SU PARTIDO fue fundado por nazis

Norbert Hofer, el ultraderechista con cara amable que puede presidir Austria

El candidato del FPÖ, al que muchos analistas consideran un "lobo con piel de cordero" no se esconde al defender sus planes extremistas con los que busca lograr una "Austria para los austriacos"

Foto: Norbert Hofer durante la campaña presidencial. (Reuters)
Norbert Hofer durante la campaña presidencial. (Reuters)

Hasta hace unos meses Norbert Hofer era poco conocido, pero en este último año ha cobrado especial relevancia. ¿La razón? Puede convertirse en el próximo presidente de Austria, sin ser este el hecho que le hace insólito, sino su condición política.

A pesar de considerarse “moderado”, lo cierto es que pertenece al xenófobo Partido Liberal de Austria (FPÖ), donde se apuesta por una clara política antimigratoria y antiislamista. Estas y otras ideas radicales y de extrema derecha que conforman el perfil del ultraderechista Hofer se recogen en las siguientes preguntas y respuestas clave.

¿Cómo ha llegado Hofer a ser el candidato?

Publicidad electoral en un mitín de hofer. (Reuters)
Publicidad electoral en un mitín de hofer. (Reuters)

Norbert Hofer trabajó como ingeniero en la aerolínea Lauda Air antes de comenzar su carrera política en 1994 en el Partido Liberal, donde se convirtió en el asesor de confianza de Heinz-Christian Strache, líder actual del FPÖ.

Hasta 2007, Hofer fue secretario provincial del partido en Burgenland y, tras ir mejorando el cargo, se convirtió, en 2013, en el tercer presidente del Consejo Nacional de Austria. Un puesto desde el que sugirió anexionar a Austria a la región alpina del Tirol y desde el cual ha ido adquiriendo popularidad hasta que el 28 de enero de 2016 el FPÖ anunció la elección de Norbert Hofer como candidato a la presidencia del país.

Eso sí, antes hubo varios pretendientes al puesto, como el presidente de la corte austriaca, Josef Moser; el defensor del pueblo, Peter Fichtenbauer; y el vicealcalde de Viena, Johann Gudenus, cuyas negativas condujeron a Hofer a posicionarse como la mejor opción.

¿Cuál es el origen del Partido Liberal de Austria?

El FPÖ surgió de la efímera Federación de Independientes, lanzada después de la Segunda Guerra Mundial por antiguos nazis a los que habían quitado su derecho a voto en 1956.

Su primer jefe era un exoficial de las SS, además, también atrajo a pangermanistas, proclives a la unificación de todos los pueblos alemanes, y liberales hartos del 'establishment 'centrista que reinaba en esa época.

Con las bases inspiradas en el nacionalsocialismo, el auge de esta formación no llega hasta las elecciones de 1999, cuando el partido consiguió un 26,9% de los votos que le permitió formar gobierno con los populares OVP y convertir a Susane Riess-Passer, del partido ultraderechista, en vicecanciller.

En las elecciones del pasado 22 de mayo en Austria, el FPO logró su mayor éxito electoral. En las que obtuvieron el apoyo de casi la mitad del electorado en unos comicios en los que perdió por apenas 31.000 votos de diferencia contra su rival directo, Alexander Van der Bellen. Aunque después las elecciones tuvieron que repetirse al detectarse irregularidades en el recuento de votos. Esas elecciones, celebradas después del verano, también fueron anuladas por un defecto en el pegamento de las papeletas conocido como el 'glue gate'.

¿Qué ideas mantiene Hofer en su discurso?

Principalmente defiende una clara postura euroescéptica, xenófoba y extremista.

  • Discurso xenófobo: Tras la llegada de los refugiados a Austria, el FPÖ mantuvo una línea antiinmigrante, que conectaba con el descontento de una parte de la población austriaca a favor de limitar las ventajas sociales que son concedidas a inmigrantes.

    Hofer no ha escondido su opinión sobre la llegada de refugiados y su rechazo a los musulmanes. "El islam no es parte de Austria y si mantenemos nuestra política en el año 2050 la mitad de los menores de 0 a 12 años de todo el país serán musulmanes. No quiero que Austria sea un país de mayoría musulmana", así de directo compareció Hofer ante los medios.


​Tal es la preocupación por la retórica racista que mantiene Hofer que una superviviente del Holocausto ha querido alertar del peligro que supondría la elección de Hofer como presidente. A través de un vídeo viral, Gertrude, como se llama la mujer, pide no votarle en las elecciones de este domingo, argumentando que Hofer "saca lo peor y más bajo de la gente", en una campaña populista que le "recuerda a la de los nazis" en los años 30.

  • Discurso euroescéptico: Aunque no se ha mostrado abiertamente a favor de abandonar la Unión Europea, Hofer sí defiende una “Europa más fuerte” y renacionalizar algunas políticas asumidas por el club comunitario.

    En declaraciones a Euronews el candidato admite que le “parecería un error” abandonar la Unión, pero que, en su opinión: “No se puede admitir la inmigración sin control” y añade, “los inmigrantes no deberían tener la posibilidad de acceder a los beneficios sociales desde el día que llegan, deben primero trabajar”.
     
  • Discurso extremista: Hofer es miembro de una fraternidad universitaria ultraderechista y pangermanista, llamada Marko Germania zu Pinkafeld. Hace unos meses confesó que la capitulación del Tercer Reich “no fue un gran día”. En 2013, participó en el prólogo de un libro de un político del  FPÖ en el que se manifestaban ideas reaccionarias, como que el papel de la mujer es la maternidad y que la nación se fundamenta en el origen étnico de su población.

    Además, en esta obra, que Hofer considera “en general, buena”, también se critica el “multiculturalismo” y la “globalización”, donde se define a la inmigración como “larvas de avispa que devoran lentamente a las orugas desde dentro”.

¿Por qué se le considera populista?

El mismo dilema que se planteaba en EEUU con Clinton y Trump, se plasma ahora en Europa. Alexander Van der Bellen es el progresista de esta lucha electora, y Norbert Hofer es el populista que ha sabido cómo conectar con la desafección política y hartazgo de la gente ante la eterna gran coalición entre conservadores y socialdemócratas, que se alternan en la presidencia y en el Gobierno desde 1945.

Hofer y su partido centran su discurso en el rechazo a la élite, ellos mismos dicen defender a “la gente normal” frente a la élite, en presentarse como los defensores de la gente de la calle y en poner "Austria y los austríacos primero", un mensaje que ha calado en muchos votantes justo cuando el país recibió a casi 100.000 refugiados en 2015.

El rechazo al islam, la advertencia de que entre los solicitantes de asilo vienen terroristas y violadores y las críticas a una UE a la que acusan de imponerse sobre los Estados nacionales, son los pilares de un mensaje que Hofer, experto en comunicación política, transmite con serenidad, voz suave y entre sonrisas.

Hofer ha reforzado sus críticas al islam como algo "que no forma parte de los valores de Austria" con carteles electorales con el lema "Con la ayuda de Dios".

¿Qué recoge su polémico programa electoral?

Limitar la llegada de inmigrantes: Hofer ha centrado su campaña en la limitación y reforma de políticas migratorias, argumentando que el paro y la criminalidad están vinculadas a la llegada de refugiados e inmigrantes.

Migrantes esperan en un campo de refugiados en Idomeni, Grecia. (EFE)
Migrantes esperan en un campo de refugiados en Idomeni, Grecia. (EFE)

Abolición del derecho al matrimonio homosexual: Se muestra como defensor a ultranza del concepto de familia tradicional y está a favor de eliminar este derecho vigente en gran parte de sus vecinos europeos.

Proclive a la posesión de armas: Hofer ha justificado el aumento de la venta de armas en Austria ante “los tiempos de incertidumbre”, incluso ha admitido que él, amante confeso de la armas de fuego, en ocasiones lleva pistola porque “es una persona expuesta”.

¿Qué ocurre si gana Hofer?

Se convertirá en el primer jefe de estado de extrema derecha de Europa desde la segunda Guerra Mundial. El voto a Hofer significaría el latente apoyo al nacionalismo de derechas tras la victoria de Donald Trump, y la prueba de que el 'efecto Trump' ha cruzado el atlántico para instalarse en Europa.

Políticos europeos como Marine Le Pen, presidenta del partido de extrema derecha francés Frente Nacional,  predijo que la victoria de Trump se traduciría en su victoria en las próximas elecciones presidenciales en Francia, y quien sabe si los austriacos, en su turno de elección, se decantarán por Norbert Hofer, al que se le atribuye una estrecha relación con Le Pen y no esconde, como se ha visto, su ideología ultraderechista que se nutre del descontento social sobre la crisis económica, el malestar ante la inmigración y el rechazo a la Unión Europea.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios