PODRÁN SEGUIR VIVIENDO EN SUELO BRITÁNICO

May garantiza derechos sociales a los europeos con cinco años en Reino Unido

La primera ministra británica ha asegurado a los Veintisiete que “Reino Unido no quiere que nadie tenga que irse, ni que las familias se dividan”

Foto: La canciller alemana, Angela Merkel (c), junto a la primera ministra británica, Theresa May, en Bruselas. (Reuters)
La canciller alemana, Angela Merkel (c), junto a la primera ministra británica, Theresa May, en Bruselas. (Reuters)

“Ningún ciudadano de la Unión Europea que esté actualmente viviendo en Reino Unido de manera legal será obligado a marcharse del país una vez que salga de la Unión Europea”. Este es el “claro compromiso” que la primera ministra británica, Theresa May, ha asumido este jueves ante sus socios, dejando de un lado su retórica más dura. Durante la cumbre europea celebrada este jueves en Bruselas, la premier ha cumplido con lo que prometió: una propuesta para dar garantías a los europeos que viven en su país de que, pese al Brexit, podrán seguir adelante con sus vidas. Al menos a priori.

May ha asegurado a los Veintisiete que “Reino Unido no quiere que nadie tenga que irse, ni que las familias se dividan”, según un alto funcionario británico. Y por eso, los ciudadanos con más de cinco años en el país tendrán la oportunidad de regularizar su estatus, para seguir viviendo en suelo británico. Es más, si lo hacen, a ojos del Londres serán igualados a los ciudadanos británicos.

Durante la cumbre, May ha expuesto estos puntos a sus socios, que han guardado silencio, tal y como se esperaba. La idea era evitar que el encuentro pudiera convertirse algún tipo de negociación, ya que ésta está en manos de los negociadores y, en el caso de la UE, son encabezadas por la Comisión Europea en nombre de los Veintisiete. No obstante, la canciller alemana, Angela Merkel, ha asegurado que son un buen punto de partida. Aunque ahora, esperan que la semana que viene la oferta se presente en detalle. Hasta entonces, estas son las líneas maestras que se han dado a conocer la “oferta generosa” de la premier:

¿Qué tendrán que hacer para quedarse?

La letra pequeña está aún por aclarase. Por ejemplo, queda por saber cuál será la fecha de corte a la hora de contabilizar esos cinco años. May ha dicho que en cualquier caso, no será anterior a la activación del proceso del Brexit, lo que se llevó a cabo el pasado 29 de marzo. Y que tampoco será posterior a la fecha en la que se consume la salida del país de la Unión Europea, prevista para el 29 de marzo de 2019.

Dicho de otro modo: aquellos que el pasado 29 de marzo ya llevaban cinco años en Reino Unido podrán ser considerados como británicos. Aquellos que cumplan el lustro entre esa fecha y el 29 de marzo de 2019, tienen oportunidades de acceder al mismo estatus de residencia en el país, con todos los derechos que se le asociarán.

¿Qué derechos tendrán?

Según May, estos europeos “serán tratados como si fueran ciudadanos británicos” de cara a la sanidad, la educación, los beneficios sociales y las pensiones.

¿Qué pasa con los que llevan menos de 5 años?

Aquellos que no acumulen los cinco años establecidos, pero que hayan llegado antes de la fecha de corte por determinar (entre el 29 de marzo de este año y el 29 de marzo de 2019), podrán quedarse en Reino Unido hasta que cumplan los cinco años de residencia, tras lo que tendrán derecho a solicitar un permiso de permanencia.

¿Cuánto tiempo habrá para hacer los trámites?

Aún está por decidir, pero May ha dicho a sus socios que calcula que se concederá un periodo de gracia de unos dos años para que aquellos que lo deseen puedan regularizar su estatus. “No se pondrá a nadie al borde del precipicio”, ha asegurado la primer ministra británica. La idea es evitar reclamaciones dentro de, digamos, una década. Eso sí, “todos los que hayan llegado a Reino Unido o los que lo hagan antes de que salgamos de la UE tendrán la oportunidad de regularizar su estatus, bajo nuevas reglas”.

Un manifestante con una máscara de Theresa May posa fuera de Downing Street. (Reuters)
Un manifestante con una máscara de Theresa May posa fuera de Downing Street. (Reuters)

Además, la premier ha dicho que se tratará de agilizar los trámites burocráticos, para poder registrar a todos los que lo soliciten de manera ágil. Para ello, ha dicho, recurrirán también a herramientas digitales.

¿Quiénes salen perdiendo?

Los europeos que lleguen a Reino Unido después de la fecha de corte se encontrarán en una situación peor que los que les precedieron. Aún se desconoce la fecha, pero en cualquier caso está claro -como era de esperar- que aquellos que se muden al otro lado del Canal de la Mancha una vez se ejecute el Brexit se verán en una situación menos ventajosa.

Pero, ¿qué sucederá hasta el Brexit?

Hasta que Reino Unido salga de la Unión Europea, los nacionales de cualquier miembro de la Unión Europea tienen sus derechos protegidos por la legislación europea, que se sigue aplicando en el país hasta que este abandone el club comunitario.

¿Qué pide Londres?

De entrada, reciprocidad: que todo lo que ellos ofrezcan a los europeos sea, a su vez, garantizado a los británicos que están en la Unión Europea. Esto, dice May, es “vital”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios