misa multitudinaria en la habana

El papa Francisco se reúne con Fidel Castro en un ambiente "muy familiar e informal"

En la ceremonia religiosa en La Habana, el pontífice invitó a defender a los miembros más frágiles de la sociedad y dijo ante miles de cubanos que lo importante es servir "a las personas", no a las "ideas"

Foto: El Papa Francisco junto a Fidel Castro. (Reuters)
El Papa Francisco junto a Fidel Castro. (Reuters)

Intensa agenda la del papa Francisco durante su estancia oficial en Cuba. Tras la misa que el pontífice ofició en la Plaza de la Revolución se reunió con el expresidente cubano Fidel Castro, a quien visitó en su domicilio de La Habana. El encuentro duró unos cuarenta minutos y se desarrolló en un ambiente "muy familiar e informal", según el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Francisco visitó al líder cubano acompañado del nuncio apostólico, Giorgio Lingua, y al encuentro también asistieron la esposa, hijos y nietos de Fidel Castro, en total unas diez personas.

El pontífice argentino y Castro hablaron de "temas de la problemática mundial de hoy". Además de charlar, Francisco y Castro intercambiaron varios regalos. En concreto, el pontífice le obsequió con dos libros de Alessandro Pronzato, experto en catequesis y en la Biblia y divulgador teológico, uno de ellos titulado Evangelios molestos y otro sobre la relación entre humor y religión. También le regaló ejemplares de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium y su famosa encíclica sobre temas medioambientales Laudato si.

El expresidente cubano por su parte entregó al papa el libro Fidel y la religión, la entrevista que el teólogo brasileño Frei Betto le hizo a Castro en 1985, con la dedicatoria: "Para el papa Francisco en ocasión de su fraternal visita a Cuba. Con admiración y respeto del pueblo cubano".

Raúl Castro y el papa Francisco, en el Palacio de la Revolución. (EFE)
Raúl Castro y el papa Francisco, en el Palacio de la Revolución. (EFE)

Fidel Castro, de 89 años y retirado del poder desde 2006 por una enfermedad, también mantuvo un encuentro con Benedicto XVI cuando visitó Cuba en 2012, si bien en aquella ocasión el expresidente y varios familiares suyos se desplazaron a la Nunciatura para ver al pontífice.

Por su parte, el presidente de Cuba, Raúl Castro, se reunió también con el papa Francisco en el Palacio de la Revolución de La Habana tras la ceremonia religiosa ofrecida por el pontífice. En el transcurso de una misa multitudinaria, el papa Francisco antepuso las personas a las ideologías en presencia de Raúl Castro, haciendo una apelación a la reconciliación cubano-estadounidense.

El pontífice invitó a defender a los miembros más frágiles de la sociedad y dijo ante miles de cubanos que lo importante es servir "a las personas" y no a las "ideas".

Francisco, tercer papa que celebra una misa en este lugar tras sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI, lanzó un mensaje que fue más allá de propósitos solo pastorales y llamó a poner por delante de cualquier ideología la protección de los más necesitados.

Francisco es el tercer papa que celebra una misa en este lugar tras sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI


"El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas", continuó el papa en presencia de de Castro y próximo al gran icono que se exhibe este lugar: la imagen del líder revolucionario Ernesto "Che" Guevara sobre la fachada del edificio del Ministerio del Interior.

La referencia destacó precisamente por ser éste el lugar en el que se concentran símbolos que en Cuba son los pilares ideológicos básicos del régimen cubano, al pie del monumento al líder independentista José Martí, y que La Habana utiliza frecuentemente como escaparate de su apoyo entre las masas.

El pontífice, que recorrió en papamóvil el lugar para saludar de cerca a las miles de personas que le esperaban desde el amanecer, dijo en su homilía que el pueblo cubano tiene "vocación de grandeza" y que debe cuidarla, pero especialmente mediante el servicio a los más frágiles.

Francisco, en la Plaza de la Revolución.
Francisco, en la Plaza de la Revolución.
"La importancia de un pueblo, de una nación, la importancia de una persona siempre se basa en cómo sirve la fragilidad de sus hermanos", continuó el pontífice, que dedicó su alocución a recordar a los cristianos que "todos estamos invitados (...) a hacernos cargo los unos de los otros por amor".

El papa defendió el concepto del "servicio" a los demás pero alertó contra la tentación de querer beneficiar "a los 'míos' en nombre de lo 'nuestro'", porque, dijo, eso puede generar una "dinámica de exclusión".

Recordó el papa que "el santo pueblo fiel de Dios que camina en Cuba es un pueblo que tiene gusto por la fiesta, por la amistad, por las cosas bellas" y agregó que también "tiene heridas (...) pero que sabe estar con los brazos abiertos".

"Hoy los invito a que cuiden esa vocación, a que cuiden estos dones que Dios les ha regalado, pero especialmente quiero invitarlos a que cuiden y sirvan, de modo especial, la fragilidad de sus hermanos". "No los descuiden por proyectos que puedan resultar seductores, pero que se desentienden del rostro del que está a su lado", advirtió. "Servir significa, en gran parte, cuidar la fragilidad. Cuidar a los frágiles de nuestras familias, de nuestra sociedad, de nuestro pueblo", dijo el papa.

En el primer acto multitudinario del papa en su viaje a Cuba -adonde llegó el sábado y donde permanecerá hasta el martes próximo- se volvieron a escuchar referencias al proceso de acercamiento con Estados Unidos, que tanto debe a la mediación del Vaticano.

Se volvieron a escuchar referencias al proceso de acercamiento con Estados Unidos, que tanto debe a la mediación del Vaticano


Después de que Francisco alentara a La Habana y Washington a progresar en ese acercamiento ya a su llegada al aeropuerto de la capital cubana, el sábado, hoy fue el cardenal Jaime Ortega quien, al concluir la misa, le agradeció "haber favorecido el proceso de renovación en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que tanto beneficiará a nuestro pueblo".

Ortega apeló al "amor y el perdón entre todos nosotros" como "medio válido para una verdadera renovación de nuestra nación cubana" y pidió que la "llamada a la paz" del papa llegue a los pueblos cubano y estadounidense y "muy especialmente a nuestro pueblo cubano que vive aquí y en Estados Unidos".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios