LOS TESTIGOS DEL ATENTADO

"El policía nos cerró la verja del metro y sacó su pistola"

Juan Graña y Raquel Espunyes han sido testigos del ataque de Londres. Una mientras volvía a casa y otro cuando se disponía a dar una vuelta por los alrededores. El Confidencial habla con ellos

Foto: La Policía organiza la evacuación del puente. (Reuters)
La Policía organiza la evacuación del puente. (Reuters)

"Nunca piensas que te puede tocar algo así", apunta Juan Graña, argentino residente en Londres desde hace nueve meses. El sábado por la tarde salía de la residencia donde vive para dar un paseo con un amigo​ por los alrededores de Borough. "Al llegar a una esquina oímos disparos y un policía vino a decirnos que corriéramos o que nos escondiéramos en algún sitio".

Él y su amigo decidieron meterse en la estación de metro junto a otras 25 personas. "El policía cerro la verja y sacó su arma porque no sabía si alguno de los atacantes se dirigían al lugar". De las 25 personas iniciales pasaron a 100, cuando los viajeros del metro intentaron salir a la calle. "Algunos lloraban, otros llamaban a sus familiares para decirles que estaban bien y para enterarse de qué estaba pasando. No sabíamos nada".

15 minutos más tarde, el policía decidió abrir la puerta, "pero te entra la duda, ¿sales y te encuentras al atacante o te vas a casa? Juan y su amigo decidieron volver a la residencia. "No siento miedo pero creo que es por una cuestión de negación, pensar que a ti nunca te va a pasar a pesar de que estuve a menos de 200 metros del atentado".

"Pasé cinco minutos antes"

Raquel Espunyes es estudiante de un Master de Periodismo en Londres y la tarde del sábado la había dedicado con tres amigos a hacer un reportaje sobre arte callejero, al sureste de la ciudad. Llegaron a London Bridge para coger el tren y volver a casa pero empezaron a oír sirenas de policía. Vieron una furgoneta con las puertas abiertas y agentes corriendo "como si buscaran a alguien". "Cuando vi la furgoneta lo primero que pensé fue en un ataque terrorista", reconoce Raquel desde la capital británica. "Si paso cinco minutos antes, estoy debajo de la furgoneta".

La Policía les obligó a alejarse de la zona, "nos quedamos a unos 200 metros", sin darles ningún tipo de información. "Ellos tampoco sabían bien qué estaba pasando". Decidieron quedarse para grabar la situación, vídeos que subieron a Twitter y los medios británicos comenzaron a difundir. "Intentamos no echar a correr para no entrar en pánico aunque tuviésemos miedo".

Se quedaron y recibieron a los primeros reporteros de los medios de comunicación más tarde. "No teníamos mucha batería en los móviles pero grabamos lo máximo que pudimos de lo que pasaba en la calle". Raquel lleva un año viviendo en la ciudad y reconoce que no tiene miedo. "Londres es muy seguro y estas cosas no se pueden controlar".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios