hay más de 120 víctimas

El dentista holandés que torturaba a sus pacientes franceses "por placer"

Jacobus Van Nierop ha sido sentenciado a ocho años de cárcel por la temporada que pasó en el suroeste de Francia extrayendo piezas dentales sanas y provocando dolor innecesario

Foto: Foto de archivo de un dentista extrayendo un diente (Reuters)
Foto de archivo de un dentista extrayendo un diente (Reuters)

Su historia provocará pesadillas a más de uno que, ya de por sí, teme acudir al dentista: el pasado martes, un tribunal francés condenó a Jacobus Van Nierop a ocho años de prisión por fraude, y, aún más terrible, por “asalto agravado contra gente vulnerable”, o lo que es lo mismo, por mutilar a sus pacientes. El fiscal le acusaba de utilizar “procedimientos inútiles y dolorosos” y de “encontrar placer causando dolor” a aquellos que se ponían en sus manos.

Este supuesto profesional holandés de 51 años se mudó en 2009 a la localidad francesa de Chateau-Chinon, a unos 400 kilómetros al suroeste de París, donde fue recibido con entusiasmo por una población sin demasiado acceso a servicios médicos. Pero durante los tres años siguientes, Van Nierop se dedicó a extraer dientes sanos y a causar destrozos irreparables en encías y mandíbulas.

Tomemos el ejemplo de una de sus víctimas: Sylviane Boulesteix ha declarado ante el tribunal que acudió a Van Nierop para ponerse un aparato corrector. El supuesto profesional le puso “siete u ocho inyecciones” y le sacó ocho dientes de una tacada. “Estuve vomitando sangre durante tres días”.

Jacobus Van Nierop, en una imagen promocional en su página web
Jacobus Van Nierop, en una imagen promocional en su página web

Fuga y captura

En 2011, el Colegio de Dentistas de Francia inició acciones legales contra él, que culminaron en una denuncia colectiva de 120 de sus antiguos pacientes ante la policía. Sin embargo, Van Nierop logró huir del país. Fue detenido poco después en Canadá, y cuando los agentes fueron a detenerle, intentó cortarse la garganta.

¿Es un enfermo mental? Los psiquiatras que le han evaluado tienen opiniones encontradas. Uno dice que tiene “tendencias narcisistas” que explican sus actos, mientras que otro asegura que en todo momento fue consciente de lo que estaba haciendo.

Lo que esta sentencia asegura, en todo caso, es que jamás volverá a ejercer como dentista. Por suerte para muchos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios