la compañía estaba obligada a ello

Lufthansa nunca informó a las autoridades de vuelo alemanas del trastorno de Lubitz

"La LBA no ha sido informada de que L. (Lubitz) necesitaba tratamiento", ha sentenciado la Oficina Federal de Aviación de Alemania en un comunicado. Lufthansa estaba obligada a comunicarlo

Foto: Andreas Lubitz en una imagen de archivo. (EFE)
Andreas Lubitz en una imagen de archivo. (EFE)

El personal médico de la compañía aérea Lufthansa no informó a las autoridades alemanas de que el copiloto del avión siniestrado en Los Alpes, Andreas Lubitz, padecía depresión severa, según han informado este domingo fuentes de la Oficina Federal de Aviación de Alemania (LBA) al semanario dominical del diario alemán Die Welt.

"La LBA no ha sido informada de que L. (Lubitz) necesitaba tratamiento", ha sentenciado la organización en un comunicado en el que ratifica que, a fecha del 27 de marzo -tres días después del siniestro-, no contaba con "ninguna información acerca de los antecedentes médicos" del copiloto.

De acuerdo con esa versión, el LBA tuvo por primera vez acceso a las actas médicas del Aeromedical Center de Lufthansa el 27 de marzo, tres días después de la tragedia del vuelo 4U 9525 que había partido de Barcelona con destino a Düsseldorf.

La compañía aérea estaba obligada a informar de esta circunstancia -así como de cualquier otro tipo de problema grave que pudieran padecer sus pilotos- a la autoridad civil de aviación de Alemania. La compañía aérea salió al paso a estas revelaciones en un breve comunicado donde afirmó que se ciñó a sus obligaciones de informar a ese departamento y desestimó entrar en detalles sobre el caso de Lubitz por estar sujeto a las investigaciones de la fiscalía.

Desde 2009, momento en que reanudó su formación como piloto tras un tratamiento de varios meses contra la depresión, Lubitz pasó seis revisiones, en las que se certificó que era apto para pilotar.

La mayoría sufre depresiones

Otro dominical, el del popular diario Bild, ha informado de que la mayoría de pilotos que sufren depresión lo ocultan y hace referencia a un informe del director del departamento médico de la Organización Civil Internacional de la Aviación (ICAO, en inglés), Anthony Evans. Ese estudio, de noviembre de 2013, reflejaba la existencia de serios déficit en el seguimiento de la salud mental de los pilotos.

Aproximadamente un 60% de los pilotos que sufren algún tipo de depresión deciden volar sin comunicarlo, concluyó el estudio, basado en 1.200 casos de profesionales del sector con ese diagnóstico. Un 15% de ellos decide tratarse en secreto, con medicamentos que consiguen por sus propios medios, y apenas un 25% declara a su empleador que sigue esas terapias.

El estudio es fruto de una larga observación, con datos recabados entre 1997 y 2001, según ese medio, que recuerda la enorme presión a que están sometidos los pilotos y el hecho de que un diagnóstico de depresión implica su retirada del servicio.

Según un estudio de la Organización Civil Internacional de la Aviación, el 60% de los pilotos que sufren depresión deciden volar sin comunicarlo

Buscó en internet cómo suicidarse

Las últimas informaciones sobre la investigación de la tragedia del avión de Germanwings apuntan a que Andreas Lubitz buscó en internet información sobre suicidios y sobre las características de las puertas de cabina de las aeronaves. Estos datos se han obtenido de los estudios hechos al ordenador incautado del domicilio del copiloto. "La persona de la que hablamos estuvo varios minutos buscando información sobre puertas de cabina y sus sistemas de seguridad", ha dicho la Fiscalía de Düsseldorf después de analizar el historial del ordenador del copiloto.

Desde el 16 de marzo hasta el día anterior a la tragedia, Lubitz se encerró en su habitación de la casa de sus padres para buscar información en su tableta, que fue incautada por la Fiscalía en uno de los registros policiales.

Mintió a los médicos: dijo que no estaba en activo

Este jueves, los medios de comunicación alemanes y franceses publicaban nuevas informaciones respecto a los problemas de salud de Andreas Lubitz -lea aquí su perfil-. Según el diario alemán Bild y el medio francés Paris Match, el copiloto que "estrelló de forma voluntaria" el Airbus 320 de Germanwings el pasado martes 24 de marzo informó a los médicos de que era piloto pero les ocultó que seguía en activo y que formaba parte de la filial 'low-cost' de Lufthansa.

Obsesionado desde joven con volar, de hecho su habitación en casa de sus padres estaba llena de fotografías de aviones y del logotipo de la aerolínea en la que trabajaba, Lubitz temía perder su licencia de vuelo, motivo por el cual rompió el certificado médico de baja y lo ocultó a la compañía aérea así como otros documentos que demuestran que estaba en tratamiento psicológico.

Según publica el diario alemán, Andreas Lubitz acudió a su última revisión médica el pasado 10 de marzo, 14 días antes del accidente. En este sentido, la publicación asegura que ese día se le prescribió ansiolíticos y antidepresivos contra la depresión, la ansiedad y los ataques de pánico que sufría. Además, Bild insiste en que el copiloto tenía problemas de visión, lo que acentuaba sus trastornos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios