"LA ÚNICA CAUSA ES UNA ACCIÓN MECÁNICA EXTERIOR"

El Kremlin y la compañía del avión ruso no excluyen la posibilidad de un atentado

La compañía propietaria del avión asegura que la única causa posible para que se desintegrara en el aire es "una acción mecánica exterior". El Kremlin no excluye la posibilidad de un atentado

Foto: Rusos depositan flores en un homenaje en San Petersburgo a las víctimas del Airbus siniestrado en Egipto (Reuters).
Rusos depositan flores en un homenaje en San Petersburgo a las víctimas del Airbus siniestrado en Egipto (Reuters).

El Kremlin y la compañía aérea MetroJet (Kogalymavia), propietaria del avión ruso siniestrado en Egipto, no excluyeron hoy ninguna hipótesis, incluido el atentado terrorista, como causa de la tragedia, aunque advirtieron de que es pronto para sacar conclusiones. "Ahora no se puede descartar ninguna versión", dijo el portavoz del Kremlim, Dmitri Peskov, preguntado por los periodistas acerca de si se contemplaba la posibilidad de un ataque terrorista. Pero se mostró cauteloso cuando dijo que "pero la investigación solo está comenzando su trabajo...hay que esperar al menos a los primeros resultados".

Casi simultáneamente, directivos de la aerolínea siniestrada aseguraron que la única causa posible para que el Airbus A321 se desintegrara en el aire es "una acción mecánica exterior", y señalaron que los pilotos perdieron totalmente el control del aparato antes de comenzar la caída. "La única causa que puede explicarlo es una acción mecánica exterior en la aeronave", dijo en conferencia de prensa el vicedirector general de la compañía para vuelos, Alexánder Smirnov. "No puede haber tal conjunción de fallos de sistemas que lleven a que el avión se desintegre en el aire", agregó.

Smirnov subrayó que "incluso en caso de una despresurización súbita los pilotos podrían ponerse las máscaras de oxígeno, y los pasajeros también". Preguntado sobre la posibilidad de un ataque terrorista afirmó que "puede haber sido cualquier cosa" aunque pidió esperar a los resultados de las investigaciones. Por otra parte, el Airbus volaba descontrolado antes de estrellarse en el Sinaí, afirmó el vicedirector técnico, Andrei Averianov, en la misma conferencia de prensa. Los expertos aseguran que las milicias islamistas radicales presentes en la zona -como Wilayat Sina, que ha jurado fidelidad al autodenominado Estado Islámico- no disponen de armamento para derribar una aeronave que volaba a 9.000 metros de altura. Además, consideran que una explosión a bordo provocada por un artefacto habría quedado registrada en la grabación de voces en cabina.

El zapato de un niño entre los restos del avión ruso siniestrado en la península del Sinaí (Reuters).
El zapato de un niño entre los restos del avión ruso siniestrado en la península del Sinaí (Reuters).

 

El copiloto se quejó del estado del aparato

El copiloto del avión siniestrado este sábado en la península del Sinaí se había quejado previamente del estado del aparato, según ha asegurado su esposa, Natalya Trukhacheva, en una entrevista en la televisión rusa NTV. Durante la entrevista, recogida por varios medios, la mujer del copiloto -Serguéi Trukachev- aseguró que su hija "le llamó antes de que volara". "Antes del vuelo, se quejó de las condiciones técnicas del aparato dejaban mucho que desear", ha explicado Trukhacheva.

Un alto cargo egipcio había afirmado previamente que antes de que el avión perdiera contacto con los controladores de tráfico aéreo, el piloto había emitido por radio mensajes de que el avión estaba experimentando problemas técnicos y que intentaría aterrizar en el aeropuerto más cercano. No obstante, el ministro de Aviación Civil, Hossam Kamal, ha afirmado que no hay signos de que hubiera ningún problema a bordo del avión, y que el piloto no emitió ninguna llamada de emergencia antes de estrellarse.

Este lunes también se ha difundido que la compañía aérea rusa MetroJet (Kogalymavia), propietaria del Airbus A321 siniestrado, debía dos meses de salario a sus empleados, informó el Servicio Federal de Trabajo, Rostrud. Un portavoz del organismo confirmó a la agencia Ria Nóvosti que esta información se ha descubierto en la auditoría que se está realizando después del accidente. "En estos momentos se está determinando a cuánto asciende la deuda total", señaló el portavoz.

Las explicaciones técnicas no aclaran las causas

Los restos de los turistas rusos que viajaban en el vuelo 9268 de la compañía Kogalymavia comienzan a llegar a San Petersburgo mientras Rusia se debate en un remolino de preguntas. Todos los pasajeros del Airbus murieron en el accidente sobre la Península del Sinaí, una remota área de Egipto plagada de la violencia insurgente de grupos islamistas radicales.

Rusia, cuya población llora la muerte de los 224 pasajeros del Airbus estrellado el sábado en Egipto, informó este domingo de que el avión se destruyó en el aire, pero se mantiene la incógnita sobre las auténticas causas de la tragedia. "La destrucción tuvo lugar en el aire y los fragmentos resultaron desperdigados por una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados", dijo Víctor Sorochenko, director ejecutivo del Comité de Aviación Interestatal (CAI), a la prensa rusa tras visitar el lugar del accidente. Con todo, aseguró que "es todavía pronto para sacar conclusiones" sobre las causas de la tragedia aérea, la mayor en la historia de Rusia. Según testigos oculares, el avión de la aerolínea rusa Kogalimavia (Metrojet), un Airbus A-321, ya ardía en llamas antes de chocar contra la tierra.

El Airbus ruso siniestrado en Egipto se destruyó en el aire. (EFE)

El antiguo director de la citada compañía, Serguéi Mordvintsev, aseguró que los aparatos de esa clase de aerolínea nunca habían sufrido problemas técnicos. "El A-321 es un aparato seguro. Durante su periodo de explotación, sus motores nunca experimentaron ningún problema", dijo a la agencia Interfax.

Tanto las autoridades rusas como las egipcias descartaron un posible atentado terrorista, como ocurriera en el caso del Boeing malayo que fue derribado en 2014 por un misil en el este de Ucrania. No obstante, varias aerolíneas anunciaron este domingo que no sobrevolarán la zona del Sinaí hasta que se conozcan las causas del accidente. Técnicos de ambos países han procedido al análisis de las cajas negras del avión, que, según el ministro de Transporte ruso, han sufrido "daños técnicos menores".

La agencia de aviación civil Rosatsia se apresuró en secundar esa teoría, al afirmar que todos los indicios apuntan a que "la destrucción de la estructura del avión ocurrió a una gran altura". Según fuentes de transporte citadas por la agencia Tass, los expertos rusos encontraron en la zona fragmentos de las alas del A-321 que mostraban indicios "de impactos térmicos y físicos", lo que denotaría que el avión "pudo quemarse en el aire". El avión se habría partido en dos en el aire, según Oleg Smirnov, condecorado piloto soviético, debido a que "a 172 kilómetros por hora un avión como ese ya no vuela, sino que toma un ángulo crítico de ataque y entra en barrena".

Dos investigadores rusos examinan los restos del avión siniestrado en el Sinaí. (Reuters)
Dos investigadores rusos examinan los restos del avión siniestrado en el Sinaí. (Reuters)

"A esa altura no pudo ser derribado"

No obstante, esas explicaciones técnicas dejan sin responder la gran pregunta sobre las causas de la tragedia, como destacó el propio ministro de Transporte, Maxim Sokolov, quien reconoció que "hay muy poca información". Lo que parece claro es que no fue un atentado terrorista, pese a que el supuesto derribo fue reivindicado por una filial egipcia del grupo terrorista Estado Islámico, ya que a esa altura es técnicamente imposible, según dijo Sherif Ismail, primer ministro egipcio.

Mientras, los equipos de rescate rusos se personaron este domingo en el lugar del desastre, una zona montañosa de difícil acceso rodeada por desierto, tras ser escoltados durante más de 300 kilómetros por soldados egipcios. Más de un centenar de efectivos del Ministerio para Situaciones de Emergencia comenzaron a escudriñar a media tarde 16 kilómetros cuadrados de superficie, ya que algunos cadáveres se han encontrado a ocho kilómetros del lugar de la colisión. Según fuente rusas, de momento se han encontrado 171 cadáveres, en su mayoría por parte de las brigadas de búsqueda formadas por las autoridades locales. Contribuyen a facilitar las labores de rescate las imágenes que se han recibido del espacio y que muestran con claridad el punto cero de la catástrofe, y las fotos tomadas por aparatos no tripulados o drones.

El Kremlin colocó este domingo la bandera rusa a media asta en señal de duelo después de que Putin declarara el domingo día de luto nacional

Forenses rusos ya han examinado más de un centenar de cadáveres en los tanatorios y los hospitales cairotas, aunque la labor de identificación se realizará en crematorios de San Petersburgo, destino del avión, que había despegado de la localidad turística de Sharm el Sheij, uno de los lugares favoritos de los turistas rusos. Con ese fin, los servicios sanitarios tomaron este fin de semana muestras de sangre de los familiares de las víctimas de la tragedia para identificar su ADN. El primer avión que repatriará los cuerpos del Airbus ya aterrizó en la antigua capital zarista, donde esperan los familiares.

El Kremlin colocó este domingo la bandera rusa a media asta en señal de duelo después de que el presidente, Vladímir Putin, declarara el domingo día de luto nacional. En San Petersburgo, el duelo podría prolongarse durante varios días, según adelantó el gobernador, Gueorgui Poltavchenko, quien también se mostró dispuesto a erigir un monumento en la ciudad en honor a las víctimas, entre las que figuraban 25 niños. El patriarca de la iglesia ortodoxa rusa, Kiril, llamó a todos los creyentes a rezar por la memoria de los muertos y por sus familiares, al tiempo que criticó a aquellos que, pese a la tragedia, se negaron a cancelar sus planes de celebrar Halloween.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios