"sí, está empezando a pasar a nivel nacional"

La muerte anunciada de los republicanos en California (y qué significa para EEUU)

La debacle del Partido Republicano en California apunta a dos problemas vitales que, pronto, afrontará a nivel nacional: la menguante mayoría blanca y la falta de sintonía con los inmigrantes

Foto: El candidato republicano Bobby Jindal con unas botas de cowboy durante una cumbre de la organización Family Leadership, en Iowa, el 18 de julio de 2015 (Reuters).
El candidato republicano Bobby Jindal con unas botas de cowboy durante una cumbre de la organización Family Leadership, en Iowa, el 18 de julio de 2015 (Reuters).

La situación escuálida del Partido Republicano en California apunta a dos problemas vitales para los conservadores que, muy pronto, tendrán que afrontar también a nivel nacional: la menguante mayoría blanca y la falta de sintonía con los inmigrantes, especialmente, en el grupo cada vez más numeroso y decisivo de los latinos.

Mike Álvarez es un político latino de la ciudad de Orange (California), en el condado del mismo nombre, donde nació. Lleva más de once años trabajando como concejal del Ayuntamiento, uno de las pocos predominantemente republicanos que quedan en todo el estado. Sin embargo, cada vez que Mike viaja a la capital, Sacramento, todos los políticos latinos con los que habla dan por hecho que es demócrata. Sus propios compañeros en el Ayuntamiento, cuando fue elegido por primera vez, "no podían creerse que fuera republicano", recuerda Álvarez. "Incluso en Orange, cuando hay un latino que ocupa un cargo público, se da por hecho que es demócrata".

Más allá de los límites de Orange County, en el resto de California, ser republicano y ganar unas elecciones, o siquiera presentarse, empieza a ser casi tan raro como ser republicano y latino. Los candidatos demócratas a la presidencia han ganado en las últimas seis elecciones; sus dos únicos senadores en Washington son demócratas, 38 de sus 53 congresistas nacionales son demócratas y dos de los últimos tres gobernadores también. A nivel estatal, ambas cámaras están abrumadoramente controladas por los demócratas (25-14 en el senado, 52-28 en el congreso). Según el periódico The Hill, el estado ocupa el cuarto puesto en el ránking de los más demócratas, solo superado por sus vecinos de la costa oeste, Washington y Oregon, y por Minnesota.

En el caso de California, además, en las últimas tres elecciones legislativas los demócratas han ganado todos los cargos estatales y los alcaldes de las principales ciudades (San Francisco, Los Ángeles) son demócratas desde hace décadas: en el caso de San Francisco, desde mediados del siglo pasado. En la ciudad de Los Ángeles ni siquiera se ha presentado un candidato republicano a la alcaldía desde 2001. "No soy una especie en peligro de extinción", bromeaba el único concejal republicano de su Ayuntamiento, Michael Englander, en Los Angeles Times recientemente: "Estoy extinto".

Un brutal cambio demográfico

California no siempre ha sido este calvario para los republicanos. Al fin y al cabo, dos expresidentes, Nixon y Reagan, fueron nativos californianos, y sus gobernadores (incluyendo el propio Reagan) han estado bastante igualados. California ha tenido uno de los periodos más consistentes de su historia, desde finales del siglo XIX hasta los años 30, con una lista ininterrumpida de gobernadores republicanos. Pero lo sucedido en estas últimas décadas apunta a un brutal cambio demográfico que, no por anunciado, está dando un golpe de gracia al partido conservador.

Los latinos se han convertido oficialmente este año en la primera minoría en un estado donde ya no hay un grupo racial mayoritario. Se sabía que en algún momento iba a acabar ocurriendo lo que ha ocurrido: que en California hay ya más latinos que blancos. Y así, aunque no hay una fecha oficial, para los analistas queda claro cuándo firmó el partido su acta de defunción. Desde que Pete Wilson, uno de los últimos gobernadores republicanos se alineara a favor de la Proposición 187, denominada "Salvemos nuestro estado", en 1994 (que retiraba los derechos sanitarios, la escuela pública y otros servicios a los inmigrantes ilegales) los republicanos han ido gradualmente separándose del voto latino a la misma velocidad a la que los latinos se iban convirtiendo en la minoría más importante del estado.

