el más intenso desde 1979, de 7,9 grados

Un terremoto de 7,8 grados en Ecuador deja al menos 480 muertos y más de 2.000 heridos

Tras el desastre, el Gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en seis provincias, así como el estado de excepción en todo el territorio nacional. Hay una mujer cántabra de 67 años desaparecida

Al menos 480 personas han muerto en las últimas horas como consecuencia del terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que azotó la zona norte de la región costera de Ecuador este sábado y que también causó múltiples daños materiales que aún se evalúan. La cifra de heridos supera los 2.000  tal y como ha confirmado el Gobierno que dirige Rafael Correa, que no descarta que el número de fallecidos siga aumentando en las próximas horas. "Lo tememos porque seguimos removiendo escombros", ha dicho. En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha asegurado no tener constancia de víctimas españolas en Ecuador aunque entre los desaparecidos hay una enfermera cántabra de 67 años.  Entre los muertos por el temblor, se encuentran siete colombianos, un estadounidense, tres cubanos y una mujer y un niño canadienses. [Vea aquí las imágenes que ha dejado el seísmo]

El terremoto, considerado uno de los 10 peores en América Latina, se produjo a última hora de la tarde de este sábado, a las 18:58 hora local (23:58 GMT), en un sitio entre los balnearios costeros de Cojimíes y de Pedernales, en la provincia de Manabí y colindante con la vecina Esmeraldas, que también ha sentido el impacto de las réplicas. Por este motivo, el país ha movilizado todos sus recursos para hacer frente a esta catástrofe. 

Un terremoto de 7,8 grados en Ecuador deja al menos 480 muertos y más de 2.000 heridos

El Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, encargado de la vigilancia sísmica y volcánica en el país, indicó que las más de 135 réplicas registradas durante las horas posteriores a la sacudida principal alcanzaron magnitudes de entre 2,5 y 5,3 grados en la escala de Richter. El instituto no ha descartado que este comportamiento de permanentes réplicas pueda continuar por horas o días.

Tras el desastre, el Gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como el estado de excepción en todo el territorio nacional. El vicepresidente de la República indicó en una rueda de prensa que todas las entidades del Estado se encuentran en "máxima alerta" para atender la situación de emergencia y dijo que ha dispuesto el envío de un hospital móvil a Pedernales, en la zona del epicentro.

Varios cadáveres en la parte trasera de una camioneta de las fuerzas de seguiridad. (Efe)
Varios cadáveres en la parte trasera de una camioneta de las fuerzas de seguiridad. (Efe)

 

El seísmo, con capacidad de producir un 'tsunami', activó la alerta de esa posibilidad en países vecinos como Colombia, Perú y Chile, que poco después cancelaron la advertencia. El movimiento telúrico se sintió en Colombia y en algunos barrios de Cali, capital del departamento de Valle del Cauca, donde se han reportado cortes de electricidad y agrietamientos en construcciones, pero nada de gravedad.

Descartado el riesgo de 'tsunami', la búsqueda y rescate de supervivientes se convirtió en la principal prioridad para las autoridades, que hicieron constantes llamamientos a la calma y a la unidad mientras aseguraban que lo primero es atender a los damnificados.

Se escapan 100 presos

Una de las consecuencias del terremoto y de sus réplicas ha sido la huida de 100 presos de la prisión El Rodeo. Desde el sábado, las fuerzas de seguridad se han movilizado para seguirles el rastro.

De hecho, a última hora del domingo la ministra de Justicia, Ledy Zuñiga, informaba de que habían sido detenidos alrededor de 30 presos, algunos de los cuales regresaron al centro penitenciario de manera voluntaria. "Descartamos existencia de internos fallecidos o heridos graves. 

España apoya al pueblo ecuatoriano

España ha enviado durante la noche del domingo un avión a Ecuador con 50 integrantes de la Unidad Militar de Emergencias y con perros adiestrados para ayudar en las tareas de localización de posibles víctimas del terremoto que ha sufrido el país latinoamericano. En concreto, España está en condiciones de aportar material de cobijo (tiendas de campaña, plásticos impermeables y mantas), productos higiénicos, material para la potabilización de agua y medicamentos.

Esta ayuda se ha concretado tras la conversación que ha mantenido el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, con el presidente de Ecuador, Rafael Correa. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha explicado que ha estado en contacto, entre otras autoridades ecuatorianas, con el ministro de Defensa y extitular de Exteriores, Ricardo Patiño, para conocer las necesidades de su país tras el terremoto. Rajoy ha enviado, además, un telegrama al presidente de Ecuador, Rafael Correa, con su pésame y el del Ejecutivo español por las víctimas mortales del terremoto en su país. 

 

Varias ONG, como Acción contra el Hambre, ya se han puesto en marcha para ayudar al pueblo ecuatoriano. La embajada de Ecuador en España ha anunciado, además, el envío durante "las próximas horas" de ayuda humanitaria a las zonas afectadas por el terremoto. La embajada recuerda a la ciudadanía que es "la única institución encargada de gestionar y canalizar las ayudas con las autoridades en Ecuador" y recomienda acudir a la web de la embajada (www.espana.embajada.gob.ec) y su página de Facebook para seguir la información oficial tras la tragedia.

Además, la embajada recuerda que la Cancillería ecuatoriana ha habilitado el número de teléfono 900 935 930 para llamadas desde España y la plataforma www.consuladovirtual.gob.ec para pedir información vía chat o videollamada.

Correa voló de urgencia desde el Vaticano

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que concluyó una visita al Vaticano y ya ha llegado a su país, envió un mensaje de ánimo a sus compatriotas a través de la red social Twitter. "Todos mantener la calma", escribió Correa. A su llegada, asumió el liderazgo e informó del más reciente boletín hasta ese momento, así como de sus planes y de los del vicepresidente, que les trasladarían hasta Manta y Portoviejo, respectivamente.

Los "daños son graves" y hay "decenas de muertos", admitió el mandatario, que anunció la activación de líneas de crédito con organismos multilaterales para afrontar la situación. Correa confirmó la declaración de estado de excepción en el país y de situación de emergencia en las provincias costeras afectadas directamente por el terremoto. Explicó que la situación es "muy grave en Pedernales y Portoviejo", dos de las ciudades más castigadas por la intensidad del seísmo. También fue fuerte en la vecina isla de Muisne, un paradisíaco destino turístico que, según sus vecinos, vivió momentos de pánico.

Velas en recuerdo de las víctimas. (Efe)
Velas en recuerdo de las víctimas. (Efe)

 

"La casa de mi hermano se ha caído", dijo a EFE  una afectada tras señalar que los habitantes de Musine fueron evacuaron a sitios seguros por temor a un posible 'tsunami'. Otro vecino contó que un barco gabarra evacuó a la población de Muisne tras el terremoto, que se sintió con una fuerte intensidad. "Fue tremendo", agregó Marco, dedicado a la crianza de camarones en el sector, y relató que tras la evacuación, los pobladores se dirigieron a la localidad de Pueblo Alto, situado en una elevación de la región, donde permanecieron hasta que las autoridades les permitieron regresar a sus hogares.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios