LAS CONSECUENCIAS DE la salida de reino unido

Brexit: estos países serían los siguientes en celebrar una consulta sobre la UE

La posibilidad de que la UE se hunda tras una hipotética victoria del Brexit es improbable, aunque hay países donde las exigencias para celebrar un referéndum podrían ganar impulso

Foto: Nigel Farage, líder del UKIP, sale de un colegio electoral en Biggin Hill, Inglaterra, el 23 de junio de 2016 (Reuters).
Nigel Farage, líder del UKIP, sale de un colegio electoral en Biggin Hill, Inglaterra, el 23 de junio de 2016 (Reuters).

Los líderes europeos se preparan para un escenario que pocos habrían considerado posible hace meses: el Brexit. El temor era tal que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió que una salida del bloque comunitario -un proceso incierto que requiere una triple negociación (salida, nuevo marco de negociaciones con la UE y redefinir acuerdos con terceros países)- amenazaría al “sistema político occidental”. Mientras, el ministro de Economía italiano, Pier Carlo Padoan, sostuvo que ya se ha producido una factura en el seno de los Veintiocho, sea cuál sea el resultado del referéndum. “No se puede negar que se producirá un cambio respecto a si no se hubiese celebrado” la consulta, dijo este jueves.

[Reino Unido abandona la UE: siga en directo toda la información del Brexit]

La posibilidad de que la Unión se hunda tras la victoria del Brexit es improbable, aunque es cierto que hay otros países donde las exigencias para celebrar un referéndum similar podrían ganar impulso.

Suecia

El país se ve a sí mismo como el equivalente escandinavo del Reino Unido, destaca el diario 'The Washington Post'. Se niega a introducir el euro. Y, en términos de política europea, Gran Bretaña y Suecia están de acuerdo en un 90% de los asuntos. Un hipotético Brexit elevará las preocupaciones en Suecia. El país ha acogido a cientos de miles de refugiados en los últimos meses y atraviesa serias dificultades en la integración de algunos de ellos. La consecuencia: la extrema derecha sueca ha ganado empuje, en una tendencia que recuerda al ascenso del eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) que lidera Nigel Farage.

La mayoría de los suecos conservan una visión positiva de la UE. Sin embargo, esto podría cambiar si Reino Unido se decanta por la ruptura. En ese caso, una de las cuestiones clave es si los líderes europeos intentarán apuntalar la cohesión aumentando la cooperación y poniendo el foco en los miembros clave del club o si otorgarán mayor poder de decisión a los gobiernos nacionales.

Los suecos probablemente comenzarán a dudar cada vez más sobre si la voz de un pequeño país que no utiliza el euro será escuchada en Bruselas. Después, sobre si deben continuar o no en el proceso de construcción europeo.

Dinamarca

Dinamarca celebró un referéndum el pasado mes de diciembre, aunque la consulta tuvo un impacto mucho menor: los daneses decidían si debían ceder más poderes a la UE. Algo que no basta para predecir si los daneses quieren realmente votar por la ruptura. De hecho, la mayoría de los ciudadanos de la Unión rechaza ceder más poderes a Bruselas, según una reciente encuesta del Pew Research Center.

Al igual que en el caso sueco, dos argumentos influirán decisivamente en la decisión de los votantes. Primero, muchos daneses temen que más inmigrantes y una ola de refugiados pueden poner en riesgo el sistema de prestaciones sociales del pequeño país. Segundo, Segundo, Dinamarca ha considerado tradicionalmente a Reino Unido un poderoso aliado en las negociaciones con la UE, porque los dos países tienen posiciones políticas similares. “Sin Reino Unido, Dinamarca no tendrá la locomotora para remolcar los intereses daneses”, señala la analista política Marlene Wind al 'Washington Post'.

Francia

Los franceses se encuentran entre los más euroescépticos: hasta un 61%t tiene una visión desfavorable de la Unión (por establecer una comparación, solo el 37% de los húngaros tiene una opinión similar). Con permiso de Alemania, Francia es la fuerza motora de Europa. Pero también se enfrenta a múltiples problemas, incluidas una creciente amenaza terrorista y una economía débil. Y el origen de algunos de estos problemas se achaca a la UE o a condiciones creadas por sus estados miembros.

La canciller alemana, Angela Merkel, por ejemplo, es conocida por su inclinación hacia las políticas de austeridad adoptadas tras la crisis global. Al contrario que Alemania, Francia no ha sido capaz de resolver su alta tasa de desempleo ni enmendar su débil crecimiento económico. Muchos franceses también critican la política de apertura de fronteras de Merkel en la crisis de los refugiados. Todo ello podría dar alas al Frente Nacional, de quien se espera que obtenga más poder político en las próximas elecciones. Marine Le Pen, líder de la formación, ha apoyado el Brexit, apuntando a cuál podría ser el futuro de Francia si algún día llega a gobernar.

Grecia

La crisis de deuda que atraviesa Grecia casi ha desaparecido del debate público y de los titulares de prensa… pero volverá antes o después. El diario heleno 'Kathimerini' teme que la recesión en curso combinada con un Brexit se convierta en una amenaza para la pertenencia de Grecia al bloque comunitario. “La mayor preocupación de Atenas debería ser que una victoria del Leave debilitará la determinación de la eurozona para apuntalar la posición de Grecia con la moneda única, lo que podría requerir más herramientas y un mayor nivel de integración del que existe actualmente”, argumenta el diario.

No obstante, la mayor pesadilla de Atenas no es un referéndum eurófobo potenciado por los partidos de extrema derecha, sino que la propia UE expulse a Grecia para salvar la cohesión entre los miembros restantes.   

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios