vulnerables al cambio en política migratoria

Empresarios británicos temen que el éxodo de trabajadores de la UE comience en 2017

Más del 25% de los empresarios británicos afirma que sus trabajadores comunitarios barajan abandonar Reino Unido en 2017 por el Brexit, según un informe del grupo CIPD

Foto: Vista del Parlamento de Londres durante el atardecer, el 1 de febrero de 2017. (EFE)
Vista del Parlamento de Londres durante el atardecer, el 1 de febrero de 2017. (EFE)

Más del 25% de los empresarios británicos afirma que sus trabajadores comunitarios barajan abandonar Reino Unido en 2017 por el Brexit, según un informe del grupo Chartered Institute of Personnel and Development (CIPD). El porcentaje alcanza el 43% entre empresarios del sector de la educación y el 49% en la atención sanitaria, según una encuesta realizada entre más de 1.000 compañías. El CIPD asegura que el Brexit forzará a las empresas a rediseñar sus planes de formación para adaptarse a la disminución de trabajadores procedentes de la Unión Europea, aunque sostiene que el mercado laboral británico "mantendrá su fortaleza".

La primera ministra británica, Theresa May, se ha comprometido a endurecer los controles migratorios cuando Reino Unido salga del bloque comunitario, algo que probablemente sucederá en 2019, renunciando a cambio al acceso al mercado único. El pasado miércoles, cuando la Cámara de los Comunes votó el proyecto de ley sobre el Brexit, la 'premier' logró que todas las enmiendas fueran tumbadas, incluida la que pedía garantizar los derechos de los europeos que residen actualmente en Reino Unido, unos 2,8 millones.

El CIPD afirmó recientemente que los datos muestran que aquellas empresas con una fuerte dependencia de trabajadores comunitarios encuentran dificultades para cubrir los puestos vacantes. Compañías de los sectores manufacturero, sanitario, alimenticio y hotelero, entre otros, contabilizaron un 45% de puestos de trabajo libres a finales de 2016. Gerwyn Davies, asesor laboral del CIPD, destacó que la cifra de trabajadores no comunitarios en Reino Unido aumentó a menor ritmo entre junio y septiembre que en los meses anteriores al referéndum del Brexit.

"Esto está creando importantes retos de contratación en sectores que tradicionalmente han dependido de trabajadores no británicos para ocupar los puestos vacantes y que son particularmente vulnerables a los futuros cambios en la política migratoria", afirma Davies.

Aunque el mercado laboral británico se verá sin duda afectado por el proceso de ruptura con la UE, la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo (PE) sigue poniendo el foco en el sector financiero. Para el PE, la pérdida del 'pasaporte' es el problema clave del Brexit. La comisión de asuntos económicos del Parlamento comunitario cree que la pérdida del pasaporte que permite a 5.500 empresas financieras británicas operar en el mercado de la Unión será la cuestión fundamental en materia económica en las negociaciones. Un análisis de la comisión señala que 5.476 compañías registradas en el país perderán sus pasaportes para operar en la Unión si Reino Unido sale completamente del mercado único. Otras 8.008 compañías con sede en territorio comunitario también perderían dicha autorización.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios