Es noticia
Menú
Refugiados 'con estilo': un fotógrafo húngaro retrata la crisis humanitaria con tacones
  1. Mundo
DESATA LA crispación en las redes sociales

Refugiados 'con estilo': un fotógrafo húngaro retrata la crisis humanitaria con tacones

Norbert Baksa ha realizado una sesión de fotos donde puede verse a una modelo que simula ser emigrante con móviles de Chanel y ropa de lo más sofisticada

Foto: El fotógrafo Norbert Baksa ha querido retratar la dura realidad de los refugiados (Reuters)
El fotógrafo Norbert Baksa ha querido retratar la dura realidad de los refugiados (Reuters)

En las imágenes puede verse a una mujer intentando huir de la guerra a través de alambres de espino, subida a altas verjas o forcejeando con las fuerzas del orden. A pesar de que la foto podría ser una más de las múltiples que se sacan cada día sobre la crisis de refugiados, estas instantáneas forman parte de la ficción y se pueden encontrar en una sesión artística del fotógrafo húngaro Norbert Baksa.

Baksa, profesional freelance que ha trabajado para medios tan importantes como Cosmopolitan o Elle, ha realizado esta serie de imágenes inspirado por los emigrantes dándole un toque diferente: la ropa que utiliza la joven que simula ser una refugiada es de lo más 'glamourosa', lleva zapatos de tacón e incluso se llega a hacer un 'selfie' con un teléfono móvil embutido en una funda de Chanel.

'Der Migrant', como así ha sido bautizada la sesión, rápidamente fue muy criticada en Twitter. Los usuarios de esta famosa red de microblogging no dudaron en calificarla de mal gusto al banalizar una situación desesperada que atraviesan cada día miles de personas. De hecho, hubo quien no tardó en vincular estas fotos con la patada que una periodista húngara propinó a un refugiado que corría con su hijo para grabar escenas trágicas: al fin y al cabo, los dos se estaban beneficiando de un momento de crisis humanitaria.

Baksa salió en defensa de su trabajo –protagonizado por la modelo Monika Jablonczky– argumentando que con sus fotos esperaba que el público tomara conciencia de lo complejo del problema migratorio y que no se posicionara solo “con medias verdades e información interesada”. “Para la gente que dice que soy estúpido, solo puedo decirles que tienen que examinar el problema desde diferentes ángulos, sobre todo cuando no viven en Hungría”, sentenció en Twitter.

La controversia también ha visto un hueco para colarse entre líneas religiosas. Algunos ven como una provocación el hecho de que la modelo luzca sus pechos en las mismas fotografías donde lleva el pelo cubierto por un pañuelo. La gran mayoría de los refugiados que intentan acceder a Europa huyendo de la guerra profesan el Islam, por lo que la exhibición pública de estas partes del cuerpo no estaría bien vista. Un motivo más para alimentar las razones de los críticos que ven en esta obra de Baksa un ejemplo del mal gusto.

En las imágenes puede verse a una mujer intentando huir de la guerra a través de alambres de espino, subida a altas verjas o forcejeando con las fuerzas del orden. A pesar de que la foto podría ser una más de las múltiples que se sacan cada día sobre la crisis de refugiados, estas instantáneas forman parte de la ficción y se pueden encontrar en una sesión artística del fotógrafo húngaro Norbert Baksa.

Fotografía
El redactor recomienda