el discurso que debió dar el sábado, según los críticos

Trump, obligado a rectificar, condena a los supremacistas blancos: "El racismo es el mal"

Ante el aluvión de críticas, el presidente estadounidense ha comparecido finalmente este lunes para mostrar su rechazo contra los elementos racistas que provocaron los disturbios de Charlottesville

Foto: Trump, en un momento del discurso. (Reuters)
Trump, en un momento del discurso. (Reuters)

Ante el aluvión de críticas por su tardía y ambigua respuesta a los incidentes en Charlottesville, Virginia —que este fin de semana han dejado tres muertos y una treintena de heridos en enfrentamientos entre supremacistas blancos y manifestantes antirracistas—, el presidente Donald Trump ha comparecido finalmente este lunes para condenar, esta vez sí, las acciones de los ultraderechistas.

"No importa el color de nuestra piel, todos vivimos bajo las mismas leyes", ha dicho Trump en una rueda de prensa. "El racismo es el mal, y aquellos que provocan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo el KKK [Ku Klux Klan], los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio [que] son repugnantes a todo lo que abrazamos como estadounidenses. Somos una nación fundada sobre la verdad de que todos fuimos creados iguales. Somos iguales ante los ojos de nuestro creador. Somos iguales ante la ley. Y somos iguales ante la Constitución. Aquellos que difunden la violencia en nombre del fanatismo atacan los propios pilares de América", ha señalado.

[Vea las imágenes de la marcha supremacista en Charlottesville]

El presidente también ha asegurado que tanto la víctima del ataque con un coche como los dos policías fallecidos en un accidente de helicóptero "encarnan la bondad y la decencia de nuestra nación". "En tiempos como estos, América siempre ha mostrado su verdadero carácter, respondiendo al odio con amor, a la división con unidad, y a la violencia con un deseo irrefrenable de justicia", ha añadido.

Trump, obligado a rectificar, condena a los supremacistas blancos: "El racismo es el mal"

Muchos comentaristas han señalado que ese es precisamente el discurso que Trump debería haber hecho el pasado sábado por la noche, cuando quedó claro el alcance los sucesos de Virginia. Entonces, el presidente se limitó a lamentar esa terrible “división” que existe en el pueblo americano, condenando la violencia “de todas las partes”. Unas palabras que despertaron la condena generalizada, incluyendo la de los propios supremacistas blancos: “El presidente debería mirarse en el espejo y recordar quién le ha puesto en la Casa Blanca. No han sido los radicales de izquierdas quienes le han puesto en la presidencia, sino los americanos blancos”, declaró Robert Duke, dirigente del Ku Klux Klan, tras la comparecencia presidencial.

Pero no ha sido el rechazo de los ultras lo que ha comprometido a la Administración, sino el del resto del espectro político estadounidense, incluyendo a sus compañeros republicanos. A pesar de que numerosos portavoces de la Casa Blanca han tratado de justificar a Trump, asegurando que "por supuesto" condena los elementos racistas, esto no ha sido suficiente para apaciguar la tormenta política. El vicepresidente Mike Pence incluso arremetió contra los medios de comunicación, asegurando que estaban yendo demasiado lejos en sus críticas, dándole al asunto una importancia que no tiene. Pero el coste político estaba siendo demasiado alto, obligando a Trump a comparecer para condenar de forma inequívoca a estos colectivos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios