Grecia, dispuesta a tragar con (casi) todo lo que Varufakis consideraba "inaceptable"
  1. Mundo
más recortes y subida de impuestos

Grecia, dispuesta a tragar con (casi) todo lo que Varufakis consideraba "inaceptable"

Después de largos meses de negociaciones y de poner a todos los gobiernos europeos de uñas, Tsipras anunciará ante el Parlamento griego recortes de gasto y subidas de impuestos

Foto: Varufakis y su sucesor, Tsakalotos, en una reunión del Parlamento ayer. (Reuters)
Varufakis y su sucesor, Tsakalotos, en una reunión del Parlamento ayer. (Reuters)

El Gobierno heleno apuró todo el jueves, hasta apenas dos horas antes de la medianoche que cerraba el plazo, para entregar la nueva lista de reformas estructurales y ajustes. Aunque inicialmente iba sin firma, según la Comisión Europea, minutos despúes recibió un segundo envío correcto. El Eurogrupo deberá aprobar esta propuesta, la rampa de lanzamiento para el tercer rescate del país que ya estudia el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el sábado.

Después de largos meses de negociaciones, de poner a todos los Gobiernos europeos de uñas, de un referéndum y de la dimisión de su ministro de Finanzas, Tsipras anunciará ante el Parlamento griego recortes de gasto y subidas de impuestos por 12.000 o 13.000 millones de euros. Un plan para tres ejercicios, hasta finales de 2017, con el que recibir “un préstamo de 51.000 millones de euros sin la participación del FMI”.

“A nadie le gustan las medidascuando tienes un 61% de apoyo ciudadano contra ellas y tienes que aplicarlas:¿qué sentido tiene la Constitución?”, se pregunta un alto cargo griego consultado por El Confidencial. Esta fuente de Atenas, que ha seguido de cerca las negociaciones en los últimos cinco meses, asegura que “por esto dimitió Varufakis, porque no quería firmar este tipo de medidas”.

Recibir 51.000 millones de euros

Grecia no quiere, de momento, que la institución dirigida por Christine Lagarde esté dentro de este tercer rescate. “Podría incorporarse más tarde”, aseguran a El Confidencial desde Atenas, pero el préstamo multimillonario procedería del MEDE, el fondo de rescate europeo. La cifra coincide con las necesidades de financiación que tendría Grecia desde octubre hasta 2018, según el último informe del FMI.

Habrá un aumento del IVA en ciertos productos, también del impuesto a las empresas, que quedaría entre el 28 y el 29%, y asimismo a los bienes de lujo. Estos productos o servicios ahora mismo tienen un gravamen del 23%, pero experimentarían una subida para 'atacar' a las rentas altas, un impuesto al lujo que representan los coches de alta gama o las piscinas.

Atenas también perfila un ahorro del gasto metiendo la tijera en el sector de las pensiones. Entre este año y 2016 podría ahorrar cerca del 1,5% del PIB, más de 2.000 millones de euros, eliminando los incentivos a las jubilaciones anticipadas desde la próxima semana. El Ejecutivo heleno adelanta una medida prevista para octubre, una nueva concesión.

Además, “aumentarán las contribuciones que los empresarios realizan a los fondos de pensiones” para reducir la partida presupuestaria a la Seguridad Social. En la carta enviada este miércoles para pedir el rescate del MEDE se hablaba también de “medidas adicionales que la República llevará a cabo para fortalecer y modernizar su economía”, una carta que también iba sin firmar.

Las largas negociaciones domésticas de Tsipras

A lo largo del jueves, el primer ministro griego se reunió con titulares clave de su Gobierno para perfilar el contenido de las reformas. Los miembros del Ejecutivo aprobaron la lista,no sin dudas. Un representante francés ante el MEDE y también funcionarios de la Comisión habrían colaborado en la redacción del documento para garantizar su credibilidad en Bruselas.

Las propuestas entraron en el registro del Parlamento heleno tras una reunión de más de tres horas entre Tsipras y la presidenta de la Cámara, según fuentes griegas en Bruselas. El objetivo es votar las medidas el viernes a mediodía mediante un proceso de urgencia legislativa. Así, el documento sólo tendrá autorización legislativa, no se convertiría en ley.

Es el primer paso para que Tsipras evite la salida del euro de su país. Pero antes, también este viernes por la mañana, el dirigente griego tendrá que escuchar las voces de Syriza. El ministro de energía, que lidera el ala izquierdista del partido, critica que su formación vaya a aprobar un nuevo rescate con más austeridad “y sin ofrecer unas mejores perspectivas al país”.

Hasta 30 diputados de Syriza podrían votar en contra de las subidas de impuestos y recortes del gasto. Tsipras tendría que apoyarse en el conservador Nueva Democracia o los centristas de To Potami para sacar adelante el texto.

¿Pedirán una reestructuración de la deuda?

La lista no debería incluir una solicitud para abordar la sostenibilidad de los 320.000 millones de euros que Atenas adeuda a los inversores. Grecia yaincluyó una cita breve y tibia sobre esta cuestión en la petición formal del rescate, muy lejos del objetivo electoral con el que Syriza llegó al poder. “Grecia dará la bienvenida a una oportunidad de explorar medidas potenciales para que su deuda sea sostenible y viable a largo plazo”, decía la misiva del ministro Tsakalotos.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, escribió en Twitter que “una propuesta realista desde Atenas necesita ser acompañada por una propuesta realista de los acreedores sobre la sostenibilidad de la deuda”. Tusk, que ha estado en contacto permanente con Tsipras en las últimas horas, decía que quería una situación en la que todos ganasen (win-win). El polaco ha relevado al presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, “decepcionado” con las negociaciones, como interlocutor en Bruselas.

La opinión de Tusk, sin embargo, no es compartida por importantes actores en esta negociación. Desde Bosnia, la canciller Angela Merkel ha rechazado cualquier idea que pase por aplicar una quita en el dinero que Atenas adeuda a sus socios. Por ejemplo, Alemania ha prestado o garantizado hasta 68.200 millones de euros. España, cerca de 25.000.

En la Comisión Europea, a pie cambiado por las palabras de Tusk, recordaron que, si se produce “un acuerdo sobre las condiciones y las acciones a adoptar que garantice las necesidades financieras de Grecia, entonces podría haber un acuerdo sobre la sostenibilidad de la deuda a partir de octubre”, según Margaritis Schinas, el portavoz de Jucnker. “Siempre que las condiciones anteriores se cumpliesen”, ha matizado el antiguo eurodiputado griego de Nueva Democracia.

"Nos han chantajeado con nuestros bancos"

Este fin de semana, en Bruselas, Tsipras tratará de introducir un nuevo elemento en las negociaciones sin torpedear los trabajos del tercer rescate. Atenas desea que el BCE relaje cuanto antes el crédito a sus bancos. “Es la medida más urgente, es como nos han chantajeado para que aplicásemos estas medidas. Han cerrado nuestros bancos, no pueden operar”, exclama al otro lado del teléfono el funcionario griego.

Aunque la línea de crédito de emergencia, el ELA, sigue abierta, las entidades helenas habrían chupado hasta el último céntimo de los 89.000 millones de euros puestos por Fráncfort. La fuga de capitales del país y las retiradas de dinero masivo por parte de los ciudadanos ante el miedo al Grexit han dejado sin liquidez a los bancos.

En las últimas reuniones el Consejo de Gobierno del BCE ha rechazado las peticiones para aumentar esos 89.000 millones. Draghi espera a ver cómo se cierran las negociaciones entre Atenas y el Eurogrupo. “Las entidades no puede pedir prestado del Banco Nacional de Grecia, tampoco del BCE... Se han quedado sin euros,así que si no firmamos no habría otra opción que el Grexit, ese es el verdadero chantaje”, dicen en Atenas.

El nuevo ministro de finanzas, Euclides Tsakalotos, compartirá mesa con el presidente del BCE en el Eurogrupo del sábado y plantearála necesidad acuciante de dar liquidez al país para no extender más allá de la próxima semana el corralito. Quizás la 'tranquilidad' de Tsakalotos sea mejor que el carisma de Yanis Varufakis.

El ministro caído en desgracia mantuvo una larga conversación con Tsipras la noche del referéndum hasta “las tres o cuatro de la mañana sobre cómo proceder tras el NO”. El resultado fue su dimisión y el lamento de Varufakis al primer ministro por haber sido incapaces de aplicar la política antiausteridad que les aupó al poder. “Soy tu amigo, voy a respaldarte y apoyar al gobierno,pero no voy a firmar algo en lo que no creo, algo que había prometido a los ciudadanos y a ti que nunca firmaría”. Y Varufakis dimitió para no estampar su nombre en la lista de reformas.

Crisis en Grecia Fondo Monetario Internacional (FMI) Comisión Europea Syriza Angela Merkel Rescate de Grecia Christine Lagarde Bruselas Reformas Impuestos Noticias de Alemania Banco Central Europeo (BCE) Eurogrupo MEDE Alexis Tsipras Grecia
El redactor recomienda