Las siete figuras clave del Brexit: de Theresa May a la reina Isabel II
  1. Mundo

Las siete figuras clave del Brexit: de Theresa May a la reina Isabel II

Estas siete personalidades británicas tuvieron mucho que decir durante la campaña del Brexit y serán claves para la futura salida de Reino Unido de la UE

placeholder Foto:

Theresa May


El artículo 50 ya está en marcha. Theresa May, que había apoyado la permanencia en la UE -aunque casi no participó en la campaña-, abraza la colosal tarea de liderar las negociaciones con Bruselas y unificar un país desgarrado por la feroz campaña del Brexit. La 'premier' ha apostado por sacar al país del mercado único en aras del control absoluto de la inmigración, el catalizador clave en el divorcio con la UE para la sociedad británica. Ahora deberá encontrar, en el plazo fijado para las negociaciones de dos años, un acuerdo que convenza a todo Reino Unido —Escocia ya se revuelve— y a la propia Unión. La retirada de Johnson —y posteriormente de Andrea Leadsom— abrió la puerta a esta política de inmensa experiencia y discursos despiadados. Theresa May, considerada una figura unificadora de los 'tories', se convirtió en julio de 2016 en la segunda mujer tras Margaret Thatcher que ocupaba el número 10 de Downing Street.

[Siga en directo la activación del Brexit​]

David Cameron

Perdió —ganó el Brexit— y tuvo que dimitir. Contrario a la ruptura con Bruselas, pero acosado por el avance del eurófobo Ukip y la presión del bando euroescéptico de los 'tories', David Cameron se vio obligado a cumplir su promesa electoral de convocar un referéndum sobre la permanencia en la UE. El ex primer ministro había ganado las generales de mayo de 2015 con mayoría absoluta y el compromiso de permitir a los británicos decidir su futuro en Europa. Antes de fijar una fecha para el plebiscito, Cameron lo intentó todo: negoció durante meses con los Veintisiete en busca de una reforma de la UE —que, entre otras cosas, permitiera a Londres retirar ayudas a los inmigrantes europeos—, lideró una campaña basada en las oscuras consecuencias económicas del Brexit —estrategia que dio buenos resultados en el referéndum de Escocia—, machacó a sus ciudadanos con argumentos prácticos para seguir en la Unión... Fue inútil. Horas después de conocerse el resultado de la consulta, presentó su dimisión. El líder 'tory' de origen aristocrático que había sacado al Reino Unido de la recesión se convirtió en el 'premier' que perdió Europa.

[Siga en directo la activación del Brexit​]

Boris Johnson

Fue el líder oficioso de la campaña por la ruptura, pero en su decidido apoyo al Brexit había mucho de política interna y menos de antieuropeísmo. El nombre del actual ministro de Asuntos Exteriores y exalcalde de Londres sonaba con fuerza por aquel entonces como posible sustituto de Cameron. Boris Jonhson es un excéntrico, pero también una marca rentable para cualquier campaña. Atrae el voto joven, engatusa a sus críticos y dispara las audiencias. Su estrategia ante el referéndum refleja su condición de 'animal político': si ganaba el Brexit, se desencadenaría una lucha fratricida por el liderazgo del Partido Conservador, ya muy dividido a cuenta del referéndum. En medio de la tormenta, se postularía como el mejor candidato a la sucesión. Si vencía la permanencia, contaba con retener el apoyo de los 'tories' euroescépticos, bando mayoritario en las filas de los conservadores (70% de miembros de la formación y 40% de los diputados, según el Bow Group). Pero cometió un error de cálculo: Michael Gove, quien debía dirigir su campaña, entró de lleno en la lucha por el trono y el 'tory' de melena albina retiró su candidatura.

[Siga en directo la activación del Brexit​]

Nigel Farage

Nueve días antes del referéndum, inmerso en una campaña febril y marginado por los dos bandos (Leave y Remain), admitió que no tenía "ni idea" de las consecuencias de la ruptura con la UE. Así es Nigel Farage, el político que alcanzó récords de popularidad entre sus compatriotas con las puñaladas verbales que dedicaba a sus rivales. Una fórmula tan efectiva como la carta de la inmigración, que Farage retorció hasta el extremo para atraer a los detractores de la UE. Un ejemplo: durante una aparición en la cadena ITV junto a Cameron, el exlíder del Ukip llegó a vincular la entrada de inmigrantes con el riesgo de que se produjeran ataques sexuales. Días después, el bando del Brexit obtuvo una ventaja de 10 puntos en los sondeos. Tras el referéndum, dimitió como líder del Partido de la Independencia de Reino Unido: la ruptura había "satisfecho su ambición política" y quería "recuperar su vida". Su última aparición estelar se produjo a miles de kilómetros de la isla que dice amar: fue en Jackson (Misisipi), en un acto de campaña de Donald Trump, en el que hizo una llamada a vencer en las elecciones al poder que representa Washington. Este martes, durante una entrevista con 'The Independent', declaró que se mudará al extranjero si el Brexit es "un desastre económico".

[Siga en directo la activación del Brexit​]

David Davies

¿Factura?, ¿qué factura? El ministro británico para el Brexit, David Davis, rechazó ayer en declaraciones a la BBC que Reino Unido tenga que abonar a Bruselas hasta 50.000 millones de libras (57.800 millones de euros), cifra que los medios han bautizado como "la factura del divorcio". Otra prueba de que 'Monsieur No' —apodo que se ganó por su crítica feroz a las sentencias comunitarias que desautorizaban a las británicas— será un duro interlocutor para Bruselas. Con rango de secretario de Estado, Davis, que estaba en el bando a favor de la ruptura, será el encargado de negociar el coste que debe asumir Londres por la retirada, el estatus legal de los expatriados y la división de activos comunitarios. La estrategia de salida quedó reflejada en 'su' libro blanco, un documento pobre en contenido y forma que anunciaba nuevas leyes de inmigración —un proceso por fases para que las empresas planificasen cómo afrontarlas— y sugería que el Gobierno buscará acuerdos para el sector automovilístico, financiero y farmacéutico. Antiguo miembro de las Fuerzas Especiales, Davis ha destacado en su carrera por defender las libertades civiles con el mismo entusiasmo con el que se opuso a la integración de Reino Unido en la UE.

[Siga en directo la activación del Brexit​]

Michael Gove

Con amigos como Michael, ¿quién necesita enemigos?, debió pensar Cameron durante la campaña del referéndum. La relación entre el ex primer ministro y el exministro de Justicia —May no contó con él para su gabinete— era más que cercana, hasta el punto de que solían pasar las vacaciones juntos con sus esposas. Eso no impidió a Michael Gove convertirse en figura clave del 'Vote Leave'. Definió entonces a los partidarios de la permanencia como “miembros de una élite”, de una hermandad reconvertida en 'establishment' que él prometió combatir. Por eso algunos medios británicos le apodaron Michael 'Che Guevara' Gove. No contento con la 'traición' a Cameron, tras el triunfo del Brexit en el referéndum se la jugó a Boris Johnson, al presentarse como candidato cuando se suponía que iba a dirigir la campaña del exalcalde de Londres —los euroescépticos habían pactado ese tándem para no mostrar señales de división—. El destino le devolvió la bofetada de guante blanco cuando, poco después del referéndum, May le apartó del Gobierno. El hombre que aspiró al liderazgo 'tory' acabó como 'simple' diputado.

[Siga en directo la activación del Brexit​]

La reina Isabel II

Tras mantener la imparcialidad política a la que obliga su cargo, 24 horas antes del trascendental referéndum, la reina Isabel II pidió a varios invitados durante una cena oficial que le dieran "tres buenas razones" para que Reino Unido no abandonase el club comunitario. Una pregunta que ya había hecho a sus amigos cercanos y a miembros de su familia. El tabloide 'The Sun' fue entonces demasiado lejos, al asegurar que Isabel II respaldaba el Brexit. Para Buckingham, la reina "se ha mantenido políticamente neutral durante los 64 años de su reinado" —antes del referéndum escocés, instó a "pensar muy cuidadosamente" antes de votar durante una conversación en la calle—. El 16 de marzo, la reina sancionó la ley del Brexit, que autorizaba al Gobierno a comunicar a Bruselas que activa la salida del Reino Unido de la UE. Hasta ahí su papel en el complejo proceso que ya se inicia formalmente; 'The Guardian' publicó este martes que el Gobierno de May ha empezado a dar marcha atrás en su amenaza original de abandonar el bloque sin un acuerdo comercial. El diario cita a fuentes comunitarias.

[Siga en directo la activación del Brexit​]

Brexit Reino Unido Unión Europea Nigel Farage Boris Johnson