las víctimas, en estado de 'shock'

Buscando supervivientes con las manos desnudas en un pueblo borrado del mapa

El Confidencial visita el punto más castigado por el terremoto de esta noche, un lugar que ha dejado de existir. Los equipos de rescate no pueden desplegar maquinaria pesada y trabajan contrarreloj

Foto: Dos supervivientes se abrazan en Pescara del Tronto. (EFE)
Dos supervivientes se abrazan en Pescara del Tronto. (EFE)

En verano, Pescara del Tronto suele alojar a entre 300 y 400 personas. Visto el grado de devastación, una no puede sino aliviarse de la despoblación que aqueja a los pueblos de esta región: a estas horas, tras el devastador terremoto de 6,3 grados Richter que ha sacudido el centro de Italia, esta pequeña localidad es poco más que un montón de escombros en donde los vecinos y los equipos de rescate siguen buscando supervivientes. Cavan con las manos, porque no es posible hacerlo de otra forma.

[Siga en directo las novedades del terremoto en el centro de Italia]

Las dos últimas personas que han sacado de debajo de las pilas de piedras y tierra estaban ya muertas. Una de ellas, una señora de 60 años, se abrazaba a un perrito herido, al que ahora los equipos médicos tratan de salvar la vida. Los rescatadores, sin embargo, no cejan en sus esfuerzos, conscientes de que son la única esperanza de aquellos que siguen atrapados bajo las ruinas. Poco antes han podido rescatar con vida a dos niños de cuatro y siete años, a quienes su abuela instó a refugiarse bajo la cama. La anciana sigue viva y se trabaja con ahínco para rescatarla. Otra mujer ha sido desenterrada también con vida, pero con heridas de gravedad. Un helicóptero sobrevuela el pueblo, listo para evacuar rápidamente a cualquier superviviente.

 

Vea todas las imágenes del terremoto en Italia

El acceso a la localidad no está permitido. Desde la carretera, resulta imposible distinguir lo que era la plaza del pueblo, donde incluso la iglesia ha quedado completamente destruida. Los testigos vagan desorientados, en muchos casos en estado de 'shock'. “¡Tyson! ¡Tyson!”, grita una joven, aparentemente buscando a su perro chihuahua. Está segura de que ha muerto, nos dice, pero sigue llamándole igualmente.

Un desplome inmediato

Pescara del Tronto, prácticamente borrada del mapa, es probablemente la población en la que se han producido más víctimas. Sus habitantes no tuvieron ninguna oportunidad: cuando se produjo el seísmo, de madrugada, las construcciones se desplomaron sobre sí mismas como si fuesen de juguete, convertidas en trampas mortales. Aquí trabajan a contrarreloj miembros de la sección operativa del Comando de Vigilancia del Fuego de Teramo, que han venido a apoyar a sus colegas de Ascoli.

Desde el helicóptero de bomberos llegan imágenes terribles que muestran el alcance de la devastación. El centro de la localidad ha quedado a ras de suelo. A primera vista, el grado de destrucción es mucho mayor que el otro gran terremoto en la mente de todos los italianos, el de L'Aquila en 2009.  

"La situación es muy seria", asegura el responsable de la Protección Civil italiana, Fabrizio Curcio, quien de momento no quiere dar una cifra exacta del número de víctimas. Muchos de ellos podrían ser niños, que disfrutaban de los últimos días de sus vacaciones veraniegas y componen el grueso de los desaparecidos. Con esta idea en mente, los hombres y mujeres luchan contra los escombros y el tiempo, confiando en salvar el mayor número posible de vidas.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios