la muerte tuvo lugar el pasado 8 de octubre

La historia de Cecil se repite: un alemán caza a uno de los elefantes más grandes de África

Por el momento se desconoce el nombre del responsable de la muerte de este paquidermo, que tenía entre 40 y 60 años y cuyos colmillos pesaban 55 kilos

Un nuevo caso de caza mayor ha desatado la ira de los amantes de los animales. En este caso, la víctima ha sido uno de los elefantes más grandes de Zimbabue, que tenía una edad estimada entre los 40 y 60 años. Aunque el animal ha sido abatido en el Parque Nacional de Gonarezhou –al sur del país–, los expertos no le habían visto por la zona nunca antes. Al parecer, según publica 'The Telegraph', el responsable de su muerte ha sido un cazador alemán que habría pagado 60.000 dólares –cerca de 53.000 euros– por abatir al paquidermo.

Los datos del citado diario británico apunta a que la caza tuvo lugar el pasado 8 de octubre, cuando un profesional dedicado a la búsqueda de piezas localizó al gran elefante para su cliente. De momento no ha trascendido el nombre del alemán porque los organizadores de la caza se han negado a proporcionarlo, pero sí se sabe que el aficionado a la cinegética germano viajó a Zimbabue con la intención de pasar en el país 21 días abatiendo presas: cinco grandes elefantes, leones, búfalos, rinocerontes y leopardos.

Anthony Kaschula –al frente de una empresa de safari fotográfico en Gonarezhou– publicó las imágenes donde podía verse al supuesto cazador del gran león junto al hombre que le ayudó a identificarle. Según Johnny Rodriguez, responsable del equipo de Conservación de Zimbabue, los colmillos de este enorme paquidermo pesaban 55 kilos y, según su experiencia en animales, el elefante pudo haber emigrado desde el parque Kruger porque no era natural de la zona.

El león más famoso de Zimbabue, también muerto

La noticia de la muerte de este elefante ha rescatado la historia de Cecil, el león más grande de Zimbabue, que salió a la luz a finales del pasado mes de julio. Walter James Palmer fue el dentista estadounidense que acabó con la vida de este felino, que usó como cebo para atraerle un animal muerto antes de dispararle con arco y flecha. Cuando quedó sin vida, el cazador le decapitó y le quitó su áurea piel como trofeo.

Tal fue la conmoción internacional que provocó el caso, que Walter Palmer tuvo que cerrar su clínica odontológica ante la gran cantidad de amenazas y concentraciones que se estaban convocando en su contra frente al edificio. El cazador se vio obligado a pedir perdón por su 'hazaña', pero se defendió alegando que todo su safari estuvo planeado conforme a la ley. “Hasta donde yo sé, todo el viaje fue legal y estuvo gestionado de manera adecuada”, aseguraba el dentista en la nota recogida por la CNN. “No sabía que era un león tan conocido, ni que estuviera vigilado ni que formara parte de un estudio. Confié en la experiencia de los guías locales para garantizarme una caza legal”, sentenció.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios