rockport, una ciudad de clase blanca y trabajadora

Los pobres que no pueden escapar del huracán Harvey

La mayoría de los 9.000 habitantes de Rockport fueron evacuados a tiempo. Sin embargo, algunos decidieron quedarse: la clase trabajadora que carecía de medios para marcharse

Foto: Lisa Rehr con su hijo Maximus (4) perdieron su hogar en las catastróficas inundaciones causadas por el huracán Harvey. (Reuters)
Lisa Rehr con su hijo Maximus (4) perdieron su hogar en las catastróficas inundaciones causadas por el huracán Harvey. (Reuters)

El huracán Harvey ha dejado al menos cinco muertos en el área de Houston, provocando "catastróficas inundaciones". Decenas de helicópteros y lanchas tratan de abrirse paso entre las aguas para rescatar a más de mil personas atrapadas. El paso del huracán -recientemente degradado a tormenta tropical- ha provocado desastres en cincuenta condados de Texas, hasta el punto que la Casa Blanca anunció que Donald Trump viajará el martes al estado de Texas para evaluar los daños.

La primera víctima del huracán fue un vecino de la pequeña ciudad de Rockport (Texas), donde el huracán Harvey tocó tierra el viernes con unos vientos de hasta 215 kilómetros por hora. La mayor parte de sus 9.000 habitantes pudieron ser evacuados a tiempo. Sin embargo, algunos decidieron quedarse. Se trata de las familias que que viven en los suburbios y junto al puerto: la clase trabajadora que carecía de medios para marcharse.

Julie, con su perro en brazos, espera a ser evacuada a Austin desde Rockport. (Reuters)
Julie, con su perro en brazos, espera a ser evacuada a Austin desde Rockport. (Reuters)


La cadena británica BBC entrevistó a algunos residentes de la zona. Judie (44), que vive en una caravana -como el resto de sus vecinos-, tuvo que quedarse porque no tenía adónde ir ni cómo hacerlo. "La vida es dura aquí, y ahora peor que nunca", afirmó. El 88,7% de la población de Rockport son personas blancas de clase trabajadora, el prototipo de votante que otorgó la victoria a Trump en las elecciones. "Somos todos de clase trabajadora. De los que van a restaurantes y esperan a que termine el cliente para recoger los restos y todo eso. No tenemos mucho dinero. Luchamos por el sueño americano", añadió Judie, con una risa amarga.

Un residente de Rockport recibe asistencia médica tras el desastre. (Reuters)
Un residente de Rockport recibe asistencia médica tras el desastre. (Reuters)


Otros entrevistados, como Robert Zbranek y Craig Hack, no tienen más hogar que su barco. Ambos quisieron permanecer en sus embarcaciones durante la tragedia pero al final se vieron obligados a refugiarse en un coche. Ninguno de los dos solicitó la evacuación. Querían vigilar de cerca sus barcos, su posesión más preciada. Al no estar asegurados, cualquier destrozo material causado por la tormenta se habría convertido en una pérdida irreparable. Y así ha sucedido con centenares de familias de Rockport: sencillamente, lo han perdido todo.

"Se suponía que iba a tener una potencia de categoría 2, o a lo mejor 3, pero no fue así. Ha sido completamente devastador", expresó Robert, el dueño del barco. Según informó el Servicio Meteorológico Nacional, el agua podría llegar a alcanzar la cifra récord de 1,27 metros de altura en algunas partes de Texas. El alcalde de Houston, Sylvester Turner, pidió a los vecinos que no colapsen el número de emergencias 911 y les aconsejó que, si el agua inunda sus hogares, suban directamente a los tejados de sus casas, en vez de refugiarse en áticos, donde pueden quedar atrapados.

Barbara Koster camina sobre la puerta de entrada de su casa, devastada tras el paso del huracán Harvey. (Reuters)
Barbara Koster camina sobre la puerta de entrada de su casa, devastada tras el paso del huracán Harvey. (Reuters)

La situación ha alcanzado un nivel de emergencia tan preocupante que el consejero municipal de Rockport, Patrick Rios, pidió el viernes a los residentes que decidieron quedarse que escribieran en los brazos sus nombres y sus números de la seguridad social para facilitar la identificación de los cuerpos en caso de que fallecieran durante la tragedia. "El único consejo que puedo daros es que os marchéis. Que os marchéis ahora. Los que van a quedarse, es una desgracia, pero deberían prepararse de alguna manera. Escribid en vuestro brazo con un permanente. Poned vuestro número de la seguridad social y vuestro nombre".

La tormenta ha provocado el cierre de los dos aeropuertos más importantes de Houston, que dejaron un centenar de vuelos cancelados. Harvey se dirige ahora hacia el nornoroeste a 9 kilómetros por hora, lo que aumenta su capacidad de destruir las zonas a su paso, y se espera que se mueva hacia el sureste hasta mediados de la próxima semana. Entretanto, Rockport se ha convertido en una ciudad fantasma: además de periodistas y servicios de emergencia, por sus calles deambulan las familias que no pudieron permitirse la evacuación.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios