el papa francisco marca distancias

Casas del Vaticano usadas como saunas y hoteles: los papeles robados del Cuervo

El estudio de los documentos filtrados en el nuevo 'Vatileaks' revela importantes irregularidades en decenas de inmuebles cuya propiedad pertenece a la Santa Sede

Foto: El Papa Francisco, el 7 de noviembre de 2015 (EFE)
El Papa Francisco, el 7 de noviembre de 2015 (EFE)

Los papeles secretos sustraídos del Vaticano -y parcialmente filtrados a los autores de dos libros publicados la semana pasada- siguen deparando sorpresas. Mientras la Santa Sede sigue tratando de determinar cómo se produjo la fuga y la identidad exacta del Cuervo, tal y como la prensa italiana denomina al responsable de la filtración, el examen de los documentos por parte de la Gendarmería está sacando a la luz nuevos escándalos e irregularidades, e incluso posibles delitos, relacionados especialmente con propiedades.

Tal y como publica este martes el 'Corriere della Sera', la documentación muestra “casas de lujo alquiladas a precios de ganga, hoteles y centros de belleza gestionados por sociedades privadas y luego convertidos en lugares para encuentros secretos”, así como “operaciones de compraventa con plusvalías ocultas”. Existen, además, listas con miles de nombres y direcciones, que “podrían convertirse en un instrumento de chantaje y amenazas”, algo que preocupa a los investigadores.

Las pesquisas judiciales revelan la apertura de saunas y centros de masaje en edificios concretos del centro de Roma, “a menudo frecuentados por religiosos”, y la identidad de empresarios que consiguieron edificios enteros a través de Propaganda Fide [la Congregación para la Propagación de la Fe, relacionada con las actividades misioneras] para su uso como hoteles, entre ellos Mauricio Stornelli, hermano del exejecutivo de Finmeccanica Sabatino. Pero, según relata el rotativo italiano, hay docenas de casos similares.

Propaganda Fide posee apartamentos en unos 60 edificios, en lugares como la Plaza de España o la Vía Sixtina, alquiladas a particulares a precios inferiores a los de mercado, según explica el suplemento 'Vatican Insider' del diario 'La Stampa'. Esta publicación asegura que el verdadero escándalo es el referido a la APSA, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, que ejerce funciones de “banco central” del Vaticano y gestiona sus bienes muebles e inmuebles.

“Las casas de la APSA son asignadas, en un 70%, a los empleados de la Santa Sede a un precio de alquiler reducido con respecto al valor del mercado de las viviendas en la misma zona”, dice a 'La Stampa' un prelado que trabajó mucho tiempo en la banca central.

El cardenal Tarcisio Bertone, al que un libro acusa de apropiación indebida de fondos, besa la mano de Benedicto XVI en 2014. (Reuters)
El cardenal Tarcisio Bertone, al que un libro acusa de apropiación indebida de fondos, besa la mano de Benedicto XVI en 2014. (Reuters)

Inmuebles tasados a la baja y reformas pagadas con limosnas

Esta reducción del alquiler representa “una integración del salario y un beneficio para los empleados vaticanos”. El 30% restante es alquilado a personas externas “que hacen una petición, a un precio mensual un 15% inferior al valor del mercado del departamento”. Las listas de espera son kilométricas, y dependen en gran medida de recomendaciones y 'padrinos' en la Santa Sede. La COSEA (la comisión de estudio y orientación de la estructura económico-administrativa vaticana, de la que procede el grueso de las filtraciones) calculó que un ajuste racional de los alquileres, incluso manteniendo la política de tarifas ventajosas para los empleados, serviría para incrementar los ingresos por lo menos en 25 o 30 millones de euros. “La reforma debería traer más transparencia, menos privilegios a los amigos de los amigos, atención a las situaciones de necesidad y mayor racionalidad”, concluye 'Vatican Insider'.

La cuestión inmobiliaria es, de hecho, la que más daño está haciendo a la imagen del Vaticano. En el libro 'Avarizia', de Emiliano Fittipaldi, se afirma que la Santa Sede posee en Roma unas 5.000 propiedades por un valor oficial de 160 millones de euros, pero que, según un documento de la COSEA, en muchos casos están registrados “al costo de adquisición o al costo de donación, y muchos edificios institucionales están valorados en un euro”. El periodista italiano calcula que el valor real puede alcanzar los 4.000 millones de euros, tan solo en la capital italiana.

Además, el libro afirma que el cardenal Tarcisio Bertone, exsecretario de Estado, habría utilizado 200.000 euros de la Fundación Bambin Gesú (Fundación Niño Jesús), cuyos fondos están destinados teóricamente al hospital infantil del Vaticano, a reformar su apartamento, un ático de lujo en el centro de Roma. Bertone, según Fittipaldi, también habría utilizado 23.800 euros para alquilar un helicóptero.

El cardenal ha tratado también de dar su versión en una entrevista con el 'Corriere', donde asegura que las acusaciones sobre su ático son totalmente falsas: “Eran dos apartamentos hechos un desastre y abandonados durante años. La Gobernación me informó sobre un gasto de 300.000 euros. Lo pagué con mis ahorros para un apartamento que no es de mi propiedad, y que mantendrá la Gobernación”, dice. “Es una vergüenza, no sé cómo defenderme, defenderse de las calumnias es casi imposible. Las víctimas estamos impotentes”, afirma.

El Papa ha asegurado que “robar estos documentos es un delito, un acto deplorable y que no ayuda”, pero también ha tratado de marcar distancia respecto a los hechos descritos. “Yo mismo había pedido que se hiciera aquel estudio. Mis colaboradores y yo ya conocíamos bien esos documentos. Ya se han tomado medidas que han empezado a dar frutos, algunos de ellos ya visibles”, aseguró en un discurso hace dos días.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios