el gobierno anuncia que ha "tomado el control"

Maduro sofoca una sublevación militar tras la nueva Asamblea Constituyente

El presidente de Venezuela ha felicitado a las fuerzas de seguridad por repeler lo que ha tachado de "ataque terrorista", un suceso que ha dejado al menos dos muertos, un herido y 10 detenidos

Foto: Miembros de las fuerzas armadas custodian la puerta de la 41 Brigada Blindada Fuerte Paramacay asaltada por un contingente subversivo. (Reuters)
Miembros de las fuerzas armadas custodian la puerta de la 41 Brigada Blindada Fuerte Paramacay asaltada por un contingente subversivo. (Reuters)

Un exmilitar identificado como el "capitán Juan Caguaripano" al frente de una veintena de hombres uniformados y pertrechados con armas largas asaltó este domingo el llamado Fuerte Paramacay en el estado Carabobo (centro norte) de Venezuela, una sublevación que según el chavismo quedó reducida desde primera hora y de la que informó a primera hora de la mañana local el dirigente chavista Diosdado Cabello, vicepresidente primero del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)​. Caguaripano, autodenominado "comandante de la operación David Carabobo", proclamó en un vídeo viral su levantamiento asegurando estar acompañado por oficiales, tropas activas y en reserva "contra la tiranía asesina de Nicolás Maduro".

Durante el asalto a la Brigada 41 de Blindados del Batallón Paramacay, dos hombres resultaron muertos, otro quedó herido y 10 personas fueron detenidas, de acuerdo con el balance posterior del presidente Nicolás Maduro. "La metodología de seguridad dio como resultado (...): dos fueron abatidos por el fuego leal a la patria, uno está herido. De estos 10 atacantes que quedaron en las instalaciones del Paramacay, nueve son civiles y solo uno es un teniente desertor", detalló; procurando desmentir que fueran todos militares, como había asegurado Caguaripano.

La oposición, por su parte, denunció la muerte a disparos de un dirigente de la formación antichavista Avanzada Progresista (AP), el líder Carlos Rivas, en las inmediaciones del cuartel de Paramacay; aunque por el momento se desconoce si esta muerte entra en el saldo oficialista del suceso. El secretario general de la formación, Luis Augusto Romero, confirmó el deceso en Twitter y también Henrique Capriles compartió una foto de Rivas, asegurando que fue "asesinado por un impacto de bala".

Juan Caguaripano fue apartado de la Guardia Nacional (GNB, Policía militarizada) en 2014 por renegar en un vídeo de la revolución bolivariana y denunciar "la violación de la soberanía nacional" por parte de "agentes cubanos y grupos narcoterroristas extranjeros" en "la administración pública y militar". Desde entonces, Caguaripano ha permanecido en la clandestinidad -según las Fuerzas Armadas venezolanas recibió protección en Miami- y ha sido implicado por el Gobierno chavista en un supuesto plan golpista que planeaba en 2015 el asesinato de Maduro.

Captura de un vídeo publicado por la LaOfensiva 113k# de un grupo de militares venezolanos sublevados. (EFE)
Captura de un vídeo publicado por la LaOfensiva 113k# de un grupo de militares venezolanos sublevados. (EFE)

Según el relato de Maduro, el ataque se registró a las 3:50 hora local, momento en el que se "dio la voz de alerta" y los soldados reaccionaron "en cuestión de minutos" con armas. "Dentro del fuerte Paramacay, entre las 5:00 y las 8:00 hora local, se desarrollaron combates internos", explicó el dirigente, quien añadió que un grupo de sublevados a los que también llamó "terroristas" consiguió huir, entre ellos supuestamente un teniente desertor que "está siendo buscado activamente".

Otra fuente militar indicó a Efe que al menos ocho de los insurrectos han sido detenidos. De ellos, tres son oficiales de tropa de bajo rango -un sargento de la reserva de paracaidistas, un teniente que desertó hace tres meses de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y un miembro de la Milicia- y cinco civiles.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aprovecha su alocución dominical para informar sobre el asalto. (EFE)
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aprovecha su alocución dominical para informar sobre el asalto. (EFE)

Fuentes militares informaron a Efe que aunque la situación está en calma en el fuerte de Carabobo, los rebeldes lograron sustraer 93 fusiles modelo AK-103 y cuatro lanzagranadas. Esta misma fuente indicó que comisiones del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), policía científica y otros cuerpos de seguridad se encuentran realizando "un barrido" o inspección minuciosa en las cercanías del fuerte para intentar capturar a otros insurgentes y localizar el armamento sustraído.

En el goteo de declaraciones oficiales del chavismo, se repitió una fórmula constante para describir los hechos que recurría al término "ataque terrorista". Lo utilizó el comandante general del Ejército, el mayor general Jesús Suárez Chourio, quien describió lo ocurrido como un ataque "terrorista, paramilitar, mercenario pagado por la derecha y sus colaboradores, pagado por el imperio norteamericano, y ahí están detenidos, y fue dado de baja uno de ellos [muerto] y otro que fue gravemente herido". También el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, ratificó esta versión que apunta a fuerzas de "extrema derecha en conexión con gobiernos extranjeros".

Ciudadanos venezolanos manifiestan su apoyo a un grupo de militares que se sublevó contra Maduro. (EFE)
Ciudadanos venezolanos manifiestan su apoyo a un grupo de militares que se sublevó contra Maduro. (EFE)

Y, horas más tarde, el presidente de la República en su programa dominical de televisión decía: "Felicito a la FANB por la reacción inmediata que ha tenido ante el ataque terrorista", hizo saber el mandatario. "Hace una semana les ganamos con votos, hoy con las balas hemos ganado al terrorismo", añadió Maduro, en su primera reacción pública al asalto protagonizado por el militar renegado Juan Caguaripano.

De acuerdo con el ministro de Defensa, "los sujetos capturados han confesado haber sido contratados en los estados Zulia, Lara y Yaracuy [los tres en el oeste del país], por activistas de la extrema derecha venezolana en conexión con gobiernos extranjeros", indicó en el comunicado. Además, ha señalado que "parte del grupo logró sustraer algunas armas y están bajo intensa búsqueda por parte de organismos de seguridad del Estado".

En medio de la confusión por los hechos, decenas de vecinos de la base militar salieron a protestar en las inmediaciones del fuerte. Las fuerzas de seguridad los dispersaron inmediatamente mientras los manifestantes cantaban el himno nacional y gritaban consignas de respaldo al grupo de rebeldes sublevado.

El grupo sublevado había subido un vídeo a YouTube, ya borrado, en el que 20 hombres vestidos de militares portando armas de fuego acompañan a un portavoz que se identifica como capitán Juan Caguaripano y "comandante de la operación David Carabobo", quien dijo declararse "en rebeldía" contra "la tiranía asesina de Nicolás Maduro". Además, afirmó que no se trata de un "golpe de Estado". El hombre dice estar acompañado de oficiales de esta unidad, tropas activas y de reserva de "todos los componentes" de las Fuerzas Armadas, así como policías, "hombres y mujeres valientes amantes de la libertad" unidos "más que nunca con el pueblo de Venezuela".

"Nos declaramos en legítima rebeldía, unidos hoy más que nunca, con el bravo pueblo de Venezuela, para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro", protestó Caguaripano. "Como militares institucionales, reconocemos y respetamos a la Asamblea Nacional [de mayoría opositora] y exigimos que esta reconozca y respete la voluntad de un pueblo por librarse de la tiranía", continúa. También pide a la Asamblea respetar y honrar la memoria de varios de los jóvenes que murieron en las recientes protestas antigubernamentales "que con escudos de cartón, pero con corazones de acero, ofrecieron sus vidas para enseñar a un pueblo a derrotar el miedo".

"Señores de la AN, ya pasó el tiempo de pactos y acuerdos ocultos entre tiranos y traidores, necesitamos políticos honestos que pasen por encima de las cúpulas corruptas", apunta.

"Aclaramos que esto no es un golpe de Estado. Esta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional. Pero, más aún, para salvar al país de la destrucción total, para detener los asesinatos de nuestros jóvenes y familiares", explicó Caguaripano, perseguido por el chavismo desde 2014. El exmilitar exhortó a "los compañeros de armas a desobedecer desde sus comandos a este régimen de asesinos, desobedecer a esa cúpula de generales corruptos que no representan el honor ni la dignidad de la Fuerza Armada". "No sean la vergüenza de nuestra familia", pidió.

Caguaripano, perseguido por el chavismo desde 2014, ha recalcado que la facción militar en rebeldía no había iniciado un golpe de Estado

También invitó "a toda Venezuela a ir los cuarteles militares y a los comandos de policía para unirnos en esta gesta libertadora". "Que cada unidad despliegue en su fachada pancartas alusivas al [artículo] 350 [de la Constitución, que habla de la defensa de la Carta Magna] y reciban ordenada y pacíficamente a los ciudadanos", instó. Caguaripano advirtió de que aquellos cuarteles y comandos "donde se registre actividad hostil contra la población civil serán considerados objetivo militar", tanto la unidad como su comandante. "Y vamos contra ellos, contra todo el poder de fuego de nuestras fuerzas aliadas en todo el país", sostuvo.

La base militar que había sido tomada por los insurrectos, en la ciudad de Valencia, a unos 160 kilómetros de Caracas, es el arma de blindados más importante del Ejército venezolano.

Ministro de Defensa: "Es un 'show' propagandístico"

El ministro de Defensa calificó el suceso como "un 'show' propagandístico, una entelequia, un paso desesperado que forma parte de los planes desestabilizadores y la conjura continuada que se viene gestando para intentar evitar que se consolide el renacimiento de nuestra república", agregó el ministro.

El primer miembro del oficialismo en denunciar los hechos fue Diosdado Cabello, quien publicó una serie de mensajes en Twitter anunciando que el Ejército había reducido la facción. "Consolidado totalmente el control en el Fuerte Paramacay luego del ataque de grupos terroristas mercenarios. Pronto detalles de lo sucedido", escribió minutos después de asegurar la "absoluta normalidad con el resto de las unidades militares del país". "Quienes sueñan con lo contrario se estrellarán con la moral de la FANB", declaró.

"En la madrugada, atacantes terroristas entraron al Fuerte Paramacay en Valencia, atentando contra nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana", comunicó el número dos del oficialismo. Cabello indicó que "se han activado planes de defensa" para desplegar tropas y "garantizar la seguridad interna" que han permitido recuperar "totalmente el control del Fuerte Paramacay".

Según el medio 'El Nacional', los vecinos de la zona escucharon detonaciones desde tempranas horas. El periódico apunta además que varios civiles salieron a las calles para "apoyar a los militares disidentes".

El levantamiento del grupo se produce un día después de que la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela aprobase este sábado la destitución de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, y su inhabilitación para el ejercicio de cualquier cargo público, después de que el Tribunal Supremo hallara méritos para su enjuiciamiento. Aunque estaba previsto que durante el domingo la Asamblea Nacional Constituyente celebrara una segunda sesión centrada en los hechos violentos derivados de las manifestaciones antigubernamentales y se instalara la "comisión de la verdad" para tratar estos asuntos, el nuevo organismo conformado solo por chavistas decidió anular la cita.

Como consecuencia de la inauguración de la ANC y las semanas de convulsión que vive el país, el Mercosur anunció este sábado la suspensión indefinida de Venezuela por "violar el orden constitucional", según hizo saber el bloque en un comunicado. En la nota, asegura que Venezuela no retornará al grupo hasta que haya restaurado el orden democrático y liberado a todos sus presos políticos.

Todo ello se suma a la liberación del líder opositor Leopoldo López, que en la madrugada del domingo fue devuelto a su residencia para permanecer bajo arresto domiciliario. El regreso a su hogar se produce días después de haber sido sacado intempestivamente de su residencia por supuesto riesgo de fuga y de haber permanecido menos de una semana en un penal militar.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios