ya no podrán detener ni vigilar a ciudadanos

Arabia Saudí reduce los poderes de su "policía religiosa"

Para limitar los abusos, el Gobierno del Reino ha decretado que sus miembros deberán estar más cualificados, solo podrán actuar estando de servicio y debidamente identificados

Foto: Miembros del Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio (la policía religiosa saudí) durante un curso de formación, en septiembre de 2007 (Reuters)
Miembros del Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio (la policía religiosa saudí) durante un curso de formación, en septiembre de 2007 (Reuters)
El Gobierno de Arabia Saudí decidió hoy recortar las prerrogativas de la 'Organización de la Promoción de la Virtud y la Lucha contra el Vicio', más conocida como policía religiosa o de la moral. El decreto del Gobierno, según informó la agencia oficial de noticias SPA, prohíbe a los miembros de la Policía religiosa detener a ciudadanos, vigilarlos o pedirles sus documentos de identidad, y detalla que esta es una función exclusiva de las fuerzas de seguridad o antinarcóticos.

Asimismo el decreto estableció que los miembros de la Organización de la Promoción de la Virtud y la Lucha contra el Vicio sólo deben ejercer sus funciones cuando están de servicio y que siempre deben identificarse con su placa oficial. El Gobierno también fijó que los que quieran formar parte de la Policía de la moral deben poseer estudios universitarios, un historial de buena conducta, una buena reputación y que no tengan antecedentes penales o no hayan sido condenados por un crimen de honor según la ley islámica o "sharia". Las autoridades buscan de esta forma determinar los "deberes y poderes" de la Policía religiosa, que ha cometido abusos en el desempeño de su labor de comprobar que los ciudadanos respetan la ley islámica y los preceptos de la religión en sus prácticas diarias.

Hasta este momento, el organismo estatal disponía de amplias prerrogativas y podía arrestar, acusar y presentar a ciudadanos ante los tribunales del país. Asimismo, tenían el derecho de entrar a establecimientos o viviendas privadas, inspeccionar vehículos o teléfonos móviles y confiscar las pertenencias personales de los supuestos sospechosos de cometer un "delito moral". La selección de sus agentes se basaba en criterios religiosos más que en sus cualificaciones y no se tenía en cuenta sus antecedentes.

El pasado mes de enero, este cuerpo detuvo a cuatro jóvenes en Riad por organizar supuestamente "una fiesta gay" en un apartamento de la capital, en el que irrumpieron las fuerzas de "la moral".

 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios