la historia de max, un niño de 9 años

El niño de 9 años que ha disparado las donaciones de órganos en Reino Unido

La familia de Max, de 9 años y británico, pide que todos los ciudadanos sean considerados donantes a no ser que estipulen lo contrario en vida. Su propuesta ha llegado al Parlamento

Foto: La lucha de un niño británico para lograr un trasplante. (EFE)
La lucha de un niño británico para lograr un trasplante. (EFE)

Max Johnston, de nueve años, lleva seis meses esperando un trasplante de corazón en Reino Unido. El joven se enfrenta a una carrera a contrarreloj, y es que sufre una miocardiopatía que por el momento ha conseguido mantener a raya con un dispositivo de asistencia ventricular. De todos modos, su familia asegura que se trata de una solución temporal, por lo que ha organizado una campaña en el 'Daily Mirror' para exigir un cambio en la regulación de las donaciones en Reino Unido. Bajo el lema de "cambie la ley por Max", este jueves consiguieron que su petición llegara al Parlamento británico.

La propuesta del tabloide aboga por que todos los ciudadanos sean considerados donantes a no ser que estipulen lo contrario en vida. De esta manera, los órganos de los fallecidos sobre los que no se sepa qué postura tenían al respecto pasarían a ser aptos para el trasplante, lo que haría innecesario darse de alta en los registros correspondientes. Según asegura el tabloide, esta medida aumentaría el número de donantes hasta un 25%, a lo que se suma que regiones como Gales ya funcionan bajo este sistema.

"He visto que la primera ministra se está planteando cambiar la ley después de leerlo en vuestro periódico. Me gustaría decirle que, por favor, lo haga de inmediato, porque eso sería estupendo no solo para mí, también para otros niños", explicó el propio Max al 'Daily Mirror' el pasado 4 de julio. El pequeño no pierde la esperanza y, como tuvo que pasar su noveno cumpleaños en el hospital, ya planea celebrar una fiesta en cuanto le trasplanten el nuevo corazón.

Tras la publicación de varios artículos sobre Max, su familia ha conseguido que el Partido Laborista presente su propuesta en el Parlamento. "Sabemos que la mayoría de personas está dispuesta a donar sus órganos tras la muerte, pero que por una razón u otra nunca llegan a registrarse para ello", argumenta el diputado Geoffrey Robinson. Según una reciente encuesta de la Asociación Médica Británica, el 66% de los ciudadanos de Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte "desea" donar sus órganos tras la muerte, pero solo un 39% se inscribe en los registros.

Aunque todavía es demasiado pronto para saber la fecha en la que el Parlamento votará esta propuesta, Robinson asegura que han "recibido apoyo de todas las partes" y espera que "el Gobierno responda positivamente". Además, el 'número dos' del Ejecutivo de Theresa May, Damian Green, reconoció durante la sesión de este jueves que "se puede hacer más" para mejorar el sistema de donantes: "El Departamento de Salud está estudiando el impacto de este cambio en Gales para ver si puede dar lugar a un mayor número de órganos diponibles para los trasplantes".

Más allá del caso concreto, el tabloide asegura que tras publicar estos artículos han conseguido que 10.000 personas apoyen el cambio de ley y que 1.000 británicos se incriban en el registro de donantes de órganos. "A veces nos sentimos muy solos y la tristeza está siempre presente. La ley condena a muerte a muchas personas debido a la escasez de donantes, y esta campaña me ha devuelto la esperanza", aseguraba este jueves la madre del pequeño, Emma Johnston. En 2016, 457 personas murieron en Reino Unido mientras esperaban un trasplante.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios