Le Pen promete prohibir el velo islámico

El Consejo de Estado francés suspende la prohibición del burkini

El tribunal francés considera que el argumento de que esta prenda supone una amenaza para el orden público y la seguridad no justifica su prohibición

Foto: Una mujer musulmana en Mantes-la-Jolie, un mercado en los suburbios de París (Reuters).
Una mujer musulmana en Mantes-la-Jolie, un mercado en los suburbios de París (Reuters).

El argumento de que el burkini supone una amenaza para el orden público y la seguridad no justifica su prohibición. Así lo entiende el Consejo de Estado francés, que ha decidido este viernes suspender el veto al burkini en el país. La resolución es para el municipio de Villeneuve-Loubet, en el sur de Francia, donde el alcalde había prohibido el uso de esta prenda en sus playas. La decisión era muy esperada por la posibilidad de que siente jurisprudencia en la treintena de municipios, incluidos Cannes o Niza, que desde principios de agosto han aprobado decretos similares para prohibir el bañador islámico, que cubre totalmente el cuerpo de la mujer excepto el rostro, las manos y los pies.

El Consejo de Estado consideró que no se pueden restringir las libertades a menos que se demuestre que está amenazado el orden público, una posibilidad que abre la puerta a que las alcaldías sigan respaldando esas medidas. "Si la tensión se mantiene alta, no lo derogaré porque el Consejo (de Estado) no me lo solicita personalmente", dijo a la cadena "BFM TV" Pierre Vivoni, alcalde socialista de la localidad corsa de Sisco, que prohibió el burkini tras una pelea entre jóvenes corsos y familias de origen magrebí.

El Consejo de Estado francés suspende la prohibición del burkini

Hasta ahora el Gobierno socialista ha descartado oficialmente legislar al respecto, pero en su seno reina la divergencia a favor o contra el burkini y mientras la titular de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, considera su prohibición "peligrosa para la cohesión nacional", el primer ministro, Manuel Valls, la respalda. Valls coincide con el expresidente y candidato presidencial conservador Nicolas Sarkozy, quien ayer reiteró en su primer mitin para las primarias de su partido, Les Republicains, su deseo de una ley contra el velo y otras prendas que tachó de "provocaciones militantes y políticas".

Le Pen promete prohibir el velo islámico

Mientras, Marine Le Pen aprovecha la polémica por el veto al burkini. El Frente Nacional (FN) promete prohibir el velo islámico y otros signos religiosos "ostentosos" en todo el espacio público, la calle incluida, si llega al poder. El 'número dos' del partido de extrema derecha, Florian Philippot, ha asegurado en una entrevista radio-televisada por "RMC" y "BFM TV" que su propuesta es ampliar la ley de 2004 que ya restringe el uso del 'hijab' en las escuelas o para quienes trabajan para la Administración pública.

"Vamos a ampliar la ley de 2004" para llevar la prohibición "al conjunto del espacio público" y eso afectará al velo islámico, pero también a los que llevan grandes cruces cristianas a la vista o las kipas de los judíos, señaló el vicepresidente del Frente Nacional. Preguntado sobre si eso significará, por ejemplo, la prohibición de procesiones religiosas, contestó que no porque quedarían excluidos de la norma el personal religioso o las "manifestaciones tradicionales". Recordó que su partido ya había hecho esa propuesta de cara a las elecciones presidenciales de 2012 y justificó la medida porque "hoy hay una exhibición político-religiosa de gente que quiere provocar a la sociedad francesa". "Los defensores del velo o del 'burkini' tienen muchos países en el mundo para defenderlos, no en Francia", sentenció.

Ilya Topper. Estambul

La polémica con las prendas islámicas también se aviva en Alemania. Después de que el ministro del Interior, Thomas de Maiziere, anunciase que los conservadores de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel están de acuerdo en que se prohíba el velo islámico en los colegios y universidades, un sondeo de la cadena ARD difundido hoy muestra que el 51% de los alemanes está a favor de una prohibición total del uso de vestimenta que cubra por completo a las mujeres, como el burka o el niqab, en lugares públicos del país.

Según la nueva propuesta en materia de seguridad de la CDU, las mujeres deberán dejar el rostro descubierto en las aulas, manifestaciones, juzgados y en aquellas situaciones en que sean registradas por las autoridades, como en los controles de pasaporte. Además, no podrán cubrirse la cara si van conduciendo. "Ver el rostro de la otra persona es esencial para la comunicación y coexistencia, y por eso exigimos que todo el mundo muestre su cara. Queremos introducir una ley que impida que la gente oculte sus rostros, lo que significa que aquellos que lo hagan sufrirán las consecuencias", aseveró De Maiziere. No obstante, el Gobierno alemán ha asegurado hoy que no baraja prohibir el uso del burkini en su territorio.

Una mujer observa un libro en el Encuentro Anual de Musulmanes Franceses en Le Bourget, cerca de París (Reuters).
Una mujer observa un libro en el Encuentro Anual de Musulmanes Franceses en Le Bourget, cerca de París (Reuters).

"Pagamos 40 años de inmigración masiva"

Mientras, el brazo derecho de Marine Le Pen estimó que muchas de las mujeres que ahora se ponen el velo islámico no lo hacen por elección propia sino porque en muchos barrios "hay una presión social" y "para no tener problemas". "Lo que pagamos son 30 ó 40 años de inmigración masiva" que han conducido a "un cóctel explosivo" en Francia, denunció el vicepresidente del FN, que también se pronunció por la expulsión de los imanes que hacen discursos de odio, el cierre de las mezquitas radicales o el fin de toda financiación pública y financiación extranjera a las mezquitas. A ese respecto, hizo hincapié en que "son los fieles los que tienen que financiar su culto".

Sobre el burkini Philippot dijo que "es un uniforme político-religioso" que pretende "borrar a la mujer del espacio público". Alrededor de 30 municipios, en particular en la Costa Azul, han prohibido el burkini en sus playas en las últimas semanas, la inmensa mayoría gobernadas por el partido conservador Los Republicanos del expresidente Sarkozy, que por su parte quiere que se legisle para extender su interdicción a todo el país.

"BFM TV" llevaba contabilizadas hasta hoy 30 multas entre Niza (24) y Cannes (6) en aplicación de esos decretos municipales. Esta tarde, el Consejo de Estado va a dictaminar sobre el recurso contra uno de esos decretos de prohibición de la Liga de Derechos Humanos y del Colectivo contra la Islamofobia en Francia. Una decisión que debería sentar jurisprudencia y abrir una nueva página de la polémica sobre el burkini.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios