Tel Aviv, como Baltimore: los judíos de origen africano estallan contra el racismo
  1. Mundo
las protestas se tornan violentAs

Tel Aviv, como Baltimore: los judíos de origen africano estallan contra el racismo

Miles de emigrantes judíos procedentes de Etiopía bloquearon ayer la principal autopista de Tel Aviv y protagonizaron enfrentamientos violentos contra la Policía

placeholder Foto: Judíos etíopes acusaron de racismo a las autoridades. (Reuters)
Judíos etíopes acusaron de racismo a las autoridades. (Reuters)

Miles de judíosetíopesbloquearon ayerla principal autopista de Tel Aviv en hora puntay protagonizaron enfrentamientos violentos con la Policía, en su segunda manifestación en cuatro días para protestar contrala violencia policial que sufren los miembros de la comunidad y la discriminación racial.

Los antidisturbios (algunos a caballo)cargaronpor la noche en la céntrica plaza Rabin, ayudándosecon granadas aturdidoras, gas lacrimógeno y mangueras de agua.Los manifestantes, miles de ellos,respondieron con piedras y botellas, hiriendo al menos a veinte agentes, según datos oficiales. A los judíos de origen africano se fueron uniendootros manifestantes violentos, descontentos con la política del gobierno israelí.

Según el diario Jerusalem Post, se trata del choque más violento que ha vivido la ciudad en los últimos años. "Israelcopia todo de Estados Unidos y han copiado también la manera de tratar a los negros", se quejaba uno de los manifestantes en declaraciones a dicho diario.

Por la tarde, antes de que comenzase la violencia, los manifestantes cerraron primero los accesos a la autopista Ayalón, que cruza Tel Aviv de norte a sur, y posteriormente tomaron posiciones entre dos cruces principales,bloqueando la vía en ambas direccionesa la hora de la salida de los trabajos, informó la Policía.

En un juego de palabras en hebreo, corearon el eslogan de "Ni negros, ni blancos... todos somos seres humanos", mientras alzaban sus manos cruzadas en un paralelismo con recientes arrestos policiales de miembros de esa comunidad.

Se trata de la segunda manifestación en cuatro días deuna comunidad que dice estar harta de la discriminación oficial, de haber sido segregada en guetos y que es víctima de un comportamiento policial mucho más violento de lo habitual.

Las tensiones estallaron el pasado 26 de abril con la difusión por internet de un vídeo casero en el que dos agentes policiales blancos arrestaron violentamente y con un excesivo uso de la fuerza aun emigrante etíope en la ciudad de Holón.

La víctima, soldado del Ejército y que iba de uniforme cundo la policía cerró una calle por un objeto sospechoso, fue brutalmente golpeado y sin que mediara razón aparente más que el haber preguntado a qué se debía el retén.

"Los hechos que se reflejan en el vídeo no están a la altura de los valores de la Policía", dijo entonces un portavoz policial, que aseguró que los dos agentes habían sido apartados de sus funciones y estaban bajo investigados.

Sin embargo, la comunidad etíope, de las más pobres de Israel, lo ha interpretado como la gota que colmaba el vaso, y desde entonces prosiguen sus protestas.

Ni las promesas del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ni del ministro de Seguridad Interior, Isaac Aharonovich, ni las del jefe de la Policía, Yohanan Danino, han servido para calmar los ánimos.

"La Policía cree que está desconectada de la población", se quejó hoy Avi, un joven etíope que denunció la constante discriminación de su comunidad.

"El 70% de los etíopes han sido concentrados en guetos en 17 localidades, creando tensiones con el resto de la población, y desde que nos colocaron allí no se acuerdan más de nosotros", agregó.

Dani Adino Abeba, un periodista del rotativo Yediot Aharonot y miembro de ese colectivo, escribe hoy que la queja contra "la violencia policial es sólo la punta del iceberg", y que las protestas de los últimos días son "un hartazgo acumulado durante los últimos 30 años" en los que el resto de los israelíes nunca les han visto realmente "como iguales".

Los judíos etíopes, descienden, según algunas interpretaciones más románticas que reales, de los amoríos del bíblico rey Salomón con la reina de Saba. Llegaron a Israel en dos puentes aéreos secretos en las pasadas décadas de los ochenta y noventa.

Por las astronómicas diferencias culturales y el color diferente de su piel, la aclimatación de este colectivo resultó en un rotundo fracaso por parte de las autoridades, con índices de alcoholismo, violencia familiar, desempleo y pobreza de los más altos del país.

Treinta años después, los manifestantes que esta semana han alzado su voz pertenecen a la segunda generación, es decir, nativos israelíes que han prestado servicio en el Ejército y que están guiados por un grupo de jóvenes dirigentes con estudios universitarios y conocedores de sus derechos ciudadanos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Israel
El redactor recomienda