afectará a frutas, verduras y cosméticos

El 'made in Cisjordania' levanta ampollas en Israel: "Fortalecerán a los radicales"

España y otros 15 países de la UE reclamaron el pasado mes de abril a Mogherini "completar" las directrices europeas sobre el etiquetado de productos de los asentamientos israelíes

Foto: Un jornalero palestino recoge fresas en una explotación agrícola en Tamon, cerca de la localidad cisjordana de Naplusa. (EFE)
Un jornalero palestino recoge fresas en una explotación agrícola en Tamon, cerca de la localidad cisjordana de Naplusa. (EFE)

Israel presenta batalla tras la puesta en marcha del llamado 'made in Cisjordania'. La Comisión Europea ha sentado las bases para identificar a través del etiquetado de los productos originados en los territorios palestinos ocupados por Israel desde 1967, para evitar "que los consumidores sean engañados". 

Desde la embajada israelí, se apunta a que detrás de esta decisión hay "razones políticas discriminatorias" y que "se fortalecerá a los elementos radicales que abogan por un boicot contra Israel". 

La Unión Europea es su principal socio comercial. Allí exporta toda clase de productos, desde vegetales hasta tecnología. Además, de esta forma los territorios ocupados quedan excluidos de los régimenes arancelarios privilegiados de los que goza el resto del país. El comercio entre la UE y los territorios ocupados palestinos movió unos 154 millones de euros, lo que equivale a menos del 1% del comercio total de la UE con Israel (30.000 millones de euros). 

La medida solo será obligatoria en el caso de los productos agrícolas, como las frutas y las verduras, además de los cosméticos. Según fuentes del Ejecutivo comunitario, son precisamente estos los que suponen "la mayor parte" de los productos importados desde los asentamientos. El resto de los productos industriales, como los alimentos procesados, podrán etiquetarse de manera voluntaria.

La UE etiquetará los productos fabricados en los territorios ocupados por Israel

La UE insiste en que no es un boicot

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis, ha señalado que "no se trata de ninguna manera de un boicot o de sanciones contra Israel". Y que en cualquier caso, aquellos productos fabricados "dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas" seguirán beneficiándose del régimen arancelario preferente. "Las relaciones entre nuestros países van a seguir siendo privilegiadas", ha considerado en su comparecencia de esta mañana.

También han descartado las autoridades europeas que haya razones políticas detrás de la decisión. "Esto es una cuestión técnica, no un posicionamiento político. La clarificación fue solicitada a la Comisión por los estados miembro de la UE", ha insistido el vicepresidente comunitario, dejando claro que "la nota interpretativa" del Ejecutivo comunitario "no es una legislación nueva" y se limita a clarificar "ciertos elementos vinculados a la interpretación y aplicación eficaz de la legislación existente".

En cualquier caso, Dombrokis ha dejado claro que esto solo son directrices y que la decisión final queda en manos de cada Estado. "La indicación de origen de productos que entran en el mercado interior es una parte esencial de la política de la UE de protección al consumidor", ha zanjado. Países como Bélgica, Dinamarca y Reino Unido ya obligan a indicar si los productos proceden de los asentamientos. 

España y otros 15 países de la UE reclamaron el pasado mes de abril a Mogherini "completar" las directrices europeas sobre el etiquetado de productos de los asentamientos israelíes que ya reclamaron hace tres años a su antecesora Catherine Ashton, que comenzó el trabajo para preparar las directrices pero este se paralizó en el verano de 2013 a petición del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en un momento en el que trataba de relanzar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos.

La "nota interpretativa", que será publicada en el Diario Oficial de la UE este jueves, precisa que los productos de los asentamientos en Cisjordania o de los Altos del Golán deben indicar de forma explícita que 'vienen de un asentamiento' y no se aceptará 'fabricado en Israel', aunque no se exigirá especificar el asentamiento concreto.

"Si viene entrecomillado o solo indica que viene de un asentamiento, competerá a los estados miembros y los operadores decidir. No se puede indicar únicamente 'fabricado en Cisjordania' o 'fabricado en los Altos del Golán', el consumidor necesitar tener explícito el hecho de que un producto viene de un asentamiento", han recalcado.

"Presión política"

"No hay duda de que el objetivo principal de la medida es ejercer presión política sobre Israel", ha denunciado el Gobierno israelí. En su opinión, las directrices comunitarias "constituyen un intento de prejuzgar el resultado de cualquier negociación futura entre Israel y los palestinos" e "incluso podrían servir como incentivo adicional" para que la Autoridad Palestina rechace "negociaciones directas" con Israel.

El Gobierno israelí ha convocado al embajador de la UE, Lars Faaborg-Andersen, en señal de protesta. "Es intolerable que Israel sea el único país que ha sido singularizado por la UE con esta política, a pesar del hecho que hay más de 200 territorios disputados en el mundo entero", denuncian. 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios