elecciones a la asamblea nacional constituyente

Luisa Ortega Díaz: la fiscal chavista que puso en jaque a la Venezuela de Nicolás Maduro

Accedió al cargo de fiscal general en 2007 y siete años después fue ratificada en el cargo por la Asamblea, entonces presidida por el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello

Foto: Luisa Ortega, fiscal de Venezuela (EFE)
Luisa Ortega, fiscal de Venezuela (EFE)

El nombre de Luisa Ortega Díaz no se escuchaba en medio del ruido que suena en Venezuela desde que Nicolás Maduro le declaró la guerra a la Asamblea Nacional. La oposición, inquilina principal del Parlamento, seguía criticando la gestión del presidente y éste, por su parte, denunciaba intentos de golpes de Estado dirigidos desde Washington. Pero de repente, después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitiera dos sentencias en las que asumía las competencias del Parlamento y anulaba la inmunidad de los diputados, Ortega Díaz habló.

"En dichas sentencias se evidencian varias violaciones del orden constitucional y desconocimiento del modelo de estado consagrado en nuestra Constitución, que constituyen una ruptura del orden constitucional. Es mi obligación manifestar ante el país mi alta preocupación por tal evento". Ortega Díaz se desmarcaba así de la línea oficial impuesta por el Gobierno. Desde esas declaraciones, pronunciadas ante los medios un día después de que el alto tribunal anunciara sus fallos, se han repetido hasta la saciedad y Ortega Díaz se ha convertido en guía espiritual de los miles de venezolanos que continúan sus protestas en las calles.

Nacida en Valle de la Pascua, en el estado de Guárico, hace 59 años, la fiscal general llegó a su actual cargo en 2007, designada directamente por las Asamblea. Una vez finalizado su mandato siete años después, el Parlamento, entonces presidido por el actual primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, ratificó su cargo. Fue el chavismo el que la colocó en su puesto, y ha sido el chavismo el que ha luchado contra ella. El sábado 5 de agosto, la nueva Asamblea Nacional Constituyente, recién instalada en el Parlamento después de las polémicas elecciones del pasado 30 de julio, tomó una de sus primeras decisiones: aprobar la destitución de Ortega Díaz como fiscal general de la República, cargo que ha asumido, de forma interina, el defensor del Pueblo, Tarek William Saab.

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz (REUTERS)
La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz (REUTERS)

A pesar de sus convicciones claramente de izquierdas, la titular del Ministerio Público no ha cejado en su empeño de rechazar y condenar en reiteradas ocasiones la ruptura del orden constitucional. Incluso después de que el Supremo se retractara, previa orden de Maduro, de las polémicas sentencias que desataron la ola de protestas de la oposición que se ha saldado, hasta el momento, con más de 110 muertos. "Cambiaron las sentencias, las maquillaron", explicó. "Significa que yo tenía razón".

Ortega Díaz está casada con el diputado a la Asamblea por el estado de Lara, Germán Ferrer, del partido de Maduro. Él mismo ha defendido las críticas de su esposa: "Somos chavistas, pero no maduristas". Las críticas de Ortega, junto a las de su marido, se han dirigido en las últimas semanas a las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), convocada por el presidente. Ambos la rechazaron.

"Sigo siendo chavista, pero tomé la decisión de ir en contra a la ANC porque es ilegal", explicó Ferrer a Globovisión. "La Constitución establece que es el pueblo quien debe decidir". Ortega, acérrima defensora de los Derechos Humanos y de la Constitución, asegura que la Constituyente pretende "encarcelar a los disidentes" y "hundir a Venezuela".

"Heroína de las protestas"

En una entrevista concedida a un diario argentino antes de celebrarse las elecciones, la fiscal general se definió a sí misma como "una mujer de principios". "Yo actúo apegada a la Constitución y las leyes, guiada siempre por la ética, la moral, la honorabilidad, la decencia, la honestidad, la transparencia y la imparcialidad", agregaba, negándose a considerarse a sí misma "heroína de las protestas". "Y no pretendo erigirme como tal. Soy la fiscal general de la República y mi compromiso es con el país, la democracia y el pueblo venezolano".

Meses después de su primera declaración contra Maduro, Ortega Díaz reavivó sus críticas asegurando que una de las más de un centenar de muertes registradas durante las protestas no había ocurrido tal y como afirmaba el Gobierno. El Ejecutivo había asegurado que Juan Pablo Pernalete, muerto el 26 de abril en Caracas, había sido herido por una pistola utilizada en ganadería. La fiscal, no obstante, confirmó que la causa de su muerte había sido el impacto de un bote de gas lacrimógeno, lanzado por las fuerzas de seguridad.

Protesta por la muerte de Juan Pablo Pernalete (REUTERS)
Protesta por la muerte de Juan Pablo Pernalete (REUTERS)

Sus continuos desafíos al presidente le han valido varias investigaciones. Este mismo mes, la Contraloría abría un procedimiento de fiscalización contra el Ministerio Público, algo inédito, para estudiar la gestión de Ortega Díaz. Y, advirtió el contralor, en caso de detectar irregularidades, el Gobierno de Maduro "dará inicio a los procedimientos a que haya lugar". Sin embargo, Luisa Ortega no se rindió y aseguró que no se iría hasta 2021 a no se que sea destituida. Finalmente ha ocurrido: la nueva ANC ha decretado su salida de la Fiscalía.

No obstante, a pesar de la espada que pendía sobre su cabeza, la fiscal no dejó de criticar lo que considera injusto. "Maduro quiere perpetuarse en el poder, quiere mantener sometido al pueblo, plagarlo de hambre y miseria, de represión, de angustia y de desesperanza", aseguró, en otra entrevista concedida al venezolano 'El Nacional'. Y así es como, asegura, se ha promocionado la Asamblea Constituyente. "Bajo amenazas".

Su crítica, no obstante, empieza y acaba en Maduro y no alcanza al fallecido presidente Hugo Chávez, al que recuerda como "un gran humanista", un "demócrata que siempre escuchó al pueblo, que tomó en cuenta su sentir y que le dio el verdadero valor a la participación ciudadana". "Y además, fue respetuoso con los Derechos Humanos".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios