. El Gobierno presidido por Emmanuel Macron ha presentado su plan para flexibilizar el mercado laboral por decreto, el principal objetivo del presidente junto a la reducción de los déficits del Estado.

Tras recibir esta mañana a los representantes de los sindicatos y de la patronal, el primer ministro Edouard Philippe y la titular de Trabajo, Muriel Pénicaud, han dado a conocer los cinco decretos que el Consejo de Ministros deberá adoptar el próximo 22 de septiembre para su aplicación inmediata. Decretos con los que el Gobierno pretende acabar con un sistema que “protege muy bien” a trabajadores con “un contrato estable al precio de la exclusión de los demás, los jóvenes y los menos cualificados”, en palabras del propio Macron en una entrevista publicada hoy por el semanario 'Le Point'.

Philippe ha argumentado que la reforma clarifica y simplifica las reglas a los inversores, de forma que las empresas puedan ajustarse más rápido a los vaivenes de su coyuntura. "Nuestro objetivo es hacer más claras y más seguras las reglas que se aplican", así como ofrecer "simplicidad" a los inversores que se quejan de "las incertidumbres" del derecho laboral, ha señalado durante una rueda de prensa en París.

Pymes con menos de 50 empleados podrán negociar por su cuenta con representantes de los trabajadores sin rendir cuentas a los sindicatos."Nadie puede decir que nuestra actual legislación laboral promueva el empleo", ha dicho Philippe, "es una legislación que para los inversores extranjeros y los dueños de las pymes dificulta la contratación". Aunque ha reconocido que la actual legislación laboral "no es la primera causa del paro en Francia", el primer ministro ha apuntado que en la práctica "no protege eficazmente" a los asalariados ni favorece la contratación porque los empresarios, en particular los de las pymes, la consideran "un freno" por su incertidumbre.

La reforma contempla que compañías con menos de 50 empleados podrán negociar por su cuenta con representantes de los trabajadores sin rendir cuentas a los sindicatos. En algunos casos también podrán recurrir al referéndum de los asalariados para superar la eventual oposición de esos representantes. Además, limita las indemnizaciones por despido improcedente.

“Es una transformación profunda (…) que tiene que ser ambiciosa y eficaz para seguir haciendo bajar el paro masivo y no tener que volver a abordar ese tema durante el quinquenio”, según ha adelantado Macron en 'Le Point'. El objetivo del presidente es llevar la tasa de desempleo del 9,5% actual al 7% en 2022.

Mientras, la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, además de insistir en el proceso de "concertación" efectuado con los sindicatos y la patronal (300 horas este verano), detalló algunas de las 36 "medidas operativas". De forma general, las empresas -con acuerdo mayoritario de los asalariados- podrán determinar cuestiones como el tiempo de trabajo o ciertos aspectos de la remuneración (como las primas) saltándose los convenios sectoriales, y con el único límite de lo que disponga la ley.

Las empresas -con acuerdo mayoritario de los asalariados- podrán determinar cuestiones saltándose los convenios sectorialesOtro de los puntos más polémicos es el establecimiento de un baremo de indemnizaciones en caso de despido improcedente al que se tendrán que ajustar los dictámenes de la Magistratura de Trabajo, para terminar con la gran horquilla actual, aunque eso no se aplicará cuando detrás del despido hubiera un caso de discriminación.

Igualmente genera suspicacias en la esfera sindical que las compañías puedan recurrir a un despido colectivo amparándose en una mala situación económica de la filial francesa, aunque el grupo globalmente sea sólido financieramente.

No hay duda de que a Macron le espera un otoño caliente. La Confederación General del Trabajo (CGT), el segundo mayor sindicato francés, ha convocado una huelga contra la reforma el próximo 12 de septiembre. Los otros dos mayores sindicatos del país se oponen a algunos puntos de la nueva legislación, pero no se unirán a la protesta. A esta huelga se suma la jornada de protestas organizada por Jean-Luc Mélenchon, líder de la Francia insumisa. El presidente ha encajado un desplome sin precedentes en las encuestas (60% de franceses no le otorga su confianza) antes incluso de aplicar su plan de reformas.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios