REUNIÓN URGENTE DEL CONSEJO DE SEGURIDAD

¿Qué busca Kim Jong-un con el misil que ha sobrevolado Japón?

El líder norcoreano pretendería consolidar su posición ante los altos mandos militares del régimen y obtener prebendas económicas y políticas a cambio de detener su programa armamentístico

Foto: Japoneses pasan ante una pantalla de televisión que muestra el recorrido del misil norcoreano, en Tokio. (Reuters)
Japoneses pasan ante una pantalla de televisión que muestra el recorrido del misil norcoreano, en Tokio. (Reuters)

“Todas las opciones [de respuesta] están sobre la mesa”. Es la advertencia que ha lanzado Donald Trump tras la nueva prueba armamentística de Corea del Norte, un misil balístico que, por primera vez en ocho años, sobrevoló territorio nipón antes de caer en aguas del Pacífico. EEUU, Japón y Corea del Sur han solicitado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, petición a la que se ha sumado la Unión Europea. Mientras, China, único aliado del régimen de Kim Jong-un, ha urgido al diálogo porque “la presión y las sanciones” no solucionarán la crisis.

El misil, con el que Pyongyang querría demostrar su capacidad de alcanzar la isla de Guam (EEUU), sobrevoló la isla de Hokkaido, en el norte de Japón, y cayó a unos 1.180 kilómetros de la costa. Una “amenaza muy grave que no tiene precedentes”, en palabras del primer ministro nipón, Shinzo Abe, quien ha coincidido con Trump en señalar que el régimen de Kim Jong-un supone una “creciente y directa amenaza para EEUU, Japón y Corea del Sur”, así como para el resto del mundo, según un comunicado de la Casa Blanca.

La nueva prueba no solo llega después de que el régimen norcoreano lanzase el sábado tres proyectiles balísticos de corto alcance al mar de Japón, tras probar el mes pasado dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM). A principios de agosto, un informe confidencial de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), difundido por el diario 'The Washington Post', señalaba que la comunidad de inteligencia (de EEUU) “estima que Corea del Norte ha producido armas nucleares para ser lanzadas mediante misiles balísticos, para ser incluidas en misiles ICBM”.

En total, desde febrero, Corea del Norte ha lanzado 21 misiles en 14 ensayos, mostrando una tecnología más avanzada en cada lanzamiento. Medios estadounidenses interpretan el último ensayo como un intento de generar el mayor caos sin provocar una respuesta por parte de Washington: Kim Jong-un ha lanzado el misil con el que amenazaba a las isla de Guam en la dirección contraria, hacia Japón. No obstante, hay varios factores que explican la frecuencia de los ensayos armamentísticos ordenados por el líder norcoreano.

“En el pasado, ya se han producido lanzamientos de misiles norcoreanos que sobrevolaron territorio japonés. Pero este se hace bajo un nuevo liderazgo, porque los anteriores lanzamientos sobre Japón fueron obra de su padre [Kim Jong-il]. Con esta amenaza, Kim Jong-un busca consolidar su posición ante los altos mandos militares del régimen. Su abuelo fue el creador de la ideología juche y fundó la dinastía; su padre llegó al poder en 1994, un año muy complicado en el que tuvo que superar las hambrunas y las consecuencias de la caída de la URSS. El hijo no tiene pedigrí, por eso desarrolla el uso de armas nucleares. Su supervivencia política como Estado se encuentra en el miedo al uso de armas nucleares”, explica a este diario Javier Gil, profesor de Relaciones Internacionales de Comillas ICAI-Icade y experto en Asia.

A ello se suma la búsqueda de un reconocimiento internacional del que Corea del Norte carece y un intento por replicar el escenario de prebendas económicas que marcaron los años anteriores a la salida de Pyonyang del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) —Corea del Norte pactó con EEUU la paralización de su programa atómico en 1994 a cambio de ayudas y suministros energéticos—. “Lo que percibimos como irracional son decisiones controladas, muy medidas. La estrategia [de Kim Jong-un] es forzar la máquina para obtener prebendas económicas o políticas, pero es difícil que lo logre. Ahora se abre una puerta de incertidumbre. La gran pregunta es cómo transformar Corea del Norte sin que se derrumbe”, añade Javier Gil.

La asfixia económica

Tras el ensayo armamentístico que anoche encendió todas las alarmas, el primer ministro nipón y el presidente de EEUU acordaron durante una conversación telefónica aumentar la presión sobre Kim Jong-un trabajando para ello “con China, Rusia y el resto de la comunidad internacional”. Todo apunta a que se intensificará la asfixia económica.

En represalia por los últimos lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales, el Consejo de Seguridad de la ONU ratificó a principios de mes la imposición de nuevas sanciones contra Pyongyang que prohibían la exportación de carbón, hierro y pescado. La medida reduce hasta en 1.000 millones de dólares anuales los ingresos del régimen y fue respaldada incluso por China. Pekín comienza a mostrar signos de hartazgo con Pyongyang, que horas después de la prueba ha asegurado que continuará con su política de "disuasión nuclear".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios