Lemann: al hombre más rico de Brasil no le "fascina" el dinero
  1. Mundo
el dueño de burger king

Lemann: al hombre más rico de Brasil no le "fascina" el dinero

El 'Warren Buffett' latinoamericano posee la vigesimosexta mayor fortuna del mundo. Esta semana creó la quinta empresa de alimentación más grande del planeta al fusionar Heinz y Kraft

placeholder Foto: Jorge Paulo Lemann es el hombre más rico de Brasil y el vigesimosexto más acaudalado del mundo
Jorge Paulo Lemann es el hombre más rico de Brasil y el vigesimosexto más acaudalado del mundo

Cuando uno entra en un Burger King tiene la sensación de estar metiéndose en las entrañas de lo más profundamente ‘yanqui’: Ketchup, hamburguesas y Coca Cola. Pero no. La segunda empresa de ‘Fast Food’ más importante del mundo pertenece en realidad a 3G Capital, el fondo del brasileño Jorge Paulo Lemann. También es suyo el sobrecito de Ketchup Heinz(la más americana de las salsas) con el que se suele acompañar a las hamburguesas. O (desde hace pocos días)el de mayonesa Kraft. Incluso la clásicacerveza estadounidense Budweiser le pertenece.

Nacido en Río de Janeiro, este brasileño de padres suizos es desde el miércoles el copropietario de la quinta empresa de alimentación más grande del mundo. 3GCapital y Berkshire Hathaway, el brazo inversor de Warren Buffett, fusionaron Heinz con Kraft en una operación valorada en 40.000 millones de dólares.

Ya antes de este movimiento empresarial,Jorge Paulo Lemannera,según la revista Forbes, la persona más rica de Brasil con una fortuna de 25.700 millonesde dólares y la vigesimosexta más acaudaladadel mundo.

El 'Warren Buffet brasileño' se licenció en en Harvard en el 61 y eso que estuvo a punto de dejarlo."Mi primer año en Harvard fue un error. Echaba de menos la playa, tenía frío y no estaba acostumbrado a escribir ni a estudiar. Los rectores me aconsejaron que me tomara un año sabático", confiesaLemann. Paradójicamente, hoy es parte del consejo asesor de la Harvard Business School y posee un fondo para ayudar financieramente a aquellos jóvenes brasileños que quieran estudiar en la Universidad de Boston.

Al terminar la carrera lo probó todo: incluso se unió al equipo suizo de la Copa Davis. Lemann llegó a tenista profesional y jugóen Wimbledon, primero bajo la bandera helvética y luego con los colores cariocas. El tenis y el surf fueron sus grandes pasiones de juventud. Le encantabacoger la tabla y subirse a "una de esas olas colosales" en las playas de Copacabana. En esa épocallegó incluso a coquetear con el periodismo en el 'Jornal do Brasil'. Dicen las malas lenguas que sus jefes no vieron con buenos ojos que compaginara el periodismo financiero con el oficio de corredor de bolsa y la cosa llegó a su fin.

Lemann no encontrósu camino hasta los 32 años, cuando creó el Banco Garantía. Abrió sus puertas en 1971, asociándose con Marcel Telles y Carlos Alberto Sicupira, quienes permanecerían a su lado ensu andadura como inversor. El Banco de Garantía no tuvo un comienzo fácil. A las pocas semanas de su inauguración, el mercado de acciones de Brasil se desplomó casi un 60%. Sin embargo, Lemann introdujo técnicas modernas de financiación basándose en lo que estaba haciendo en aquel momento Goldman Sachs, y salvó el bache.

En el 98 Lemann vendió garantía a Credit Suisse por unos 700 millones de dólares. Fue precisamente en ese año cuandoLemann tuvo que abandonar su querido Brasil. Una banda criminal intentó secuestrar a sus hijos cuando iban al colegio. Ya se sabe, Brasil es tan bonito como inseguro. Lemann se trasladó a la tierra de sus antepasados. Fijó su nueva residencia en Suiza junto a su segunda mujer y tres de sus hijos.

Afortunadamente, Lemann no abandonó sus negocios en Latinoamérica. Conservó el fondo de inversiones 3G Capital que había utilizado hasta ese momento para comprar las empresas que reestructuraban a través del Banco.Pronto 3G se hizo fuerte en el sector de la alimentación. En 2004 adquirió el control de Interbrew, destilería tradicional belga. Más tarde crearía InBev, una compañía cervecera valorada en 11.000 millones de dólares.

En 2008, InBev se hizo con la cervecería número unodel mundo, Anheuser-Busch, propietaria de la marca Budweiser. El golpe para los estadounidenses fue duro. Barack Obama lo calificó de “vergüenzanacional".Más tarde llegaría la marca mexicana Corona con 22 etiquetas en su haber. Y por fin, en 2010,el gigante del “fast food”, Burger King, por el que pagó 4,000 millones de dólares.

La idea de adquirir Heinz se fraguó, según cuenta la prensa estadounidense, en un restaurante de Florida. Lemann seguía con atención la evolución de la empresa de conservasdesde hacía tiempo, ya que Burger King es uno de sus mayores compradores. La idea era racionalizar su estructura de costes y apostar por aquellos niños con mayor potencial de crecimiento.

Lemann consiguió seducir al magnate norteamericano Warren Buffet y juntos pactaron la mayor compra de la historia del sector de la alimentación. Unaoperación que costó28.000 millones de dólares. La alianza Buffett- Lemann se hacía fuerte. Y entonces llegó Kraft.

La quinta empresa de alimentación del mundo

El queso Philadelphia, las salchichas Oscar Mayer,el tomate frito Orlando, el Ketchup Heinz, las galletas Oreo, las Príncipe, la gelatina Royal y hastala cadena de restaurantes Fridays están ahora bajo el mismo paraguas. La aleación Heinz-Kraft se ha logrado con una inyección de 10.000 millones de dólares (9.175 millones de euros). Juntas, forman la tercera empresa de alimentación más grande de Estados Unidos y la quinta más grande del mundo.

Es difícil saber como se siente hoy el hombre más rico de Brasil.Pero sorprende leersus pensamientos enuna de sus últimas entrevistas en la revista 'HSM Management': “El dinero es simplemente una forma de medir si el negocio está funcionando bien o no, pero la verdad es que el dinero en sí mismo no me fascina”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Warren Buffett Credit Suisse Cerveza
El redactor recomienda