mudanza multimillonaria DE 15 grandes bancos

Fráncfort, la gran beneficiada del Brexit

La mayoría de los grandes bancos decide trasladarse a la capital financiera alemana a causa de la salida de Reino Unido de la UE. Una mudanza multimillonaria

Foto: El skyline del área financiera de Fráncfort, la capital financiera alemana. (Reuters)
El skyline del área financiera de Fráncfort, la capital financiera alemana. (Reuters)

Fráncfort es ya la gran beneficiada del Brexit. Al menos 15 grandes bancos internacionales han anunciado que se mudarán de Londres a la capital financiera alemana cuando Reino Unido salga de la UE para poder seguir operando en el bloque. Fráncfort acogerá a más entidades que todas las demás ciudades europeas juntas. Entre sus principales atributos para ser la nueva "City", Fráncfort alardea del músculo bursátil de la mayor economía europea, de la calidad crediticia nacional y de ser la única ciudad del mundo que acoge a dos bancos centrales.

El departamento de Economía del estado federado de Hesse ha recibido hasta la fecha quince respuestas positivas de grandes entidades financieras que quieren abrir su central europea en Fráncfort o que van a ampliar de forma cualitativa sus actuales oficinas en la ciudad a causa del Brexit. Así lo apuntó recientemente al 'Wiesbadener Kurier' el responsable de Economía de Hesse, Tarek Al-Wazir.

Frankfurt Main Finance, el lobby del sector financiero de Fráncfort, estima que dos tercios de los bancos en Londres se van a decantar finalmente por la ciudad alemana frente al resto de rivales europeos. La banca en general también lo cree así. Una encuesta del Centro de Estudios Financieros (CFS) de la Universidad de Fráncfort aseguraba que el 86% de las entidades está convencida de que la ciudad alemana va a ser la gran beneficiada del Brexit.

Por el momento han confirmado públicamente que trasladarán su principal sede europea a Fráncfort gigantes como los estadounidenses Citi, Morgan Stanley, JP Morgan y Goldman Sachs, el británico Standard Chartered, el alemán Deutsche Bank, el suizo USB, los japoneses Nomura, Mizuho, Daiwa y Sumitomo Mitsui, el ruso VTB y el surcoreano Woori. Además hay muchas entidades de menor tamaño que también han apostado por la ciudad alemana. Por su parte, Barclays, Bank of America y Credit Suisse, de entre los grandes, se decantan por Dublín y tan solo el HSBC opta por París. Madrid, que también se había postulado para acoger a algunas de las entidades que abandonaban Londres, no ha logrado atraer a ningún gran banco extranjero por el momento.

Una ciudad, dos bancos centrales

La diferencia entre unas capitales y otras es abismal. Y en Fráncfort creen que no es una casualidad. Por un lado, argumentan, Alemania es con diferencia la mayor economía de la UE y un potente polo industrial y tecnológico, además de uno de los mayores exportadores del mundo. Asimismo, es uno de los pocos soberanos en el Viejo Continente que mantiene la máxima calidad crediticia (AAA) tras el shock financiero global de 2008 y la subsiguiente crisis de la deuda en la eurozona.

Además, Fráncfort disfruta de un completo ecosistema financiero. Allí se encuentra la sede del mercado bursátil alemán, el décimo del mundo por capitalización bursátil, y el tercero de Europa tras Londres y Euronext (que agrupa a París, Amsterdam, Bruselas y Lisboa). Además, la capital alemana es la sede del Bundesbank y del Banco Central Europeo (BCE), así como de los respectivos supervisores financieros, el BaFin alemán y el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) de la UE. Para terminar de redondear su apuesta, Fráncfort se ha presentado candidata a acoger la a la Autoridad Bancaria Europea (EBA), el organismo comunitario que realiza los test de estrés, una vez que tras el Brexit deba abandonar Londres.

El símbolo del euro en la sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort. (Reuters)
El símbolo del euro en la sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort. (Reuters)

Por último, argumentan, Alemania ha puesto toda la carne en el asador para atraer a los grandes bancos. El 11 de julio de 2016, menos de tres semanas después del referéndum en Reino Unido, representantes del Gobierno alemán y Hesse acordaron poner en marcha una campaña para captar a la gran banca. Incluso abrieron una oficina de promoción en Londres. La canciller alemana, Angela Merkel, y sus ministros han mantenido un perfil bajo en este asunto. Pero no así las autoridades locales de Fráncfort y Hesse.

Nadie quería el Brexit. Aunque nos beneficiemos al reforzar nuestro centro financiero vamos a seguir pagando un alto precio

El lobby de las finanzas de Fráncfort llevó a cabo el año pasado más de 50 viajes a las sedes centrales de los bancos que quería cortejar para la era post-brexit. El jefe del Ejecutivo de Hesse, Volker Bouffier, viajó el pasado noviembre a Nueva York para entrevistarse con varios banqueros, según informó la agencia de noticias Reuters. Por su parte, el responsable de Economía de Hesse ha visitado en tres ocasiones Londres en los últimos catorce meses y su colega, la responsable de Asuntos Europeos, Lucia Puttrich, admitió al diario británico 'The Guardian' haber mantenido contactos con varios banqueros para que expandiesen su presencia en Fráncfort y alrededores.

Hasta 10.000 nuevos empleos

Las cifras que están en juego explican el esfuerzo del Gobierno alemán por atraerse a los banqueros. Son palabras mayores. Un estudio del centro de estudios Bruegel estima que Londres perderá unos 30.000 puestos de trabajo en el sector financiero a causa del Brexit. Y que se producirá una salida de activos de 1,8 billones de euros del país por su decisión de abandonar la UE. El sector financiero representa cerca del 12% del producto interior bruto (PIB) británico, unos 208.000 millones de euros al año.

El Ejecutivo de Hesse estima que el traslado de estos bancos a Fráncfort supondrá la creación de entre 5.000 y 10.000 puestos de trabajo. "Algunos vienen con varias docenas de empleados, otros con varios cientos. Es realista decir que en unos años se alcanzará la cifra de 5.000 empleos nuevos", aseguró Al-Wazir. Cuanto más "duro sea el Brexit", más personal marchará a Alemania, argumentó. En el sector son de una opinión similar. La encuesta del CFS revelaba que el 45% de los encuestados contaba con entre 5.000 y 10.000 empleos nuevos. Algo más del 20% creía, incluso, que la cifra final estaría por encima de los 10.000.

Estas cifras coinciden a grandes rasgos con las que maneja el sector bancario aún en Londres. Sus estimaciones son que las grandes entidades sacarán de Reino Unido solo a unos 9.600 trabajadores en los próximos dos años (y mantendrán al grueso de su plantilla en la capital británica). Los números son aún orientativos, ya que apenas ha habido mudanzas hasta la fecha.

Pero la cosa no acaba ahí. La puja por los despojos de la "City" ha pasado de nivel una vez decidido el destino de los grandes bancos. Ahora ciudades como Fráncfort y París están cortejando a las cámaras de compensación para derivados financieros denominados en euros con sede en Londres. Este negocio tendría un impacto mucho menor en términos de empleo, pero enorme en términos económicos.

Puttrich asegura que Alemania está tratando de sacarle el mayor beneficio a una situación que no deseaba en absoluto, la salida de Reino Unido de la UE. "Nadie quería el Brexit. Aunque nos beneficiemos al reforzar nuestro centro financiero vamos a seguir pagando un alto precio", consideró.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios