encuentran el aparato en una pista en el norte

¿Qué pasa en Venezuela? Un helicóptero ataca el Ministerio del Interior y el Supremo

Un helicóptero ha abierto fuego contra las sedes del Ministerio de Interior y del Tribunal Supremo (TSJ) en Caracas. El Gobierno acusa a la CIA y habla de "intentona golpista"

Foto: Un helicóptero dispara y lanza granadas contra el Supremo e Interior en Venezuela
Un helicóptero dispara y lanza granadas contra el Supremo e Interior en Venezuela

Inspector de la policía científica, piloto, paracaidista y buzo de combate. El nombre de Óscar Pérez, el hombre que pilotaba el helicóptero que abrió fuego contra las sedes del Ministerio de Interior y del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en Caracas, ha irrumpido en la crisis venezolana tras 90 días de protestas opositoras en las que han muerto más de 70 personas.

Según el Gobierno, Pérez sería el líder de un grupo de uniformados que robó un helicóptero en la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, voló hasta la sede del Ministerio del Interior y realizó 15 disparos sobre una fiesta con unos 80 invitados. Después, se dirigió al Tribunal Supremo de Justicia, donde además de disparar mientras se producía una sesión en la Sala Constitucional lanzaron al menos 2 granadas. Por el momento, el helicóptero ha aparecido en una pista clandestina en Caruao -norte del país- pero se desconoce el paradero del grupo, "una coalición de funcionarios militares, policiales y civiles en contra de este Gobierno transitorio y criminal”, según afirma el propio Pérez en varios vídeos colgados en Instagram.

Tras el ataque, vehículos militares rodearon el Palacio de Miraflores en un despliegue destinado a proteger al Gobierno. La acción fue el epílogo de una jornada especialmente violenta, en la que los enfrentamientos llegaron al interior de la sede parlamentaria, con choques entre diputados y policías, y con un ataque a la Asamblea Nacional de manifestantes armados con cohetes pirotécnicos.

En vídeos publicados en cuentas de Twitter e Instagram se puede escuchar el sonido de disparos y detonaciones sobre el Supremo. "Dos granadas fueron lanzadas hacia el TSJ, una detonó y la otra quedó en la avenida Baralt. Zona tomada por militares. 7:30 pm", explica el periodista Deivis Ramírez, citado por el diario 'El Nacional'.

El Gobierno de Venezuela asocia al inspector adscrito a la división de transporte aéreo de la policía científica (CICPC) con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense. El ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, ha declarado que estos ataques forman parte de "una escalada golpista contra la Constitución y sus instituciones". Según Villegas, "el complotado" voló la aeronave hasta el Ministerio de Interior, en el centro de la capital y "efectuó alrededor de 15 disparos contra la edificación", mientras en la terraza de ese organismo se realizaba un "agasajo" con unas 80 personas. Luego, se dirigió a la sede del Poder Judicial donde "fueron efectuados disparos y lanzadas al menos cuatro granadas de origen colombiano y fabricación israelí, de las cuales una no estalló y fue recogida".

Poco antes del ataque, se había difundido un vídeo protagonizado por Óscar Pérez con un mensaje llamando a militares, policías y civiles a una insurrección contra el gobierno de Maduro. "Hacemos un llamado a todos los venezolanos de oriente a occidente, de norte a sur (...) para reencontrarnos con nuestra fuerza armada y juntos recuperemos nuestra amada Venezuela", señala en una parte de la grabación, en la que habla directamente a cámara, flanqueado por cuatro hombres enmascarados que portan rifles de asalto.

Imagen del vídeo que grabó el supuesto autor del ataque.
Imagen del vídeo que grabó el supuesto autor del ataque.

Medios venezolanos resaltan que Pérez sería un agente altamente entrenado, parte de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) y que fue jefe de operaciones de la División Aérea del cuerpo policial.

Mientras, Villegas asegura que Pérez está siendo investigado por sus "vínculos con la Agencia Central de Inteligencia" y la embajada de Estados Unidos en Venezuela. "Así como sus vínculos con un exministro del Interior quien recientemente ha confirmado públicamente sus contactos con la CIA", dijo en alusión a Miguel Rodríguez Torres, quien denunció la "falsedad" de un documento hecho público por un medio progubernamental que le relaciona con la CIA.

Para el Gobierno venezolano, estos son ataques de carácter terrorista "enmarcados en la ofensiva insurreccional adelantada por factores extremistas de la derecha venezolana con apoyo de gobiernos y poderes extranjeros". Villegas destacó que la Fuerza Armada y los cuerpos de seguridad del Estado se encuentran desplegados con el objetivo de capturar al autor de estos hechos y exhortó a la ciudadanía a comunicarse con las autoridades a través del 911 en caso de tener información sobre el paradero de Pérez. Asimismo, emplazó a la oposición venezolana y a todos los factores políticos del país a condenar "resueltamente" estos hechos y a "desligarse de la violencia".

Arrestos de militares

El pasado seis de junio, la agencia Reuters publicaba que al menos 14 militares habían sido detenidos acusados de traición y rebelión. Según documentos a los que tuvo acceso este medio, distintos mandos, incluyendo coroneles y capitanes, están recluidos en la cárcel militar de Ramo Verde –donde también se encuentra detenido Leopoldo López– desde su arresto a principios de abril. Fue justo cuando se iniciaron las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Todo en medio de rumores que hablan de una depuración de las fuerzas armadas para callar las posibles voces disidentes. Y para poner precauciones ante un posible golpe.

En enero de este año se procesó a 4 civiles y 4 militares por su presunta participación en el “golpe azul”, una presunta intentona golpista que fue denunciada por el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, en febrero de 2015.

Maduro, que ayer amenazó con "ir a las armas" si se destruye la revolución bolivariana, siempre ha recurrido al "enemigo exterior" y la denuncia de intentos de golpe de Estado, hasta el punto de que el Gobierno ha utilizado en ocasiones la expresión "golpe de Estado continuado". Solo un día después de hacerse con la presidencia -el 14 de abril de 2013-, Maduro ya recurrió a la amenaza de una sonada. El 10 de abril, al inicio de las protestas que ahora cumplen 90 días, el chavismo afirmó que se enfrentaba a “un golpe de Estado de la oposición, con apoyo de la OEA (Organización de Estados Americanos) y la Casa Blanca bajo órdenes del Departamento de Estado de EEUU”. Días después, el 19, el presidente declaró que se había dado un “contragolpe fundamental en el espinazo al golpe de Estado que venimos derrotando”.

A mediados de abril, cuando eran especialmente intensos los rumores sobre un golpe -"inminente" según empresarios y activistas políticos con buenas conexiones con Venezuela- Maduro realizó un significativo discurso ante miembros de las fuerzas armadas y de la Milicia Bolivariana: "No es tiempo de traidores, no es tiempo de traición, no es tiempo de vacilantes; que cada quien se defina: si estamos con la patria o en contra de ella". Poco después se empezó a hablar de los arrestos de militares de los que informó la agencia Reuters.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios