el giro clave en la campaña

20.000 policías menos: May pasa a ser la candidata de los recortes en seguridad

En cuestión de horas, May se ha convertido en la candidata de los recortes en materia de seguridad. El perfil que utilizan ahora sus oponentes no resulta atractivo en una sociedad en estado de shock

Foto: Policías corren hacia el puente de Londres tras el ataque con furgoneta. (Reuters)
Policías corren hacia el puente de Londres tras el ataque con furgoneta. (Reuters)

Cuando los británicos acudan a las urnas este jueves, estarán aún muy recientes las imágenes del atentado de Londres, el tercero cometido en Reino Unido en tan sólo 72 días. La 'premier' Theresa May propone ahora revisar la legislación antiterrorista si gana los comicios. "Hay demasiada tolerancia con el extremismo en este país [...] y las cosas tienen que cambiar de un modo fundamental", sentenció. El problema es que en cuestión de horas, la líder 'tory' ha pasado de ser la candidata más seria para llevar las negociaciones del Brexit a la candidata de los recortes en materia de seguridad. Y el nuevo perfil que utilizan ahora sus oponentes no resulta especialmente atractivo en una sociedad aún en estado de shock.

[Presión a May por un informe secreto sobre radicalismo]

La cuestión es que May no solo fue parte del anterior Gobierno 'tory', sino que durante seis años estuvo al frente del ministerio del Interior. Los tijeretazos que metió en presupuestos y número de agentes se han convertido ahora en la mejor baza para la oposición.

Desde 2010, cuando David Cameron se trasladó a Downing Street obsesionado con reducir el déficit, hay 20.000 policías menos patrullando las calles. Según el último informe publicado por la Cámara de los Comunes, la fuerza total de agentes de Policía en el Reino Unido aumentó año tras año entre 2003 y 2010. En 2003, había 155.000 oficiales. En 2010, 171.600.

Pero desde que Cameron, con May como ministra del Interior, tomó las riendas del Ejecutivo, el número de policías ha caído cada año. A 31 de marzo de 2016, había un total de 151.000 agentes que operaban dentro del Reino Unido. Esto representa una reducción del 2,5% con respecto a 2003 y una disminución del 11,7% respecto a 2010.

Según las últimas cifras oficiales, en Inglaterra y Gales -que es donde May tenía competencias, ya que Escocia e Irlanda del Norte regulan su propio cuerpo de Policía- a 31 de marzo de 2016, en las 43 unidades de Policía había poco más de 124.000 agentes, lo que supone una cifra récord de mínimos.

Dos policías en el Puente de Londres tras el atentado que dejó siete muertos en la capital. (Reuters)
Dos policías en el Puente de Londres tras el atentado que dejó siete muertos en la capital. (Reuters)

A principios de marzo, días antes de que un hombre atropellara a decenas de peatones en el puente de Westminster para empotrarse luego contra la valla del Parlamento, otro informe sobre la eficacia policial elaborado por la Inspección General de Policía de Su Majestad (HMIC), descubrió una serie de prácticas "peligrosas" y "perturbadoras" llevadas a cabo por los agentes para hacer frente a recortes presupuestarios superiores al 20%.

En este sentido, el HMIC denunció que 67.000 sospechosos que estaban siendo investigados no habían sido incluidos en la base de datos. En agosto del año pasado, por ejemplo, había 45.960 casos que no habían sido metidos en el sistema por delitos como terrorismo, asesinato y violación. “En demasiadas unidades, hay una falta de control, supervisión, gestión activa, persecución y seguimiento de sospechosos buscados", recalcó el informe.

“El público estará preocupado y comparto sus preocupaciones”, dijo entonces el Sargento Gavin Thomas, presidente de la Asociación de Superintendentes de Policía de Inglaterra y Gales. “En la actualidad hay 34.000 empleados menos en el cuerpo de Policía que en 2010, incluidos 19.000 oficiales. El presupuesto también se ha reducido con el tiempo”, manifestó.

Pese a los esfuerzos de May este lunes por centrar de nuevo la campaña en el Brexit, todas las preguntas de la prensa han ido dirigidas a la cuestión de los recortes. La 'premier' ha vuelto a reiterar su intención de dar más poderes a los agentes si gana los comicios. Pero las respuestas no satisfacen al resto de los partidos.

Nuevos reclutas de la Academia de Policía  Metropolitana, en Londres. (Reuters)
Nuevos reclutas de la Academia de Policía Metropolitana, en Londres. (Reuters)

Es más, el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, que en las últimas semanas ha acortado considerablemente las distancias con los 'tories', ha llegado a pedir la dimisión de May. “Uno no puede proteger al público haciendo un barato. La Policía y los servicios de seguridad deben obtener los recursos que necesitan, no reducir en 20.000 el número de agentes. May ya fue advertida por la Federación de Policía, pero los acusó de lloricas”, ha señalado.

Erradicar la financiación del terrorismo

Por su parte, Tim Farrow, líder de los Liberal Demócratas –formación que gobernó en coalición con los tories de 2010 a 2015- ha publicado un artículo en 'The Guardian' donde reta a la premier a un difícil desafío. “Cuando prestamos nuestro apoyo al gobierno para extender los ataques aéreos contra el llamado Estado Islámico en Siria, una de las demandas claves que hicimos fue elaborar un informe sobre la financiación extranjera del extremismo aquí en Reino Unido”, recalca. “El entonces primer ministro, David Cameron, aceptó esa demanda. Theresa May ahora tiene una opción. ¿Publica ese informe o lo mantiene oculto?”, destaca.

Según Farrow, si May habla de la necesidad de tener algunas “conversaciones difíciles y a veces vergonzosas”, eso debería incluir “exponer y erradicar la fuente de financiamiento del terrorismo”. “Englobaría incluso conversaciones difíciles y vergonzosas con estados como Arabia Saudí, del que el gobierno dice que son nuestros aliados”, matiza.

Tras el atentado de Mánchester, donde el hijo de un refugiado libio se inmoló dejando 22 personas muertas y decenas de heridos, Middle East Eye ya reveló que el Ejecutivo británico operó una política de "puertas abiertas" que permitió a los exiliados libios y ciudadanos británicos de origen libio unirse al levantamiento que terminó con el Gadafi, sin importar que muchos de ellos habían estado sujetos a órdenes de control antiterrorista. En definitiva, los expertos coinciden en que cada vez resulta más complejo para las autoridades controlar una nueva forma de terrorismo, donde “lobos solitarios” siembran el terror con coches y cuchillos como armas. Pero no cabe duda, que las últimas informaciones ponen ahora en una situación extremadamente difícil a una candidata con un pasado como ministra de Interior que queda ahora en entredicho.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios