cuando era alcalde de davao

El presidente de Filipinas admite que mató a delincuentes cuando era alcalde de Davao

"Quería enseñar a los policías que si lo hago yo, ¿por qué no van a poder hacerlo ellos?", manifestó el político de 71 años

Foto: El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. (Reuters)
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. (Reuters)

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, ha reconocido ante la prensa que él mismo mató a delincuentes mientras era alcalde de Davao. Durante sus declaraciones, Duterte ha afirmado que mató personalmente delincuentes y drogadictos y ha defendido su actuación admitiendo que era "para dar ejemplo".

En declaraciones a la prensa, Duterte ha justificado sus declaraciones y admite que no sabe "cuántas balas disparó" y que no puede negar lo ocurrido, añadiendo además que mató concretamente a "tres hombres"

El vídeo recoge las declaraciones del presidente de Filipinas después del discurso que pronunció en un foro empresarial organizado en el palacio presidencial de Malacañang, en Manila, donde admite por primera vez que ha matado a drogadictos y traficantes de drogas mientras era alcalde de Davao, cargo que ejerció durante 22 años. "En Davao, lo solía hacer yo personalmente (matar). Quería enseñar a los policías que si lo hago yo, ¿por qué no van a poder hacerlo ellos?", manifestó el político de 71 años. "Daba vueltas por Davao en mi moto (...) y patrullaba las calles. Realmente estaba buscando jaleo", aseveró el dirigentes.

El jefe de Estado también justificó en este evento la violenta campaña contra las drogas que ha lanzado desde que empezó su mandato, el 30 de junio pasado, y añadió que sólo un tercio de las 5.900 muertes que ha causado esta iniciativa fue en redadas policiales. De estas muertes, más de 4.000 fueron ejecuciones extrajudiciales después de que Duterte llamara en repetidas ocasiones tanto a policías como a ciudadanos a matar a los drogadictos y traficantes que conocieran. "Si conocéis a adictos, matadles vosotros mismos, porque pedírselo a sus padres sería demasiado doloroso", dijo el mandatario poco después de la investidura.

Centro de rehabilitación de drogadictos en Filipinas. (Reuters)
Centro de rehabilitación de drogadictos en Filipinas. (Reuters)

Esa violenta campaña contra el narcotráfico ha sido fuertemente criticada por grupos de defensa de los derechos humanos y organismos internacionales y continentales como la ONU y la Unión Europea (UE).

No es la primera vez que el presidente filipino acapara la atención internacional con declaraciones como esta o como cuando amenazó con retirar a Filipinas de la ONU, cuando dijo que Dios le había hablado o cuando llamó hijo de puta a Obama.

Aunque las encuestas revelan un apoyo abrumador de los filipinos a su presidente, las críticas de sus colegas de la arena política crecen con sus comentarios y decisiones polémicas, como la de permitir el entierro del dictador Ferdinand Marcos en el Cementerio de los Héroes.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios