"Ha ido demasiado lejos"

La ultraderecha europea no sabe qué pensar de Donald Trump

La propuesta de prohibir la entrada de musulmanes en EEUU ha conseguido escandalizar incluso a los líderes de los partidos antiinmigración en Europa, empezando por el Frente Nacional de Le Pen

Foto: Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), en una rueda de prensa el 18 de noviembre de 2015 (Reuters)
Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), en una rueda de prensa el 18 de noviembre de 2015 (Reuters)

Si usted creía que Marine Le Pen tenía planteamientos radicales, ¿qué pensar de Donald Trump? El aspirante republicano a la candidatura presidencial estadounidense ha conseguido escandalizar incluso a la cúpula del Frente Nacional francés con su propuesta de prohibir la entrada de musulmanes a EEUU. Y no son los únicos: numerosos líderes de la extrema derecha europea, que han basado su política en discursos contrarios a la inmigración, marcan distancias con las ideas del magnate norteamericano, según recoge el diario “The Washington Post”.

“En serio, ¿alguna vez me habéis oído decir algo así? Yo defiendo a todos los franceses en Francia, sin importar su origen, sin importar su religión”, dijo ayer Le Pen durante una entrevista televisiva. El portavoz para asuntos exteriores del Partido del Pueblo Danés, Soren Espersen, también criticó la semana pasada la propuesta de Trump. “Es una estupidez. Él dice cosas de lo más loco, pero esta debe ser una de las mayores locuras que ha dicho”, aseguró Espersen.

“Creo que con este comentario ha ido demasiado lejos”, ha declarado Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), contrario a la inmigración. “Lo que eso supondría es castigar a un montón de buenas personas por los actos de unos pocos”, ha dicho. Incluso el movimiento alemán Pegida han sentido la necesidad de asegurar que sus ideas no tienen nada que ver con las de Trump.

Otros líderes de partidos de extrema derecha europeos, sin embargo, tienen una opinión mucho más favorable: el italiano Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, asegura que la postura de Trump es “heroica”. “Espero que Donald Trump se convierta en el próximo presidente estadounidense. Bueno para América, bueno para Europa. Necesitamos líderes valientes”, ha declarado Geert Wilders, líder del Partido por la Libertad holandés, de corte antimusulmán.

Donald Trump, preparándose para un debate entre aspirantes a la candidatura presidencial republicana en Las Vegas (EFE)
Donald Trump, preparándose para un debate entre aspirantes a la candidatura presidencial republicana en Las Vegas (EFE)

De la marginalidad a la política "respetable"

Las encuestas sugieren, de hecho, que el rechazo hacia Trump por parte de los líderes de los partidos aquí mencionados no es compartido por gran parte de sus votantes. El éxito electoral de formaciones como el Frente Nacional está haciendo que estos partidos estén dejando de ser considerados “marginales” para convertirse en fuerzas políticas respetadas, lo que, en consecuencia, está llevando a estas a suavizar su mensaje. ¿Musulmanes votando al Frente Nacional? Los hay, y Le Pen se ha dado cuenta de ello.

“La diversidad de opiniones sobre Trump entre los ultraderechistas europeos refleja una diversidad no suficientemente reconocida entre los partidos de extrema derecha del continente. Puede que a estos partidos les muevan las mismas quejas, pero también están conformados por otros factores y sistemas locales”, escribe Adam Taylor en el “Washington Post”. “El apoyo a Trump podría estar motivado en gran medida por los mismos agravios que el de Le Pen, pero en último término él es un producto del moderno sistema político estadounidense, que permite que el dinero juegue un rol inusualmente prominente y tiene ciclos electorales que llevan eones comparado con la mayoría de las democracias”, comenta.

Trump se enfrenta a crecientes dificultades internacionales: varios políticos han hecho un llamamiento a boicotear sus negocios en Escocia, y más de medio millón de personas han firmado para que se le prohíba la entrada al Reino Unido. Puede que los comentarios del magnate acaben llevándole a la presidencia estadounidense, pero el coste en términos de imagen lleva camino de ser muy alto no solo para él, sino también para el país.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios