las negociaciones se iniciaron hace cinco meses

Impaciencia en la UE: una nueva ronda del Brexit “sin progresos significativos”

La frustración en la UE va en aumento, ante la sensación de que Londres sigue mareando la perdiz, manteniendo lo que el negociador británico Davis llama “ambigüedad constructiva”

Foto: El negociador británico para el Brexit, David Davis, durante la tercera ronda de negociaciones en Bruselas. (Reuters)
El negociador británico para el Brexit, David Davis, durante la tercera ronda de negociaciones en Bruselas. (Reuters)

Cinco meses han pasado ya sin que las negociaciones del Brexit hayan logrado apenas ningún avance. “Estoy impaciente y determinado”, ha dicho Michael Barnier, negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, al cierre de una tercera ronda de negociaciones en la que se ha logrado un cierto entendimiento en temas de menor calado, pero no se han dado pasos cruciales. “No hemos logrado ningún progreso decisivo sobre las cuestiones fundamentales”, ha lamentado Barnier, quien ha vuelto a recordar que el tiempo apremia.

La frustración en la Unión Europea va en aumento, ante la sensación de que Londres sigue mareando la perdiz, manteniendo lo que el negociador británico, David Davis, llama “ambigüedad constructiva”. Y por ello, Barnier avisa de que cada vez se acerca más la medianoche del 29 de marzo de 2019, cuando Reino Unido quedará automáticamente fuera de la Unión Europea. “La cuestión es si lo hacemos de manera ordenada o si el país sale sin acuerdo, con todas las consecuencias”, ha dicho el negociador europeo.

Falta de confianza

Ambas partes mantienen un enfrentamiento básico, sobre qué discutir primero. La UE quiere resolver primero las cuestiones básicas del divorcio, antes de entrar a discutir cómo se van a relacionar en el futuro. Reino Unido, en cambio, insiste en que para hacer lo primero, es necesario “tener un ojo puesto sobre lo segundo”, en palabras de Davis.

La UE, en un gesto conciliador, planteó entonces que si en otoño había “suficiente progreso” sobre los derechos de los ciudadanos, la factura del Brexit y la frontera de Irlanda del Norte, se podría entonces empezar a hablar de un futuro acuerdo. Pero Londres no lo considera suficiente, e insiste en pedir “imaginación y flexibilidad” a sus socios. Mientras, Bruselas constata que la estrategia no está funcionando. “Al ritmo actual, estamos lejos de constatar progresos suficientes”, ha advertido Barnier.

Tercera ronda de negociaciones sobre el Brexit. (Efe)
Tercera ronda de negociaciones sobre el Brexit. (Efe)

La factura del Brexit

Después de meses en los que Reino Unido negaba deber nada a sus socios de la Unión Europea, Londres finalmente ha reconocido que aunque abra la puerta de salida, tiene “obligaciones” a las que hacer frente. Sin embargo, lo que entiende cada una de las partes por “obligaciones” está lejos de ser lo mismo. La UE recuerda a Londres que asumió una serie de compromisos a largo plazo, con los que se han puesto en marcha proyectos científicos, infraestructuras, becas… Mientras que Londres cree que que legalmente no tiene por qué poner un penique más allá de marzo de 2019.

Davis ha señalado, no obstante, que están dispuestos a asumir no solo “obligaciones legales, sino también morales”, dando pie a la idea de que propondrán hacer algún pago más. Pero en cualquier caso, Londres sigue rechazando pagar a sus socios la “gran cifra” que, dicen, le van a exigir. Un número que aún no está cerrado, pero que oscila entre los 60.000 y los 100.000 millones, según se estima.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios