galardonado por rajoy y juan carlos i

Imputado por corrupción el "mejor amigo de España" en el Capitolio estadounidense

España podría perder a uno de sus principales apoyos en el Congreso estadounidense después de que el senador Bob Menéndez haya sido acusado de 14 cargos de corrupción, soborno y fraude

Foto: El Rey Juan Carlos entregando a Menéndez el premio Bernardo de Gálvez (Efe)
El Rey Juan Carlos entregando a Menéndez el premio Bernardo de Gálvez (Efe)

El senador demócrata de Nueva Jersey, Robert (Bob) Menéndez, considerado “el mejor amigo de España en el Capitolio”, fue imputado el miércoles, acusado de 14 cargos de corrupción, soborno y fraude por su relación con un oftalmólogo de Florida llamado Salomon Melgen, de quien habría aceptado todo tipo de regalos y favores a cambio de su apoyo político.

Según fiscales federales, Menéndez recibió regalos caros, viajó al menos 19 veces en sus aviones privados (la mayoría para escapadas de fin de semana a París, hoteles de lujo de Florida, el Caribe…) y recaudó más de 750.000 dólares en donaciones de campaña. A cambio, habría mediado a favor del doctor en el contexto de un escándalo por inflar facturas a Medicare (el seguro médico federal), le habría ayudado a conseguir contratos en República Dominicana, e incluso habría intercedido para que sus hijas, nacidas en el extranjero, obtuviesen visados estadounidenses.

Al menos hasta el mes pasado, la diplomacia española ha venido considerando a Menéndez (hijos de inmigrantes cubanos con raíces asturianas) su mejor valedor en el Senado estadounidense, donde además ocupa el cargo de presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Dicho órgano es el encargado de supervisar la política exterior de EEUU y de coordinar las relaciones entre el cuerpo legislativo y las embajadas y gobiernos extranjeros. Antes de Menéndez, el puesto fue ocupado nada menos que por John Kerry, excandidato presidencial y actual Secretario de Estado.

El papel de Menéndez como “amigo de España” le ha sido reconocido en varias ocasiones. A principios del año pasado, recibió por ejemplo la Gran Cruz de Isabel la Católica, un galardón que le entregó personalmente el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, durante su visita a Washington.

Y hace un mes, también en Washington, el Rey Juan Carlos I le condecoró con el “Bernardo de Gálvez”, premio concedido por la Fundación Consejo España-EEUU.

En la entrega del premio, el Rey emérito subrayó los lazos de Menéndez con el mundo hispano y el hecho de que “siempre haya estado orgulloso del legado histórico y cultural español de Estados Unidos”. “Usted será recordado para siempre por haber preservado la democracia en España (…) España es un valioso aliado”, respondió el senador.

Bob Menéndez durante una rueda de prensa en Newark, Nueva Jersey (Reuters).
Bob Menéndez durante una rueda de prensa en Newark, Nueva Jersey (Reuters).

"No me voy a ningún sitio"

Menendez nació en 1954 en Nueva York, en una familia de inmigrantes cubanos que había abandonado la isla unos meses antes. Sus abuelos, a su vez, dejaron Avilés para instalarse en La Habana décadas antes.

Desde su entrada en política ha reivindicado sus orígenes hispanos, la lengua española y la contribución de la comunidad latina en la sociedad estadounidense. Y desde su entrada en el Capitolio en 1993 (los primeros 12 años los pasó en la Cámara de Representantes) ha sido uno de los legisladores más activos en defensa de los inmigrantes sin papeles.

Salpicado por varios escándalos a lo largo de su carrera y acostumbrado a los focos, Menéndez insiste en que Melgen es simplemente su amigo. “Estoy enfadado y listo para luchar”, declaró, adelantando que no tiene intenciones de dimitir. “No me voy a ningún sitio (…) Empecé mi carrera política luchando contra la corrupción. Me llamaron a testificar, recibí amenazas de muerte y llevé un chaleco antibalas. Así es como empecé mi carrera en el servicio público. Y así es como la voy a acabar”, ha dicho.

Pero si los cargos de corrupción prosperan, no sólo quedaría desahuciado de la actividad política, sino que podría acabar en la cárcel.

A diferencia de lo que ocurre en otros países, las leyes federales sobre conflicto de intereses de Estados Unidos persiguen a los políticos que reciben regalos de particulares, mucho más cuando se trata de empresas o personas con intereses concretos en la administración pública.

El escándalo que ha derivado en la imputación de Menéndez inició en 2012, cuando se publicaron fotografías de las que se deducía que el senador y Melgen habían contratado a prostitutas menores de edad en República Dominicana, una polémica que nunca llegó a los tribunales, pero que puso al FBI sobre la pista de la amistad entre el político y el magnate.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios