"El niño de delante no me llegaba a la cintura. Saqué los codos para evitar una estampida"
  1. Mundo
22 muertos y 59 heridos

"El niño de delante no me llegaba a la cintura. Saqué los codos para evitar una estampida"

La artista que ofrecía el concierto, Ariana Grande, es muy popular entre los más jóvenes, por lo que el Manchester Arena estaba lleno de niños en el momento del atentado

Foto: Ataque terrorista en Mánchester deja al menos 19 muertos y 50 heridos. (Reuters)
Ataque terrorista en Mánchester deja al menos 19 muertos y 50 heridos. (Reuters)

Pasadas las diez de la noche, Ana María Martínez se encontraba en el Chetham´s School of Music, un internado de Mánchester en el que trabaja como profesora de español desde hace año y medio. Tanto los alumnos como ella duermen en el centro, por lo que la maestra estaba pasando lista para asegurarse de que no faltaba nadie cuando "de repente se escuchó una explosión". Ana María no supo qué había ocurrido hasta horas después, pero en ese momento 22 personas morían asesinadas a 138 metros de donde se encontraba ella.

['¡Oh, my God!': los vídeos del atentado en Mánchester]

Lo primero que hizo tras recuperarse del sobresalto fue reunir a los alumnos para pasar lista de nuevo. "Gacias a Dios estaban todos dentro", explica a El Confidencial, y es que al otro lado del muro la situación era caótica: "Sirenas, gente gritando... Desde mi piso yo veía que la gente salía corriendo del Manchester Arena". De todos modos, la profesora reconoce que en un primer momento no pensó que fuera una bomba, sino "una estampida".

[Toda la información sobre el atentado de Manchester]

Ante la falta de información, los profesores decidieron reunirse en el salón principal y encender el televisor para saber más sobre lo que estaba ocurriendo. Mientras las noticias hablaban de una explosión, ellos veían llegar los coches de policía y las ambulancias a través de las ventanas. "Entonces entendimos que bueno no era, pero manteníamos la esperanza de que no hubiera víctimas", explica. De todos modos, a la una de la mañana se desvanecía este consuelo tras confirmarse las primeras muertes. "Ahí ya entramos en shock. Y así seguimos".

Españoles en el horror de Mánchester

Las dudas que experimentó la profesora también se vivieron en el interior del propio Manchester Arena, donde se encontraba Ivo Delgado, un periodista de Valladolid con el que han podido hablar El Confidencial y el programa 'Más de Uno' de Onda Cero. "En ese momento nos encontrábamos dentro del estadio, en la zona sur. Ya habían encendido las luces y estábamos cogiendo los abrigos para salir cuando escuchamos el estruendo", explica a este diario. Según describe, fue entonces cuando comenzaron los gritos, y es que "el aforo era principalmente gente joven, niñas de entre 10 y 15 años o incluso menores".

"La gente echó a correr, que es el primer instinto que te viene, hasta que te intentas mentalizar de que puede ser otra cosa, que simplemente algo se ha caído", señala. De todos modos, Delgado empezó a dudar de que esto fuera posible cuando llegó a un pasillo lleno de humo. "Había un miembro del equipo de Ariana indicándonos la salida y a su lado había una persona herida y otras dos sentadas contra la pared", explica. "Nos dijeron que saliéramos, así que lo que hicimos fue sacar los codos para evitar una estampida. El niño que tenía delante no me llegaba a la cintura", añade.

A lo largo de la entrevista, Delgado repite una y otra vez la gran cantidad de niños que se encontraban en el concierto. "A mi izquierda se sentaban dos niñas de cinco y seis años", recuerda compungido. Aunque por el momento no se ha revelado dato alguno sobre las 22 víctimas del atentado, se teme que la mayor parte sean menores. Tan pronto como se le pregunta a Delgado sobre ello, su dolor se convierte en rabia. "No me entra en la cabeza. Estamos hablando de un país en el que hay concierto cada día y han elegido este".

Atentado Mánchester Atentado Reino Unido Ariana Grande
El redactor recomienda