como móvil del crimen

Investigan si la española asesinada en México tenía planeado huir a España con su hijo

El marido de Pilar Garrido, Jorge Fernández, se encuentra en prisión preventiva y los investigadores estudian ahora el motivo por el que presuntamente asesinó a su esposa

Foto: Pilar Garrido y su marido, Jorge Fernández. (Foto cedida por su familia)
Pilar Garrido y su marido, Jorge Fernández. (Foto cedida por su familia)

Las investigaciones sobre la muerte de Pilar Garrido, la española asesinada en México, están dejando de dar tumbos y el cerco alrededor del crimen se estrecha cada vez más, casi dos meses después de que se la viera con vida por última vez. Este martes, las autoridades mexicanas anunciaban la detención de su marido, Jorge Fernández, como presunto autor del crimen. Las contradicciones en su testimonio y las diferentes pruebas recabadas desde que dio comienzo la investigación sustentaron su presunta implicación en el asesinato de su esposa. Ahora, queda responder a la última pregunta: ¿por qué?

Según ha podido saber El Confidencial, la principal hipótesis que se baraja y que habría motivado el asesinato de Garrido por parte de su marido es que la española pretendía viajar a España con su hijo para no volver a México. Varias de las personas cercanas a Pilar Garrido que están siendo entrevistadas durante la investigación han coincidido de "una manera u otra en que la española les había contado que había planeado regresar a España", en concreto a la localidad valenciana de Massalavés, donde nació, y "llevarse al hijo de ambos".

Detenido el marido de la española que apareció muerta en México

"En estos momentos se está tratando de sustentar el móvil del asesinato", dice a este diario Luis Alberto Rodríguez, portavoz de Seguridad del estado de Tamaulipas, la región en la que vivía Garrido. "Se está entrevistando a personas cercanas a su círculo y a otras que se encontraban en el conjunto hotelero" donde Garrido, su esposo y el hijo de ambos pasaban aquel fin de semana de vacaciones para constatar si alguien fue testigo de alguna discusión o si alguien pudo observar alguna amenaza.

Las incongruencias de su testimonio

Fernández es criminólogo de profesión y daba clases de seguridad pública en la Universidad de Seguridad y Justicia de Tamaulipas, el organismo estatal donde se forman los policías. Según el relato que contó a la policía, Fernández no acudió directamente a interponer la denuncia por el secuestro de su mujer el mismo día en que ocurrió porque la comisaría estaba cerrada.

Según su testimonio, el rapto se produjo a las 17:30, pero unas cámaras de seguridad lo grabaron entrando en Ciudad Victoria a las nueve de la noche. Los dos puntos están situados a una distancia de 150 kilómetros, que se tarda en recorrer por carretera como máximo dos horas.

Tramo de la carretera donde el marido de Pilar Garrido aseguró que había sido secuestrada. (EFE)
Tramo de la carretera donde el marido de Pilar Garrido aseguró que había sido secuestrada. (EFE)

En este sentido, Rodríguez explica que se "comenzó a dudar de Fernández" cuando se hallaron los restos óseos —que más tarde se confirmó que pertenecían a Pilar Garrido— en dirección contraria al sitio donde el esposo aseguró que había tenido lugar el secuestro de su mujer cuando volvían de la playa hacia Ciudad Victoria, el lugar donde vivían desde hace cinco años.

"Fernández siempre tuvo disposición a hablar y siempre fue considerado víctima", asegura el portavoz de Seguridad. Sin embargo, conforme avanzaba la investigación, el testimonio del marido de Garrido comenzaba a resultar cada vez menos sólido para los investigadores, que empezaron a dudar de su veracidad: "Las pruebas que íbamos recabando no concordaban con lo declarado, además, las heridas en cráneo, cuello, nariz y la forma de la muerte, un estrangulamiento", no coinciden con el 'modus operandi' de los grupos de secuestradores que actúan en Tamaulipas o el resto de México.

Playa de La Pesca, el lugar donde Pilar Garrido y su familia fueron a pasar el fin de semana. (EFE)
Playa de La Pesca, el lugar donde Pilar Garrido y su familia fueron a pasar el fin de semana. (EFE)

Por el momento, Fernández se encuentra en prisión preventiva. El juez dictó este miércoles la medida de manera cautelar y la Fiscalía de Tamaulipas ha anunciado un periodo de tres meses para que tengan lugar las investigaciones complementarias "que permitan fortalecer la teoría del caso y constatar la autoría del crimen", explica el portavoz de Seguridad.

Desde que se hizo público lo que en un principio se investigaba como un secuestro, la familia de Pilar Garrido en España aseguró que ponía la "mano en el fuego" por su cuñado y se mostró "sorprendida" por la detención este martes de Fernández, ha explicado a este diario su hermana, Raquel Garrido. En una rueda de prensa ofrecida hoy mismo, ha insistido en que las pruebas presentadas contra él "no son contundentes". "Es sorprendente cómo encarcelan a una persona en México. No vamos a defender a Jorge pero queremos pruebas fiables para descansar. Si es culpable, que le condenen, pero que lo demuestren", ha manifestado la mujer, quien ha recordado que la madre de la fallecida permanece en México.

De hecho, según confirma la hermana, la madre de la víctima se encontraba hasta este martes viviendo en la casa de ambos en Ciudad Victoria desde que se trasladara hace dos semanas para seguir el desarrollo de las investigaciones en torno a su hija y poder cuidar a su nieto, sobre el que ahora se estudia quién se ocupará de su tutela.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios