estaban en el país en misión temporal

Nicaragua expulsa a varios funcionarios de EEUU que operaban sin autorización

El incidente ha sido confirmado por ambos países. Los estadounidenses realizaban tareas relacionadas con seguridad y terrorismo sin haberlo comunicado al Gobierno de Managua

Foto: Una mujer junto a un retrato del Presidente nicaragüense Daniel Ortega en Catarina, el 4 de mayo de 2016 (Reuters)
Una mujer junto a un retrato del Presidente nicaragüense Daniel Ortega en Catarina, el 4 de mayo de 2016 (Reuters)

Tres funcionarios del Gobierno de Estados Unidos fueron expulsados esta semana de Nicaragua, según confirmó anoche el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, quien advirtió de que esta acción afectará a la relación entre ambos países. La expulsión se produjo poco después de que los funcionarios hubiesen llegado a Nicaragua para una misión temporal.

"Este tratamiento tiene el potencial de impactar negativamente en las relaciones bilaterales entre EE.UU. y Nicaragua, en particular a nivel comercial", indicó Kirby. El portavoz explicó que el Gobierno estadounidense ha transmitido su "fuerte descontento" por lo ocurrido a través del embajador nicaragüense en Washington, Francisco Campbell. "Hemos dejado claras nuestras preocupaciones sobre esta expulsión. Creemos que fue injustificado e incompatible con el programa positivo y constructivo que buscamos con el Gobierno de Nicaragua", reiteró Kirby.

El Ejecutivo nicaragüense, sin embargo, asegura que fueron dos, y no tres, los estadounidenses expulsados, y alegó que se encontraban realizando tareas de seguridad incompatibles con su estatus en el país. "Nuestro Gobierno se vio obligado a retirar a dos personas que, siendo funcionarios del Gobierno norteamericano, y con pasaporte oficial, realizaban en Nicaragua, sin conocimiento y coordinación alguna con nuestras autoridades, tareas propias de la competencia del Gobierno de Nicaragua", señaló el Gobierno en una declaración pública.

Los funcionarios estadounidenses, a los que el Gobierno no identificó, fueron devueltos a su país "en los últimos días" por realizar tareas de seguridad y certificación de aduanas y tránsito de mercaderías hacia los Estados Unidos, relacionadas con la lucha contra el terrorismo, según la fuente oficial. "El Gobierno de Nicaragua ha reiterado a las autoridades del Gobierno de los Estados Unidos la necesidad de informar sobre las misiones oficiales que llegan a Nicaragua, y coordinar su trabajo, a fin de que nos sea posible facilitar su eficacia, y asegurar las medidas necesarias de protección durante su estadía en nuestro país", indicó el Ejecutivo en su misiva El Gobierno aseguró que, en relación a esa "situación anómala", el embajador nicaragüense en Washington, Francisco Campbell, presentó una nota oficial al Departamento de Estado con esa posición.

Partidarios de la oposición se manifiestan en Managua pidiendo unas elecciones limpias, el 10 de junio de 2016 (Reuters)
Partidarios de la oposición se manifiestan en Managua pidiendo unas elecciones limpias, el 10 de junio de 2016 (Reuters)

Las elecciones que se avecinan

Consultado por Efe sobre el episodio, Kirby explicó además que "las aparentes medidas que está tomando el Gobierno de Nicaragua para cerrar el espacio democrático" en el país "antes de las elecciones de noviembre son motivo de preocupación" para EEUU. "Nosotros consideramos preocupantes las informaciones que indican que el Gobierno no permitirá la observación de las elecciones, así como las acciones de la Corte Suprema de Nicaragua que parecen limitar la participación de la oposición en las elecciones", añadió el portavoz del Departamento de Estado.

Además, reiteró que "tales acciones están fuera de sintonía con el consenso hemisférico establecido a favor de [la celebración de] elecciones libres y justas". Por ello, Estados Unidos llamó al Gobierno de Nicaragua "a respetar las voces de su propia gente, incluyendo líderes religiosos, la comunidad empresarial y la sociedad civil", y a que tome "las medidas necesarias para celebrar elecciones libres, justas y transparentes".

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua rechazó a principios de mes que el excanciller Eduardo Montealegre sea el representante legal del Partido Liberal Independiente (PLI), que encabeza una coalición opositora para los comicios de noviembre, en los que el presidente del país, Daniel Ortega, busca una nueva reelección. La Sala Constitucional de la CSJ otorgó, en cambio, la representación legal del PLI, principal de oposición, al dirigente Pedro Reyes Vallejos, quien se encuentra distanciado de la Coalición Nacional por la Democracia, que coordina Montealegre, el segundo candidato presidencial más votado en las elecciones de 2006.

Asimismo, el Consejo Superior Electoral de Nicaragua (CSE) ha sido acusado por los opositores de alterar los resultados de las elecciones municipales de 2008 y de las presidenciales de 2011 a favor del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Nicaragua elegirá el 6 de noviembre a un presidente, un vicepresidente, 90 diputados locales y otros 20 ante el Parlamento Centroamericano.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios