"Esto no es 'Call of Duty'": un exsoldado advierte de los riesgos de luchar contra el ISIS
  1. Mundo
tras el 'game over' no hay botón de 'play again'

"Esto no es 'Call of Duty'": un exsoldado advierte de los riesgos de luchar contra el ISIS

Randy Roberts avisa a los futuros voluntarios que quieran unirse a la milicia kurda: por saber apretar un gatillo en la consola no se sabe hacer lo mismo en la vida real

Foto: Una escena del videojuego 'Call of Duty' (Flickr/BagoGames)
Una escena del videojuego 'Call of Duty' (Flickr/BagoGames)

“Te encuentras con un montón de gente que piensa que esto va a ser como 'Call of Duty'”, afirma Randy Roberts. Conocido como 'Red', este exsoldado estadounidense forma parte de los voluntarios que lucha contra el ISIS en Siria y advierte a los que quieran unirse a ellos que la experiencia a la que se enfrentan es real. Así lo recoge un reportaje publicado por la CNN, donde el exmilitar confirma que se juega la vida a diario en un conflicto donde tras el 'game over' no hay ningún botón de 'play again'.

"Creen que por saber cómo apretar el gatillo en una consola pueden hacerlo en la realidad”, compara Roberts en el citado medio de comunicación. Como él, decenas de occidentales se han sumado a una guerra en la que combatir el ISIS es el único objetivo. Hombres y mujeres de distintas nacionales abandonaron sus países de origen para blandir las armas contra el terrorismo yihadista, entre los cuales se pueden encontrar también españoles –tal y como cuenta 'Red', uno de sus compañeros procede del País Vasco–.

La trayectoria de Roberts en conflictos bélicos es mucho más amplia que la del resto de voluntarios. Formó parte de la XV División de Infantería de Estados Unidos, y trabajó activamente como desplazado en la guerra de Irak. Años más tarde, cuando la amenaza del ISIS se cernía como una negra sombra, Randy intentó volver a alistarse en el Ejército. Sus deseos se vieron frustrados por culpa de los múltiples tatuajes que decoran su piel: según una normativa americana reciente, los soldados no pueden sumar más de cuatro tatuajes en antebrazos y pantorrillas.

Creen que por saber cómo apretar el gatillo en una consola pueden hacerlo en la realidad

Lejos de dejar atrás su nueva meta, Roberts recurrió a internet para establecer contactos con voluntarios desplazados y sumarse a ellos. Abandonó su carrera de diseño gráfico en Nueva York, viajó hasta la ciudad iraquí de Suleimaniyeh y se puso al servicio de su nuevo equipo para, según él mismo dice, “terminar con la masacre de personas inocentes” que están muriendo y siendo oprimidos, como los chiíes o los yazidíes.

“Creí que, dada mi experiencia militar pasada y puesto que conocía la región de veces anteriores, podía ayudar a la causa”, asegura Roberts para la CNN, añadiendo: “Si al final de mi vida supiera que no había ido a Irak, me hubiera arrepentido por los restos”. A pesar de su firme convencimiento por la causa –tras su llegada a Suleimaniyeh se unió a una ofensiva al sur de Kirkuk, también en Irak, que le llevó a parar a Siria– es consciente del peligro que corren lo que como él se lanzan a las garras de la guerra. “Si alguien quiere luchar en otros países, antes de eso debe luchar primero por su país”, aconseja el exsoldado estadounidense.

Guerra en Siria
El redactor recomienda