ESTÁ GRABADO EN CASTELLANO

"Tenemos familias": el vídeo de Sanders en defensa de la clase obrera inmigrante

El político demócrata reivindica los derechos de los trabajadores a través del relato de una inmigrante mexicana con el que fortalece su imagen de candidato de izquierdas a la Casa Blanca

Los poco más de cinco minutos del vídeo de la campaña de Bernie Sanders "Tenemos Familias" sirven para retratar dos realidades de Estados Unidos: por una parte, las precarias condiciones a las que se enfrentan los trabajadores inmigrantes y, por otra, la defensa de los derechos laborales de un candidato demócrata a ocupar la Casa Blanca que presenta un programa más a la izquierda de lo acostumbrado en Norteamérica. 

El vídeo está narrado en castellano -salvo las intervenciones de Sanders que aparecen subtituladas- y arranca con el testimonio de una trabajadora de Immokalee (Florida) que cuenta en primera persona cómo llegó a Estados Unidos desde México para garantizar un futuro estable para "el motor" de su vida, sus tres hijos. En su relato define el pueblo como un lugar "bonito", lleno de "gente trabajadora y amable" en el que, sin embargo, ha sido testigo de "abusos en el campo"

Bernie Sanders durante un acto el 5 de marzo. (EFE)
Bernie Sanders durante un acto el 5 de marzo. (EFE)

"Cuando vine de México empecé a trabajar en el campo. Los tomates que yo cojo son los que se usan en ensaladas americanas. Había más abusos de los patrones, que no proveían a los trabajadores de lo necesario, como agua y baños. Los patrones se enojaban, hasta se agarraban a golpes", explica, y detalla los problemas para salir adelante: "Solamente en las noches uno se pone a veces hasta a llorar porque no le alcanza". Por eso, señala que en 2010 se decidió a participar en las protestas de 'Fair Food' en las que se pedía a las grandes corporaciones que pagasen "un centavo más por libra de tomate para que también les llegara a los trabajadores lo que es justo". "Es bueno que haya personas que se preocupan por mejorar las condiciones de trabajo porque es ahí donde menos se preocupa la gente", afirma.  

En este vídeo, Sanders refuerza su imagen como defensor de los derechos laborales, ya que se destaca su visita a Immokalee en 2008, que supuso un cambio en la vida de los trabajadores. "Lo que encontré fue una tragedia humana. Los trabajadores estaban recibiendo salarios de inanición y siendo sometidos a prácticas laborales abusivas", asegura el demócrata, que vio la realidad de "los trabajadores sin derechos". Además, se pregunta cuántos casos como los que conoció allí existen y quién se beneficia de "esta explotación". "Debemos entender que no solo son los trabajadores de Immokalee los que sufren, sino todos los trabajadores en EEUU porque eso nos empuja a una competencia hacia el abismo", denuncia. Para consolidar el rol de Sanders, la trabajadora afirma que el político se interesó por sus vidas y fue a Washington para denunciar las condiciones laborales y logró una mejora en su situación. 

Con este vídeo no sólo marca distancias con la otra demócrata que busca la Casa Blanca, Hillary Clinton, y a la que se lo está poniendo más difícil de lo previsto en las primarias del partido, sino que se posiciona en las antípodas del candidato republicano más polémico: Donald Trump. El magnate no ha dudado en prometer que, si gana las elecciones, levantará un muro en México y prohibirá la entrada de musulmanes al país. 

Un militante de 74 años

En la biografía de Sanders destacan protestas como la que protagonizó a los 21 años cuando acampó frente a la oficina del rector de la Universidad de Chicago para denunciar la segregación racial, su detención en 1963 por manifestarse contra el racismo y su militancia en la Liga de Jóvenes Socialistas, del Movimiento de los Derechos Civiles y del Congreso de la Igualdad Racial, entre otros movimientos. 

Fue alcalde de Burlington, donde puso en marcha un programa socialdemócrata desconocido hasta ese momento en Estados Unidos y fue reelegido cuatro veces. Además, formó parte de la Cámara de Representantes (entre 1990 y 2006) y senador de Vermont, desde 2006. Finalmente, en 2015 se afilió al Partido Demócrata para llegar al despacho oval.

Sus 74 años y toda esta experiencia a sus espaldas parece no ser suficiente para garantizar la viabilidad de su proyecto y, de hecho, se le acusa de presentar propuestas poco creíbles y alejadas de la realidad. Un ejemplo de ello es la postura de cuatro economistas que trabajaron con presidentes demócratas que han manifestado que "no hay un estudio económico creíble" que apoye las predicciones económicas de Sanders. Por ahora, en las primarias de su partido suma siete estados y 432 delegados frente a los 1.066 de Clinton. Será en la convención nacional demócrata, que tendrá lugar en julio, cuando se pondrá de manifiesto si Sanders logra llevar su programa a las elecciones para ocupar la Casa Blanca.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios