Mike Pence

El vicepresidente de Trump se impone en el segundo debate

Hizo lo que el magnate no pudo hacer frente a su rival: explicar sus propuestas. Por ello, su nombre ha comenzado a sonar como posible candidato republicano en 2020

Foto: Mike Pence (I) y Tim Kaine (D). (Reuters)
Mike Pence (I) y Tim Kaine (D). (Reuters)

El debate de anoche entre los dos candidatos a la Vicepresidencia de Estados Unidos, Tim Kaine y Mike Pence, no tendrá una influencia decisiva en la campaña, pero sí servirá para dar algo de impulso a la campaña de Donald Trump, de capa caída tras una semana complicada. Justo el día en que se publicaban varias encuestas en las que se aprecia un notable aumento de la ventaja de la candidata demócrata en los estados que pueden marcar la elección, el Gobernador de Indiana, Mike Pence, hizo un buen papel anoche en el debate, en el que tenía por delante la titánica tarea de defender a Trump. Y salió muy bien parado, sobre todo al conseguir llevar la iniciativa y liderar buena parte del cara a cara. De hecho, hizo lo que Trump no pudo (o no supo) hacer frente a su rival: explicar su propuestas. Por ello, su nombre ya ha comenzado a sonar con fuerza de cara a una posible candidatura para 2020 para el Partido Republicano, un partido hoy dividido, noqueado y huérfano.

Por su parte, a Tim Kaine, senador por Virginia, se le notó más incómodo en este formato. A priori su papel era algo más fácil, por lo que se le vio preparado y a la ofensiva contra Trump desde el minuto uno, pero en general la imagen que transmitió ante las cámaras – y la videopolítica se nutre especialmente de eso – fue la de un candidato más artificial que no terminaba de encontrar su sitio.

Es cierto que el debate tuvo más sustancia que el de la semana pasada, con temas como la pena de muerte, la religión, el aborto o la inmigración, pero la retahíla de ataques y reproches acapararon buena parte del tiempo. Es de esperar que la audiencia haya sido mucho más reducida que la del primer debate y su impacto será muy reducido, especialmente porque todavía quedan dos citas más entre Hillary y Trump: la del próximo domingo 9 y la última y definitiva del 19 de octubre. Para entonces, todavía muchas cosas pueden cambiar. De momento, los republicanos tienen dos noticias, la mala que Trump es su candidato en 2016: la buena, que en 2020 Pence podría serlo.

 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios