en lugar de celebrar la votación este jueves

El Eurogrupo retrasa al 13 de julio la elección de su presidente y da un respiro a Guindos

El retraso de la votación supone una victoria para España, que no quería que la elección se produjera el 18 de junio y que desea llevar la cuestión al próximo Consejo Europeo para recabar más apoyo

Foto: El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. (EFE)

Luxemburgo no será el Rubicón de Luis de Guindos. España consigue posponer la votación para la Presidencia del Eurogrupo hasta el 13 de julio. El salto a la política europea del Ministro de Economía español se decidirá en la votación definitiva que los ministros de Finanzas del euro tendrán el próximo mes, no este jueves.

España habría contado con el apoyo de varios socios del euro para borrar de la agenda de este jueves la elección del cargo. La secretaria del Tesoro, Rosa María Sánchez Yebra, habría presionado en el grupo de trabajo previo al Eurpogrupo para evitar la votación en la cita de Luxemburgo. Tomar una decisión tan importante para la gobernanza económica europea con la crisis griega en su momento decisivo sería atrevido y este argumento contó con apoyo dentro del EuroWorkingGroup.

Sería atrevido cambiar las cartas de la mano cuando Atenas coquetea con impagos a sus acreedores internacionales y la salida del euro suena con más fuerza que nunca en Europa. En palabras de un alto funcionario de la UE, “julio será un mes más calmado, hay varias razones para realizar la votación en ese momento que no requieren explicación”. Blanco y en botella, la crisis helena centrará la agenda del encuentro.

El Eurogrupo retrasa al 13 de julio la elección de su presidente y da un respiro a Guindos

El presidente actual, Jeroen Dijsselbloem, que termina su mandato el 21 de julio, deberá esperar para ver si mantiene su cargo o si lo pierde frente al español. El holandés había asegurado este miércoles, antes de la confirmación oficial, que iba a proponer “al Eurogrupo celebrar la elección de su presidente en julio. Grecia requiere toda la atención y la elección no debería llevar a debates sobre los procedimientos”.

España, sin peso en las Instituciones de la UE

Entre el Eurogrupo de este jueves y el del 13 de julio hay una cita clave para las aspiraciones españolas, una Cumbre Europea con todos los mandatarios de la UE. Será el día 25 de junio y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiere hacer valer en ese Consejo la infrarrepresentación española en las instituciones. También el éxito de De Guindos para dirigir las reformas que sitúan a España como uno de los países con mayor crecimiento del continente.

Iglesias no apoya la candidatura de De Guindos a la presidencia del Eurogrupo

España obtuvo un acuerdo implícito entre las capitales europeas y, principalmente, la canciller alemana Angela Merkel para conseguir la ansiada Presidencia del Eurogrupo porque es la única de las grandes potencias europeas sin un cargo clave en las instituciones comunitarias. Alemania tampoco obtuvo un gran puesto en el nuevo reparto de poderes tras las elecciones europeas de mayo de 2014, pero no le hace falta, simplemente es la locomotora del continente.

Italia lidera la institución de Fráncfort y tiene a Federica Mogherini como alta representante Exterior de la UE. Francia consiguió el Comisionado de la Economía con Pierre Moscovici. Los países del Benelux lideran la actividad política de la Comisión con el luxemburgués Jean Claude Juncker en la presidencia y el holandés Frans Timmermans como su vicepresidente primero. Polonia encabeza la pujanza de los nuevos socios comunitarios del este con Donald Tusk al frente del Consejo Europeo.

De Guindos y Dijsselbloem cuentan sus apoyos

Rajoy jugará la baza de la escasa presencia española en Europa y también con ese apoyo implícito de Merkel, pero ha pasado un año. Y varios frentes juegan en contra. Si De Guindos obtiene el Eurogrupo, el PP europeo controlaría todos los principales puestos de la UE tras el relevo de Martin Schulz al frente de la Presidencia del Europarlamento. Francia e Italia, gobernadas por el partido socialdemócrata, no ven con buenos ojos esta decisión.

 El presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem. (EFE)
El presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem. (EFE)

Como holandés, Dijsselbloem contaría también con el apoyo de Bélgica y Luxemburgo y los rumores aquí en Bruselas apuntan que encabeza el recuento de apoyos entre los socios del euro frente al español. Según ha podido saber El Confidencial, uno de los últimos socios del euro también apostaría porque el holandés siguiese en su puesto para liderar la crisis griega.

El mes pasado Dijsselbloem viajó hasta Berlín, París o Roma para recabar el apoyo a su candidatura. En la última semana estuvo también en Finlandia, donde se reunió con el excomisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, y también con el actual Ministro de Finanzas, Alexander Stubb, un político bien valorado en Bruselas. Luego viajó hasta Estonia para seguir recabando apoyos.

Luis de Guindos también ha realizado su tournée de votos. Estuve en Berlín con el todopoderoso ministro de finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, para confirmar su apoyo. Y luego viajó también hasta Finlandia y a Letonia, país que ocupa actualmente la presidencia rotatoria de la Unión.

El español podría tener asegurados ya 8 votos, pero no son mayoría suficiente entre los 19 ministros del euro, los que votarán a su próximo presidente. En palabras del alto oficial comunitario, “la elección está aÚn lejos de producir un resultado claro”.

Guindos lanza guiños a la Comisión

La carta de motivación y el currículum del ministro español están desde este martes en Bruselas con algunas claves para contentar a los socios del euro. Señala que la eurozona necesita además de un cortafuegos también un constructor.

No se habla de un Presidente Permanente del Eurogrupo, un debate que está todavía muy verde en los pasillos comunitarios y que levanta suspicacias en algunos países. Pero sí pide realizar los cambios oportunos para “fortalecer el puesto”, que cuente con una dedicación adecuada y que el coste de estas modificaciones vaya en el presupuesto comunitario. Una clara apuesta por la institucionalización del cargo.

Una reforma para profundizar la unión monetaria, objetivo claro de su candidatura junto con la insistencia, en el punto 3 y a lo largo de la misiva, en la necesidad de unas finanzas públicas sólidas. El ministro español se alinea con las nuevas tesis de la Comisión Juncker, rigor presupuestario compatible con el crecimiento. Para el español, habría que priorizar las inversiones productivas y hacer más eficiente la recaudación de impuestos.

Y en un nuevo guiño a la Comisión Juncker, Luis de Guindos querría completar la Unión Bancaria y diversificar los mercados de capitales. Todo ello con una mejora de la coordinación económica entre los socios del euro. Decisiones conjuntas en materia fiscal, financiera y sobre las reformas estructurales para que la unión monetaria funcione mejor. ¿Será el español el cimentador de una nueva unión monetaria?

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios