será titular de la cartera de presidencia

Rousseff nombra ministro a Lula para blindarle ante el caso Petrobras

La incoporación al gabinete implica que Lula tendrá foro privilegiado y todas las causas en su contra pasarán a manos de la Corte Suprema, lo cual dilatará todos los procesos

Foto: Dos manifestantes se burlan de Rousseff y Lula da Silva durante las protestas del domingo 13 de marzo en Brasilia. (Reuters)
Dos manifestantes se burlan de Rousseff y Lula da Silva durante las protestas del domingo 13 de marzo en Brasilia. (Reuters)

Dilma Rousseff 'blinda' a Lula. La gobernante brasileña nombró este miércoles a su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, acorralado en las últimas semanas por varios casos de corrupción, nuevo titular del Ministerio de la Presidencia. Su incorporación al gabinete implica que Lula se convierte en aforado y que todas las causas en su contra pasarán a manos de la Corte Suprema, lo cual dilatará los procesos. Una 'jugada' que la prensa brasileña interpreta también como la última carta de Rousseff para evitar el 'impeachment'.

El nombramiento, que llega después de que millones de brasileños tomasen las calles en favor del 'impeachment' contra Dilma en la mayor protesta de la democracia, pretende "poner fin a la crisis" política y económica que sufre Brasil, en palabras del jefe del grupo del Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara de Diputados, Afonso Florence. En realidad, Lula se está metiendo en un Gobierno que navega dando bandazos de una crisis a otra y sobre una economía en caída libre. "Investido con la función, sin precedentes, de un primer ministro 'de facto', Lula supervisará un acto de desesperación política para salvar lo que queda de su proyecto", escribe Igor Gielow, columnista del diario 'Folha de San Paulo'.  

Rousseff nombra ministro a Lula para blindarle ante el caso Petrobras

El exjefe de Estado logra así escabullirse -por el momento- del juez Sergio Moro, magistrado estricto en cuyas manos están dos de los procesos abiertos contra Lula. Moro es juez del Tribunal Federal de Curitiba, que ha absorbido el grueso de las investigaciones del caso Petrobras y que ya ha dictado 84 condenas, entre ellas a importantes empresarios, directivos de la petrolera y políticos sin fuero privilegiado.

La decisión, según Florence, fue tomada después de una rueda de consultas que Rousseff tuvo durante los últimos dos días con el expresidente en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la presidencia en la que Lula vivió entre 2003 y 2011, periodo en que ejerció como jefe del Estado de Brasil. Florence negó que Lula, como ministro, pueda obstaculizar las investigaciones que tramitan en tribunales en su contra o aquellas que afectan a otros funcionarios del Gobierno o parlamentarios del PT, fundado por el propio Lula. "Fue con Lula en el Gobierno que se fortalecieron el combate a la corrupción e instituciones como la Procuraduría General, que obtuvo la autonomía que tiene hoy para investigar", declaró Florence. 

Según fuentes oficiales, una de las principales tareas en el Gobierno de Lula, icono de la izquierda latinoamericana, será aglutinar a la fragmentada base parlamentaria del oficialismo, con vistas al eventual juicio político que el Congreso puede retomar contra Rousseff en los próximos días por supuesta alteración de cuentas públicas. Además, según analistas brasileños, apostará por mantener la Bolsa Familia -programa social del que dependen unos 50 millones de personas-, abrir el grifo del crédito y ayudar a los estados en apuros económicos. 

Lula da Silva saluda a simpatizantes a la puerta de su casa en Sao Bernardo do Campo, el 13 de marzo. (Reuters)
Lula da Silva saluda a simpatizantes a la puerta de su casa en Sao Bernardo do Campo, el 13 de marzo. (Reuters)

 

Lula asumirá un ministerio desde el que se controlan todos los resortes del poder, lo cual le permitirá influir en cada una de las decisiones de su sucesora y también en las de su base parlamentaria, a la que intentará unir de cara al eventual proceso que pudiera desalojar a Rousseff del poder. Lo hará bajo la sombra de las causas abiertas en su contra, en las que es sospechoso de enriquecimiento ilícito, blanqueo de dinero y falsificación de documentos, cargos por los que la justicia aún no se ha pronunciado, pero que llevaron a la Fiscalía de Sao Paulo a pedir su detención preventiva, petición que todavía no ha sido decidida y que conmocionó a millones de fieles seguidores del PT.

La decisión de Rouseff llega cuando Brasil está en plena ebullición. El pasado domingo, millones de personas marcharon contra el PT por las calles de Sao Paulo, Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte o Curitiba. La petición de 'impeachment' contra Rousseff fue el 'leitmotiv' en todas las manifestaciones del país, declaradas por la prensa local como las más multitudinarias de la historia de la democracia, por encima incluso de las protestas callejeras de 2013 contra el aumento del precio del autobús, los Mundiales y la corrupción.

Este jueves, precisamente, se cumplirán dos años del inicio de la operación Lava Jato, el mayor escándalo de la historia del país y el segundo mayor caso de corrupción del mundo, según la ONG Transparencia Internacional. Tanto Lula como su hijo Fábio Luíz, también conocido como 'Lulinha', y el Instituto Lula son el blanco de la 24ª fase de la operación Lava Jato, una macroinvestigación que intenta desde hace meses desentrañar los entresijos del mayor esquema de desvío de dinero público de la historia de Brasil.

Rousseff intentó evitar la detención de Lula 

La presidenta brasileña intervino para intentar evitar una posible detención de Lula da Silva, según sugiere una grabación de una conversación telefónica entre ambos grabada legalmente por la policía y divulgada hoy por la Justicia.

En la conversación, Rousseff le dice a Lula que le envió con un mensajero un documento con su nombramiento como ministro de la Presidencia para que lo use "en caso de necesidad". La conversación, según diferentes comentaristas, dejó traslucir que ambos están preocupados con la posibilidad de que algún juez ordene la detención preventiva de Lula antes de que el exmandatario sea investido como ministro el próximo martes, cuando obtendrá fuero privilegiado y sólo podrá ser juzgado por la Corte Suprema

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios