Las fuerzas de Al Assad avanzan en la Ciudad Vieja de Alepo
  1. Mundo
SIRIA, EL ESCENARIO DE LA NUEVA GUERRA FRÍA

Las fuerzas de Al Assad avanzan en la Ciudad Vieja de Alepo

La guerra revive la tensión política y militar entre Rusia y EEUU y la formación de bloques. De estas dos potencias depende la solución al conflicto. Mientras, Assad avanza en Alepo

Foto: Un vehículo avanza por un barrio destrozado por los bombardeos en al-Rai, en Alepo, el 26 de septiembre de 2016 (Reuters).
Un vehículo avanza por un barrio destrozado por los bombardeos en al-Rai, en Alepo, el 26 de septiembre de 2016 (Reuters).

Tras días de intensos bombardeos, las fuerzas leales al régimen de Bashar al Assad han logrado avanzar en la Ciudad Vieja de Alepo, en el marco de la gran ofensiva lanzada la semana pasada para hacerse con el control de la segunda ciudad de Siria. El Ejército habría recuperado el control del distrito de Al Farafira tras duros combates contra fuerzas opositoras, según diversas fuentes. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos -organización opositora con sede en Londres- tan solo confirmó un "avance", sin precisar, de los efectivos gubernamentales en el casco antiguo de la población, donde se desarrollan enfrentamientos entre las tropas del Gobierno de Damasco y grupos rebeldes e islámistas.

Las fuerzas leales al Gobierno sirio, apoyadas por Irán y la milicia chií Hezbolá, han atacado este martes desde cuatro frentes las zonas controladas por los rebeldes en la ciudad de Alepo, según un portavoz de la insurgencia que ha advertido de la especial contundencia de esta ofensiva. Esta fuente ha explicado a la agencia Reuters que se trata de la mayor operación terrestre desde que el régimen de Al Assad anunció la semana pasada la reanudación de los combates. Mientras, aviones de guerra y helicópteros militares atacaron las poblaciones de Kafra Hamra y Andan, al oeste de Alepo.

El escenario de la nueva Guerra Fría

Tensión militar y enfrentamiento indirecto.La guerra de Siria ha revividola tensión política y militar entre Rusia y Estados Unidos así como la característica formación de bloques y la utilización de 'proxies' (guerra indirecta por delegación) propias de la Guerra Fría. Es precisamente de estas dos super potencias, que compiten por la influencia global, de las que depende una futura solución del conflicto más complejo en la actualidad. En la mesa de negociaciones, se acusan mutuamente de haber interrumpido la tregua o de no asumir responsabilidades. En un tono de decepción y frustración, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha reconocido que no abandona su cometido porque no quiere “dejar tirados a los sirios” pero que “todos sabemos que este conflicto no se puede resolver sin la ayuda y la asistencia de los copromotores del acuerdo (Estados Unidos y Rusia) por lo que les estoy pidiendo, incluso rogando, que hagan un esfuerzo extra para salvar este pacto”.

“No es el día de culparnos los unos a los otros, de trazar falsas equivalencias, de usar la voz pasiva (…) hoy es el día de apuntar a quien está ejecutando bombardeos ymatando a civiles.Este Consejo debe al menos tener el coraje de determinarquién es el responsabley, al unísono,decirle a Rusia que pare”. La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Samantha Power, hizouso de la reunión de urgencia de este domingo con el Consejo de Seguridad para culpar directamente a Rusia de labrutal ofensiva en Alepodurante la última semana. También, le acusódelfracaso dela reciente negociación:“Rusia y las fuerzas sirias estaban literalmente lanzando munición incendiaria y bombas de barril mientras (el ministro ruso) Lavrov hablaba aquí de hacer esfuerzos por la paz”.

Expertos militares dudan de que los cazas norteamericanos se equivocaran con las localizaciones en Deir ez Zoor, una zona que recorren desde hace dos años

Rusia, por su parte, aprovechóel encuentro para recriminar a Estados Unidos que no cumpliera con su parte del trato, al no conseguir que laoposición armada siriase distancie de los “grupos terroristas”con quienes combaten en el frente. El embajador ruso Vitaly Churkin fuemás allá al acusara los tres países que habían solicitado la reunión -Estados Unidos, Francia y Reino Unido-de suplir con armamento a la insurgencia yihadista. “Como ocurrió en Libia”, dijo, “han recibido todas estas armas de las generosas potencias occidentales. (...) 20.000 toneladas en Libia, seguro que aquí están siendo muchas más”. También respondióa Power al insistir en que los bombardeos de Alepo van dirigidos contra “los terroristas que utilizan de escudos humanos a la población”.

Los 15 países miembros, además de la invitación puntual de Siria, se disponían a encontrar una nueva vía de pacificación del conflicto, pero la reunión puso de manifiesto larivalidad entre las dos principales potencias. Francia y Reino Unido mantuvieronel mismo discurso de Estados Unidos y reprocharona Rusia “estar cooperando con Al Assaden la ejecución de crímenes de guerra”, dijoMatthew Rycroft, el embajador de Reino Unido, a su homólogo ruso. “No deberíamos olvidar que Rusia y al Assad han matado a más personas queDaeshyJabhat al Nusra(la antigua filial deAl Qaeda) juntos”. Al tiempo de la intervención del embajador de Siria, Bashar Jaafari, los representantes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido abandonaron la sala en señal de protesta. “Estos tres miembros lloran lágrimas de cocodrilo”, señalóJaafari, “pretenden rescatar a los grupos terroristas que falsamente llaman oposición moderada". "Cuando el terrorista francés Mohamed Merah corría por la ciudad de Toulouse, las fuerzas especiales francesas le mataron con 300 balas. (…) En Siria no nos referimos a él como un opositor moderado”.

¿Quién tiene la culpa de la ruptura de la tregua?

El acuerdo del pasado 9 de septiembre, que entró en vigor el día 12, apenas duró una sola semana. Dos agresiones concretas motivaron el fin de la tregua: el bombardeo de la Coalición, liderada por Estados Unidos, a las tropas sirias; así como el ataque ruso contra el convoy humanitario. Washington asumió la responsabilidad de lo que calificaron como un error táctico al confundir a los soldados con milicianos de Daesh. Sin embargo, los expertos militares dudan de que los cazas norteamericanos se equivocaran con las localizaciones en Deir ez Zoor, una zona que recorren desde hace dos años. Gareth Porter, periodista estadounidense experto en materia de seguridad, sugiere que el propio Pentágono quiso arruinar la tregua para detener el JIC (Joint Implementation Center), una de las fases del acuerdo, en la que Estados Unidos y Rusia compartirían inteligencia para combatir conjuntamente a los terroristas.

Rusia lanzó bombas de racimo contra una brigada opositora, el Nuevo Ejército de Siria, que estaba recibiendo entrenamiento de EEUU y que luchaba contra Daesh en el este de Siria

En un tándem tan frágil como el de Estados Unidos y Rusia los obstáculos, alimentados por rencores y venganzas del pasado, son incontables. Sobretodo cuando el enfrentamiento indirecto, a través de sus fuerzas 'proxy', ya se ha producido sobre el terreno. Por ejemplo, el pasado mes de junio cazas americanos y rusos se enfrentaron en el aire después de que Rusia lanzara bombas de racimo contrauna brigada opositora, el Nuevo Ejército de Siria, que estaba recibiendo entrenamiento de Estados Unidos. La formación, que también obtuvo apoyo de Jordania y Gran Bretaña, luchaba contra Daesh en el este de Siria, y trataba de partir el territorio de los yihadistas en la frontera con Irak. En un escenario atestado de facciones aliadas, la colisión entre ambos bandos es inevitable.

Una zona de exclusión aérea

El propio Staffan de Mistura ha abogado por la reanudación del acuerdo previo “para negociar”, para “combatir el terrorismo”, “terminar el conflicto” y “dejar en tierra a las fuerzas aéreas sirias, como era parte del anterior acuerdo”, ha recordado. Una precondición que no se cumplió, ya que los jets rusos y del régimen mantuvieron los ataques contralas milicias opositoras. Sin embargo, la supuesta imposición de una zona de exclusión aérea, de la que se ha hablado desde el inicio de los combates, es uno de los asuntos más arriesgados que podría llevar a Estados Unidos y Rusia al enfrentamiento directo.

El Senado norteamericano, la pasada semana, debatió sobre esta posibilidad, “(una zona de exclusión aérea) para los rusos y los sirios que están atacando a los civiles”, enunció el secretario de defensa Ashton Carter, “porque si nos referimos a una que también excluya a la Coalición que combate contra Daesh, esta propuesta no va a ser recibida con ningún entusiasmo. Lo que el secretario de Estado John Kerry intenta es detener el servicio de la aviación rusa y siria”. El Senador republicano Roger Wicker preguntó al General Joseph Dunford, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, sobre las opciones de controlar el espacio aéreo en Siria. “Ahora mismo, Senador, controlar todo el espacio aéreo en Siria supondría entrar en guerra con Siria y Rusia”, afirmó.

El control parcial del espacio aéreo sirio es precisamente una medida que durante años ha defendido Hillary Clinton, candidata a la Presidencia de Estados Unidos, cuando era secretaria de Estado. “Apoyo una zona de exclusión aérea porque creo que ayudará a proteger a los sirios sobre el terreno; y también porque creo que nos dará más ventaja en nuestras conversaciones con Rusia”, declaró Clinton en 2015. Una restricción exclusiva para Rusia y Siria será difícil de aprobar en la mutua toma de decisiones, pero la parada de la Coalición que combate a Daesh comprometería la lucha antiterrorista y encontraría demasiadas posiciones en contra, sobretodo en el ámbito militar.

Guerra en Siria Estados Unidos (EEUU) Noticias de Rusia Reino Unido Siria Al Qaeda Estado Islámico
El redactor recomienda