Se registraron nuevos votantes demócratas y surgió una nueva generación de activistas latinos, muy vehementes y antirepublicanos

No es casualidad que algunos de los cargos latinos más importantes de California, como el presidente del Senado, Kevin de León, comenzaran su andadura política precisamente recogiendo firmas contra la proposición 187 (en los 90, todo sea dicho, esta proposición ganó con más de el 60% de los votos, aunque poco después fue revocada por anticonstitucional).

"Toda la campaña en favor de la proposición 187, y de otras que también se percibieron como antilatinas a lo largo de los años 90, como la que obligaba a hablar solo inglés en las escuelas, estuvo cargada de una retórica y un lenguaje muy negativo hacia los hispanos. El gobernador y el partido Republicano quedaron tan íntimamente ligados a ello que cambió para siempre la actitud de los latinos hacia el partido", argumenta Mindy Romero, directora del programa de Compromiso Cívico de la Universidad de California en Davies. "Hasta entonces, en términos de votantes registrados, las proporciones estaban más igualadas. A partir de ese momento, no solo perdieron esos votos, sino que se registraron nuevos votantes demócratas y además surgió toda una nueva generación de activistas latinos, muy vehementes y antirepublicanos", explica a El Confidencial.

Y eso que el voto latino está aun muy lejos de su potencial completo. De entre los 12 millones de votos que se emitieron en California en las últimas legislativas de 2014, los latinos fueron algo más de 4 millones, con un 28% de participación. "El porcentaje ha cambiado tan dramáticamente, de un 9% hace dos décadas a un 25% ahora, que aunque no sean mayoría, son sin duda un grupo determinante", explica a este diario Gary Segura, cofundador de Latino Decisions, una organización que estudia y analiza el papel de los latinos en EEUU.

Mimi Pineda, cuyos padres son de El Salvador, se dirige a la iglesia en Santa Clarita, California (Reuters).
Mimi Pineda, cuyos padres son de El Salvador, se dirige a la iglesia en Santa Clarita, California (Reuters).

"Cada vez abandonan el estado más votantes de centro y vienen a vivir más liberales. En parte se debe al aumento de la población latina; pero hay toda otra serie de cambios demográficos. Además, a los republicanos les cuesta mucho que se escuche su mensaje cuando son los demócratas los que controlan todos los niveles de gobierno", matiza Jason Cabel Roe, asesor del alcalde de San Diego Kevin Faulconer, el único alcalde republicano de una ciudad grande en todo el estado.

"Sí, está empezando a pasar a nivel nacional"

Si la caída en desgracia con los latinos es uno de los principales factores de la debacle de los republicanos en California, en cuanto el estado suele estar a la vanguardia en los cambios demográficos y sociales que suceden en el resto del país, muchos analistas vaticinan problemas similares para los republicanos a nivel nacional. "Los latinos han relegado al Partido Republicano de California a la irrelevancia electoral en el gobierno del estado. Y esto es resultado prácticamente en su totalidad de la política migratoria", defiende Segura. "Y sí, está empezando a pasar a nivel nacional".

En todo EEUU, el porcentaje de votos latinos ha bajado del 40% que obtuvo George W. Bush a un 27% que obtuvo Mitt Romney en las últimas elecciones presidenciales de 2012 (23% según Latino Decisions, que asegura que el próximo candidato necesitará al menos el doble en 2016 para llegar a la Casa Blanca). Incluso Jim Brulte, el presidente del Partido Republicano de California, lo ha reconocido públicamente: “California lidera el cambio demográfico de todo el país,” dijo en una entrevista reciente. “Sinceramente, los republicanos en California no hemos reaccionado suficientemente rápido a esto y hemos pagado un terrible precio".

"Yo creo que los republicanos deberían tener cuidado a nivel nacional de no repetir el mismo error que cometieron en California. Una cosa es tener un discurso duro con la inmigración ilegal y otra los términos, la retórica de la que lo rodeas. Para muchos latinos, la inmigración no es el asunto que más les preocupa. Les preocupa más la economía, la educación, los trabajos. Pero si en el discurso perciben un sentimiento anti latino, si perciben que hay racismo y prejuicios, entonces esto se convierte en prioritario", matiza Romero.

Casi el 100% de la información que la comunidad latina recibe sobre los republicanos está diseñada por los demócratas

Una visión que comparte Cabel Roe, el asesor del alcalde. "Aparecen candidatos oportunistas que explotan estos temas y demonizan a la gente que viene a buscar una vida mejor", reconoce, aunque añade: "El problema más grave que tienen los republicanos a la hora de buscar el voto latino es que casi el 100% de la información que la comunidad latina recibe sobre los republicanos está diseñada por los demócratas. Si el partido no está presente, no contrarresta esos mensajes negativos, es muy difícil que convenzamos a los votantes que de verdad queremos su apoyo o nos preocupamos por sus problemas". El esfuerzo de la campaña de Faulconer, explica Cabel Roe, para llegar a la comunidad latina (anuncios en español, acceso a los medios en español) fue inmenso, y reconoce que no siempre es el caso con los candidatos republicanos.

Uno de los principales problemas (o consecuencias) es la falta de políticos de origen latino en el seno del partido republicano, especialmente comparando con el demócrata. Como bromeaba recientemente uno de los dos únicos congresistas latinos republicanos, Jason Villalba, de Texas, él y Ted Cruz son poco menos que "unicornios". "Sí que tienes la sensación a veces de estar en el partido equivocado. Pero no puedo cambiar. Son mis valores, soy republicano", defiende Álvarez. Los latinos republicanos apelan a una parte de los hispanos que son conservadores tanto en el terreno social como en el fiscal.

El candidato presidencial Ted Cruz junto a su hija tras el primer debate, celebrado en Cleveland (Reuters).
El candidato presidencial Ted Cruz junto a su hija tras el primer debate, celebrado en Cleveland (Reuters).

"Un 50% de los latinos han votado republicano al menos una vez en sus vidas. Así que claramente parte de este voto está disponible para los conservadores si fueran capaces de superar el asunto migratorio y específicamente los sentimientos antilatinos expresados por sus candidatos y sus puestos electos", afirma Segura, que ocupa la cátedra de estudios Latinos y Chicanos en Stanford.

"En realidad, ambos partidos se están esforzando muy poco en la movilización política de los latinos", comenta Mindy Romero, de la Universidad de California en Davies. "Los demócratas en California, por ejemplo, no es que se estén matando precisamente para conseguir nuevos votantes, que se registren más latinos. Porque potencialmente, incluso aunque los latinos se registren mayoritariamente como demócratas, siempre existe la posibilidad de que algunos lo hicieran como republicanos, y es más fácil mantener el status quo. Para muchos latinos, registrarse demócrata o votar demócrata es más bien el mal menor".

Un 42% de los estadounidenses, en la última encuesta de Gallup de 2013, se califican como independientes, el porcentaje más alto desde que existen estas encuestas. Y esta falta de compromiso con un partido en concreto está perjudicando más a los republicanos, cuya actual identificación política se encuentra en el momento más bajo, un 25%, que a los demócratas, que se mantienen durante lo últimos años en un 31%. Orange County, último reducto republicano en el sur de California, no es ajeno a esta tendencia. "Cada vez hay más votantes nuevos y los antiguos se están haciendo independientes. En 5 o 10 años, OC va a dejar de ser republicano", vaticina Mike Álvarez.

Sin embargo, Romero cree que "el partido demócrata no debe dar el voto latino por descontado. Las nuevas generaciones de latinos no tienen la misma historia, y sus preferencias pueden ser distintas". Grow Elect, la organización que ha ayudado a Álvarez y a otros latinos republicanos como él a lanzar sus carreras, defiende la participación de los latinos en política como una manera de "reconstruir el Partido Republicano y modernizarlo para que pueda competir en California". Aunque sea a costa, a veces, del propio Partido Republicano.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios